Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ding liquida a Nakamura y se enfrentará a Carlsen

Las semifinales (la otra es Niepómniachi-Giri) se jugarán entre el martes y el jueves en Chess24.com

Liren Ding, en agosto de 2019, en el Club de Ajedrez de San Luis (Misuri, EEUU) Ampliar foto
Liren Ding, en agosto de 2019, en el Club de Ajedrez de San Luis (Misuri, EEUU)

Liren Ding resurge por fin. El chino, de 27 años, 3º del mundo en partidas lentas y rápidas, ha eliminado con claridad (2,5-0,5) al estadounidense Hikaru Nakamura, 4º del mundo en rápidas, en la 3ª manga de cuartos de final del torneo por internet Chessable Masters, organizado por Chess24.com. Ding se medirá con el noruego Magnus Carlsen, multicampeón del mundo, al mejor de tres mangas desde este martes. La otra semifinal enfrentará al ruso Ian Niepómniachi con el neerlandés Anish Giri.

“Va a ser un encuentro muy duro”, reconoció Carlsen, entrevistado en Chess24, nada más comentar en directo las partidas de Ding: “Se nota que Liren ha trabajado muy duro en aspectos estratégicos durante los últimos meses. Hoy, en lo que se refiere al juego posicional, ha desmenuzado a Hikaru”, añadió el campeón, quien no pudo evitar su habitual toque sarcástico para terminar: “Confiemos en que jugar a medianoche en China le perjudique”, remató con una sonrisa.

Ciertamente, el juego del asiático ha sido hoy impresionante, aunque no en la primera partida, a pesar de que tenía las piezas blancas. Por alguna extraña razón, Ding ha introducido una novedad (sobre otra partida suya con Nakamura) que solo le ha dado una ventaja microscópica, poco menos que imposible de explotar. Y el empate se ha firmado pronto.

Pero las otras dos, merecedoras de los elogios de Carlsen, han sido verdaderas obras maestras de comprensión estratégica, salpimentadas con recursos tácticos cuando se requerían y rematadas con una técnica muy esmerada. Es verdad que Carlsen sigue siendo el favorito por tres motivos: 1)Es el más fuerte de los dos; 2) Excepto hoy, Ding no ha jugado todavía este año al mismo nivel altísimo de 2019; 3) Las seis horas de diferencia entre la costa de Dinamarca (desde donde juega Carlsen) y China pueden influir mucho. Pero si Ding vuelve a ser él mismo, el campeón tendrá que emplearse muy a fondo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información