Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlsen mide la recuperación de Ding

El noruego se enfrenta al chino, y Nakamura a Dúbov, en la gran final de la serie de cinco torneos

Cartel anunciador de la Gran Final del circuito Magnus Carlsen Ampliar foto
Cartel anunciador de la Gran Final del circuito Magnus Carlsen

Si Liren Ding vuelve a ser el de 2019, la primera eliminatoria del cuadrangular que pondrá fin al circuito Magnus Carlsen (partidas rápidas por internet, en Chess24) podría ser muy difícil para el campeón del mundo, ganador de tres de los cuatro torneos disputados desde abril. El otro lo ganó el ruso Danil Dúbov, quien se enfrenta en el otro duelo al estadounidense Hikaru Nakamura, número uno del mundo en la modalidad relámpago y 4º en rápidas. Se juega desde hoy (16.00 en Madrid, 11.00 en Buenos Aires, 09.00 en Bogotá y Ciudad de México) al mejor de cinco duelos de cuatro partidas cada uno.

Ding, de 27 años, 3º del mundo en lentas y rápidas, 8º en relámpago, logró unos resultados impresionantes en 2019: sobre todo, por su triunfo en la Copa Sinquefield, cuando ganó el desempate a Carlsen (dos tablas en rápidas, dos victorias en relámpago); y también por su nuevo triunfo en el Clásico de Londres (diciembre), donde batió en la final al francés Maxime Vachier-Lagrave, quien había eliminado en las semifinales a Carlsen.

Todo le señalaba como principal favorito, incluso por encima del estadounidense Fabiano Caruana (quien forzó el desempate con Carlsen en el Mundial de Londres de 2018) para ganar el Torneo de Candidatos en Yekaterimburgo (Rusia) el pasado marzo. Pero la realidad fue muy distinta: muy perjudicado quizá por las dos cuarentenas que debió pasar (una en China y otra en Rusia), Ding rindió claramente por debajo de su nivel. Cuando el torneo se suspendió porque el presidente Vladímir Putin ordenó el cierre del espacio aéreo ruso, tras siete rondas de las catorce previstas, Ding era el 7º de 8, a dos puntos de los líderes (Vachier-Lagrave y el ruso Ian Niepómniachi). Solo una hazaña en la segunda vuelta, prevista antes de fin de año, lo convertiría en el próximo retador de Carlsen.

Liren Ding, durante la Copa de Europa de Clubes de 2017 en Antalya (Turquía)
Liren Ding, durante la Copa de Europa de Clubes de 2017 en Antalya (Turquía)

Su crisis continuó en el circuito Magnus Carlsen, ideado por el campeón para aprovechar el confinamiento masivo durante la pandemia, que ha causado un enorme auge del ajedrez. Aunque la diferencia horaria con China (Ding juega en su medianoche, y ha madrugado durante toda su vida) y algunas derrotas por desconexión de internet han empeorado sus resultados, la gran estrella china ha cometido numerosos errores impropios de él, y su juego dista mucho en general de la enorme calidad que alcanzó en 2019, aunque sí ha sido suficiente para entrar en esta final a cuatro.

Pero sus dos últimos resultados prendieron la llama de la esperanza: ganó, por 2,5-1,5, al ruso Vladímir Krámnik y al húngaro Peter Leko en las dos últimas rondas de la liga inicial del Torneo de las Leyendas, con una ostensible mejoría en su juego. Solo eso oscurece -un poquito- el resplandor como favorito de Carlsen en la semifinal. También lo es para ganar el torneo, pero no es menos cierto que tanto Dúbov como Nakamura son quienes más cerca han estado del escandinavo en esta serie de torneos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información