Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sebas Saiz y Dani Díez se comen a Rumania

España resuelve con solvencia el primer partido de las ventanas de clasificación para el Eurobasket de 2021 (71-84)

España Rumania
Sebas Sáiz celebra una canasta ante Rumanía fiba

A medio camino entre la conquista del Mundial de China y el reto olímpico de Tokio, la España de las ventanas comenzó la clasificación para el Eurobasket de 2021 con un ejercicio de solvencia, responsabilidad y compromiso ante Rumania. Los de Scariolo resolvieron el encuentro en Cluj-Napoca con un triunfo aplicado y sin agobios (71-84), cimentado en el brío expansivo de Sebas Saiz (17 puntos y 10 rebotes) y el estado de gracia de Dani Díez (21 puntos, con 4 de 6 en triples). El buen timón de Carlos Alocén y Ferrán Bassas, la aportación de Darío Brizuela y la fiabilidad de Xavi Rabaseda, Javier Beirán y Arteaga completaron el primer episodio de la ruta al próximo Europeo. España, encuadrada en el grupo A junto a Israel, Polonia y la propia Rumania, disputará seis partidos repartidos en tres ventanas, que se jugarán hasta febrero de 2021. Las 32 selecciones participantes están repartidas en ocho grupos de cuatro equipos; los tres primeros al acabar la fase de grupos obtendrán su billete.

Scariolo inició el camino al Eurobasket de 2021 con Alocén, Beirán, Rabaseda, Dani Díez y Sebas Saiz en su quinteto titular. En su segundo partido como internacional, el base del Zaragoza, el primer jugador nacido en el año 2.000 en debutar con la selección, en las pasadas ventanas, comenzó a mover con soltura a España con un puñado de asistencias. A la estela de Alocén, se desataron Dani Díez (8 puntos, con dos triples, en los primeros cuatro minutos) y Sebas Sáiz (7 puntos y 3 rebotes en ese tramo) y Rumania quedó a contrapié antes de romper a sudar (9-18, m. 7). El vigor y la hiperactividad del pívot del Sun Rockers Shibuya de la B.League japonesa causaron estragos en la defensa rumana. Sebas se convirtió en argumento imprescindible para la selección y en un tormento para las chirriantes bisagras de los pívots locales.

Inabarcable para el tanque Olah, fue Emanuel Cate, canterano madridista y jugador del UCAM Murcia, el que aprovechó el descanso de Sebas para impulsar un parcial de 14-5 que revitalizó a Rumania durante unos instantes (23-23, m. 12). Pero los seis puntos y siete rebotes de Cate no marcaron tendencia y, conforme Scariolo fue recomponiendo el puzle, España recuperó su perfil dominante. Con un buen relevo del debutante Bassas en la dirección (reclutado de forma exprés tras confirmarse la baja de Alberto Díaz), un par de triples de Beirán y Brizuela, y, otro despliegue de energía de Sebas, la selección cogió de nuevo carrerilla antes del viaje a vestuarios (32-42, m. 19). Sebas Saiz llegó al descanso con 13 puntos, cuatro rebotes, dos tapones y 15 de valoración en poco más de 13 minutos en pista. Enfrente, apenas Gheorghe y Paliciuc habían aportado intendencia a Cate.

Superior en ritmo y porcentajes de tiro, a España le quedaba por resolver el debate de la continuidad en otro grupo en construcción. Rumbo al Mundial de China, en aquel viaje infinito que comenzó a finales de noviembre de 2017 con triunfos ante Montenegro en Pogdoriça y frente a Eslovenia abrazando el impulso de la conmovedora afición de Burgos, Quino Colom y Sebas Saiz se convirtieron en los imprescindibles del equipo, con 12 partidos de 12 (también lo hubieran sido Jaime Fernández y Fran Vázquez, si no hubieran mediado lesiones). Una lista total de 29 jugadores, 22 de ellos debutantes en competición oficial, que, a base de talento y compromiso, dieron viabilidad al sueño de la segunda estrella conquistada hace cinco meses en Pekín. Un invento, el de las ventanas, que ha dado visibilidad a la profundidad de banquillo del baloncesto español y ha certificado la transmisión del espíritu ganador. Todos tienen ya su medalla de oro, los que la recogieron en el podio en China y los que recibieron la réplica de la Federación por cimentar la conquista.

Con el mismo espíritu, España se presentó en Cluj mezclando implicación y recursos. Con otra ráfaga anotadora de Dani Díez, más entusiasmo de Alocén y la misma percusión de Sebas, los de Scariolo descosieron el marcador en la reanudación, 36-52 en el minuto 23, 41-57, tres más tarde. Ya sin el amparo de Fran Vázquez y aún sin los refuerzos de Tyson Pérez, Rubén Guerrero y Osas Ehigiator (que se quedaron fuera de los 12 ante Rumania y aplazarán su posible debut el domingo ante Polonia en Zaragoza), Sebas se hizo con los galones en la pintura y Dani Díez completó la misión. España se apuntó la primera victoria rumbo al Eurobasket de 20121.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información