Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl de Tomás evita la derrota del Espanyol ante el Athletic

El equipo blanquiazul sigue sin ganar en casa e iguala el tanto inicial de Villalibre gracias al gol del fichaje más caro de su historia

Raúl de Tomás intenta sortear a Dani García. Ampliar foto
Raúl de Tomás intenta sortear a Dani García. Getty Images

Raúl de Tomás le dio vida al Espanyol. Sin fútbol ni rebeldía, minimizado por un Athletic tan hábil en la estrategia como rendido al juego de Muniain, el cuadro blanquiazul rescató un punto frente al Athletic que solo se puede explicar a partir del delantero madrileño. El fichaje más caro en la historia del Espanyol se hace barato en Cornellà. Suma tres goles en sus tres partidos como blanquiazul, vitales para que Espanyol sume cuatro de los últimos seis puntos para darle vuelo a su ilusión de Primera. Poca renta para el Athletic, que ya suma 22 años sin derrotar al Espanyol en Barcelona.

Espanyol
ESP
1
-
1
ATH
Athletic
Espanyol
Diego López, Cabrera, Dídac, Víctor Sánchez (Lluis López, min. 60), Bernardo, David López, Óscar Melendo (Embarba, min. 56), Marc Roca, Darder, Jonathan Calleri (Wu Lei, min. 82) y De Tomás.
Athletic
Herrerín, Íñigo Martínez, Yuri, Yeray, Capa, Unai Núñez, Vesga, Muniain (Beñat, min. 81), Dani García, Villalibre (Kenan Kodro, min. 83) y Williams (Raúl García, min. 68).
Goles
0-1 min. 11: Villalibre . 1-1 min. 62: De Tomás .
Árbitro
José María Sánchez Martínez
Víctor Sánchez (min. 17), Bernardo (min. 58), Marc Roca (min. 55) y Vesga (min. 8).
Estadio:RCDE Stadium

No sorprendió el plan de Garitano al Espanyol. El Athletic, sin embargo, sorprendió a Abelardo. Capa y, sobre todo Yuri, fueron un martirio para la zaga blanquiazul, desorientada por mucho que ahora la lidere un caudillo como Cabrera y desfigurada por las bandas. La fórmula de tres centrales con carrileros del cuadro bilbaíno le dio libertad a Muniain en Cornellà. Se divertía el 10 del Athletic, sufría el doble pivote del Espanyol. Ni Marc Roca ni David López podían frenar a Muniain, ni tampoco encontraban a Darder y Melendo para abrir el campo. Solo algún arrebato de RDT, que intentaba ejercer de un despertador que no despertaba a los muchachos blanquiazules.

Se multiplicaban los errores de los volantes del Espanyol al tiempo que se adueñaba el Athletic de Cornellà. El impulso Abelardo, que empató con el Barça en su estreno y se quedó con los tres puntos ante el Villarreal, se enmudeció frente a su afición, más ilusionada que impaciente, optimista con el milagro de la salvación después de que el club haya invertido cerca de 40 millones de euros en este mercado de invierto tras aumentar la masa salarial en la última junta de accionista de diciembre.

El Athletic jugó con los nervios del Espanyol y acorraló a Diego López. Le falló la puntería a Iñaki Williams, no a su compañero de ataque, Villalibre. El 25, atento ante los despistados zagueros del Espanyol, celebró en el campo la pizarra de Garitano. Una doble pared de Muniain con Williams a toda velocidad en un córner terminó con una asistencia perfecta del 10 para Villalibre que contó con la complicidad de Víctor Sánchez y Diego López para firmar el 0-1. El gol intensificó los nervios del Espanyol, sin respuesta de Abelardo hasta el paso por los vestuarios.

El Espanyol encontró aire en la piedad del Athletic y en Raúl de Tomás. Esencialmente en RDT. Con todo el peso del oneroso mercado de invierno en el campo, el extremo Embarba ya se había sumado al delantero madrileño y al central Cabrera, el Espanyol hasta entonces grogui renació en Cornellà. Un centro soso de Marc Roca se llenó de vida con la insistencia de Calleri para pelear cualquier balón perdido y el acierto goleador de Raúl de Tomás. Tan difícil justificar el 1-1 a partir del juego como fácil de entenderlo a través de la calidad de RDT, única buena noticia en un equipo que recordó más al impotente Espanyol de la primera rueda que al vigoroso equipo que venció al Villarreal en la última jornada.

Por entonces, ya se había quedado sin gasolina Muniain y el Athletic empezó a pensar más en el calendario que en el juego. Y el duelo quedó a merced de los estados de ánimos. Vitamina para el Espanyol que, por primera vez en el partido, incomodó a Herrerín. El reloj no le dio tiempo al cuadro blanquiazul, el Athletic ni lo necesitó. El 1-1 deja a cuadro de Garitano en zona de Europa League y el Espanyol se aferra al efecto Abelardo y al poder goleador de Raúl de Tomás.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >