Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santiago Bernabéu se apaga

El Madrid pierde fuelle en su estadio, donde solo ha sumado una victoria esta Champions. Encadena, además, tres partidos sin ganar y ha recibido siete goles

Zidane consuela a Ramos tras su expulsión ante el City.
Zidane consuela a Ramos tras su expulsión ante el City. REUTERS

Será porque el andamiaje del Santiago Bernabéu se encuentra en plena transformación estética. O porque el Madrid ha renunciado a la púrpura del espectáculo futbolístico esta temporada. Pero el estadio español que más noches de gloria ha acogido en sus entrañas es hoy un recinto sin ese poder de intimidación que se metía en el cuerpo de todo aquel equipo que lo visitaba, diluyéndose irremediablemente en la magnitud de sus instalaciones.

La derrota del miércoles en la ida de los octavos de la Champions ante el Manchester City (1-2) evidenció que el equipo que dirige Zinedine Zidane transita angustiado por el mes de febrero, en el que acumula tres derrotas (Real Sociedad, Levante y City), un empate (Celta) y una victoria (Osasuna) en los últimos cinco partidos, habiendo encajado siete tantos en los tres más recientes. La remontada citizen supuso, además, la tercera derrota en seis partidos de Copa de Europa en el Bernabéu (0-3 contra el CSKA, y 1-4 ante el Ajax en la última edición); a las que se suman dos empates (2-2 con el Brujas, mismo resultado ante el PSG); y una victoria (6-0 al Galatasaray).

“Es solo una mala racha”, señaló tras el golpe europeo Zizou, tradicionalmente poco pasional a la hora de catalogar las derrotas, inexperto en esto de ver la botella medio vacía, pues puede presumir el marsellés de nueve eliminatorias a doble partido y tres finales ganadas en su currículo continental. El problema para Zidane y para Casemiro —“Si hay un equipo que pueda darle la vuelta a esto es el Madrid”—, es que se acumulan las advertencias estadísticas en contra del equipo, esas que aunque no pronostican el futuro, sí relatan tendencias presentes.

Ramos: “Queda Liga después del clásico”

“Ser el jugador que más veces ha disputado el clásico (43) es una alegría tremenda. Ojalá pueda seguir jugando muchos más”, reconoció Sergio Ramos, en una entrevista concedida a LaLiga. “Va a estar muy disputado, por el momento de la temporada en el que llegamos y porque la diferencia de puntos entre ambos es mínima (dos para el Barça). Puede ser determinante o no en función del resultado, pero yo creo que a la Liga todavía le queda muchísimo. Hay muchos puntos en juego y puede pasar de todo”, amplió el capitán del Madrid. “La Liga cada año es más difícil y está más igualada. Hoy en día no puedes decir que vas a ganar en cualquier campo, porque no es real. Cualquier equipo te puede hacer daño. Eso también es lo bonito”, completó.

Quizás la que advierte de su incapacidad para dar la vuelta a un resultado adverso resuma mejor que ninguna otra el comportamiento del equipo desde el mes de agosto: el Madrid solo ha ganado diez de los 21 partidos en los que ha concedido algún gol esta temporada, menos de la mitad. Un problema que trasladado al panorama europeo tampoco encuentra consuelo. En Champions, solo ha superado una eliminatoria después de perder el primer partido en casa —contra el Tirol en 1970—; mientras que no fue capaz de hacerlo contra PSG (1994), Bayern (2001), Arsenal (2006), Liverpool (2009) y Barcelona (2011).

La sequía goleadora por la que atraviesan jugadores como Benzema (dos goles en los últimos 13 partidos), Bale (tres en 25 partidos), Jovic (dos en 23) y Vinicius (tres en 37), agigantan la pendiente de la remontada en el Etihad Stadium, donde el City tan solo ha cedido dos derrotas esta temporada, ante Wolverhampton (0-2) y Manchester United (1-2).

No se contagió esta vez el City después de que en su última visita de 2016 cayera derrotado en semifinales en el Bernabéu en 2016 (0-1 con un gol en propia puerta de Fernando), y lo hizo gobernando el tiempo del partido, equiparando incluso la posesión en el verde de Chamartín, donde marcó el ritmo durante el 50% del tiempo de juego, según los datos recogidos por la UEFA. Fue, por tanto, la cifra más alta obtenida por cualquier visitante del Bernabéu en esta Champions (47% el PSG, 32% el Brujas y 31% el Galatasaray).

El misterio Kroos

No resultó tan eficaz como en anteriores ocasiones el planteamiento de cinco centrocampistas que plasmó sobre el campo Zidane, entre los que no estuvo Toni Kroos, que no disputó ni un solo minuto. El alemán, a pesar de sumar su tercer exilio de la temporada (los anteriores encuentros fueron ante Eibar y Osasuna), sigue siendo todavía el octavo futbolista más utilizado por su entrenador con 2.543 minutos, entre Courtois y Valverde. “No tenía nada, fue una decisión técnica”, reconoció ZZ en sala de prensa, en una maniobra que cogió descolocado a su equipo, carente del futbolista con mayor impacto en la elaboración creativa del juego.

“Después de una noche muy dura, veo dos opciones: podemos pensar en la derrota de ayer [por el miércoles] o trabajar para la victoria de mañana. Yo elijo lo segundo. Cabeza y corazón ya en el Clásico”, lanzó Ramos ayer a través de su perfil en las redes sociales. “Yo ese partido lo veo como una oportunidad para dejar todo esto atrás”, dijo Zidane. Pocas veces buscó el Madrid la paz en medio del tornado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >