Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético sigue feliz

Correa lidera con gol y una asistencia la remontada rojiblanca ante el Villarreal y João Félix reaparece tras su lesión con otro tanto

João Félix dispara entre Trigueros y Peña. En vídeo, declaraciones de Simeone. GETTY | Vídeo: Atlas

A lomos de la inteligencia ratonera de Correa para marcar y asistir, el Atlético dio otro paso más en su rehabilitación. El liderazgo de Correa en el campo tiene mucho que ver con la propia fe que él mismo se tiene. Da igual que juegue en la derecha o de segunda punta. Gracias a su ingenio, su equipo remontó el golazo de Alcácer con un ejercicio contundente. Jugando más a dominar que a esperar por la necesidad de darle la vuelta al marcador, los futbolistas rojiblancos no perdieron el temple. Una buena noticia para un conjunto que hasta hace poco era un manojo de nervios. El partido medía el grado del impulso tomado con la victoria ante el Liverpool. Necesitaban el triunfo para encaramarse a la tercera plaza con los mismos puntos que el Sevilla, meterle uno al Getafe y mantener tres con la Real Sociedad (tiene un partido menos). El Atlético parece feliz y convencido después de haber pasado por la mayor crisis de la era Simeone.

Atlético
ATM
3
-
1
VLL
Villarreal
Atlético
Oblak, Renan Augusto , Vrsaljko (Trippier, min. 57), Savic, Felipe Monteiro, Saúl, Thomas, Koke, Correa, Vitolo (João Félix, min. 56) y Morata (Marcos Llorente, min. 82).
Villarreal
Asenjo, Alberto Moreno, Albiol, Rubén Peña, Pau Francisco Torres, Trigueros, Cazorla, Iborra (Javi Ontiveros, min. 74), Gerard Moreno (Samuel Chukwueze, min. 63), Alcácer y Moi Gómez (Franck Zambo, min. 84).
Goles
0-1 min. 15: Alcácer . 1-1 min. 39: Correa . 2-1 min. 63: Koke . 3-1 min. 73: João Félix .
Árbitro
Ricardo de Burgos Bengoetxea
Rubén Peña (min. 24), Gerard Moreno (min. 60) y João Félix (min. 89).
Estadio:Wanda Metropolitano

Equipo y grada parecen estar “encolumnados”, como le gusta decir a su entrenador. Hace un mes ese gol de Alcácer hubiera generado un incendio. De alguna manera, derrotar al campeón de Europa parece haber insuflado en los rojiblancos una buena dosis de autoestima. Una confianza que les dio para afrontar a un rival que acostumbra a generarle muchos problemas por su capacidad para hacerle correr detrás del balón.

Sin la gasolina y las chispas que el Atlético ofreció en la Champions, el partido se desperezó al ritmo del Villarreal. De Cazorla, Trigueros y de Gerard Moreno, encargado de acelerar el juego caído en banda derecha. Siempre amenazante, el delantero internacional transmitía la sensación de que en una de sus diagonales podía estar el camino hacia la portería de Oblak. Lucía el equipo de Javi Calleja tranquilo, con esa alineación histórica compuesta por 11 nacionales. Anclado en el poderío de Iborra y con Albiol y Pau controlando los centros laterales de los que abusaban Vrsaljko y Lodi, abastecidos casi siempre por Thomas en balones cruzados. Había más sensación de llegar el gol antes para el Villarreal que para el Atlético. Y así fue. Una buena llegada al área lanzada por Gerard Moreno fue despejada por Savic. En la frontal aguardaba Alcácer. Su maniobra fue seca y contundente. Control y derechazo inalcanzable para Oblak. No estaba Alcácer en su hábitat de remate. El tanto supuso el primero que marca en LaLiga desde fuera del área.

Con la ventaja, el Villarreal renunció a unos cuantos metros, aunque no a su ritmo pausado de pelota en la iniciación y el medio. Más agresivo, con Vitolo ya a la izquierda, Saúl de vuelta al medio con Thomas y Koke desplazado a la derecha, el Atlético comenzó un periodo de asedio con faltas laterales y saques de esquina sin historia. Hasta que Vrsaljko jugó un balón picado por encima de la defensa para un desmarque de Correa. Sin dejar caer la pelota, el menudo argentino metió la punta de la bota para cruzarla ante la salida de Asenjo. La astucia de Correa, al borde del intermedio, fue un golpe bajo para el Villarreal.

Inflamado por el empate, el Atlético salió dispuesto a acorralar al Villarreal. Un disparo lejano de Morata fue el rédito que obtuvieron los rojiblancos de un dominio que el grupo de Calleja empezó a sacudirse de nuevo apoyado en Gerard Moreno y en Cazorla. De una maniobra entre los dos se benefició Alberto Moreno para probar a Oblak por abajo. El meta esloveno volvió a meter otra mano de las suyas.

La flojera rojiblanca la detectó Simeone (desde la grada al estar sancionado), que hizo reaparecer tras su lesión a João Félix y a Trippier para sentar a Vitolo y a Vrsaljko. El portugués se fue a ocupar la punta del ataque junto a Morata. El chico se fue al centro de operaciones y bajó a recibir balones para hilar fútbol. Suya fue una apertura limpia a Trippier, que combinó con Correa. Esta vez el argentino picó un centro templado para que Koke lo reventara de cabeza llegando desde atrás. La jugada fue de esas que entusiasman a Simeone. Pocos toques, siempre hacia delante y la culminación de un centrocampista llegando.

La crecida del Atlético dio incluso para que João Félix marcara. Se encontró el portugués con una mala salida del Villarreal de su área y soltó un zurdazo que se coló entre las piernas de Asenjo. El tanto le vendrá bien a un chico que ha tenido que soportar asperezas internas.

Calleja alinea un once con pleno de españoles

Por primera vez desde que está en Primera (20 temporadas en total), el Villarreal formó un once plenamente compuesto por jugadores españoles. Además, el equipo amarillo incluyó a cinco nacidos en la Comunidad Valenciana. Hasta este domingo, la vez que más españoles partieron de inicio fue en el debut del cuadro castellonense en Primera, en agosto de 1998 en el Bernabéu, con solo Craioveanu (rumano) en el once. Esta temporada, solo Athletic y Alavés han hecho un pleno nacional en LaLiga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información