Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tensa espera a João Félix

Simeone admite que la responsabilidad del bajo rendimiento del luso es suya y le invita a disfrutar para salir del bache

Eibar - Atletico
João Félix, durante el calentamiento previo a la final de la Supercopa de España disputada en Yedda (Arabia Saudí), ante el Real Madrid, REUTERS

Señalado por su bajo rendimiento, acusado de individualista y sufridor de vacíos y también de chanzas por una parte del vestuario sobre los últimos premios que ha recibido (Golden Boy, mejor jugador europeo de 20 años, y Globbe Soccer, jugador revelación), João Félix vive en un avispero. Su caso aglutina todas las mechas cortas que incendian equipos y clubes por igual. Fue el fichaje más caro (127 millones de euros) de la historia del Atlético; llegó con el aura de ser uno de los grandes talentos emergentes del fútbol europeo; ha tenido episodios de desobediencia hacia Diego Pablo Simeone y su carrera la dirige un agente influyente, Jorge Mendes, convencido de que todo lo que no sea jugar de segundo delantero es despreciar a su representado.

En ese ambiente irrespirable vive João Félix. El asunto es delicado porque el suyo es la clase de enquistamiento que puede derivar en un pulso imparable que acabe por poner al club en la peor de las disyuntivas: o el chico o el entrenador. Simeone tuvo que responder este viernes varias preguntas sobre João Félix. Contestó con la tranquilidad del futbolista y entrenador curtido en cientos de episodios similares. No dudó en asumir la responsabilidad en las bajas prestaciones que hasta ahora ha ofrecido el joven delantero luso. ¿Qué responsabilidad tiene como entrenador del bajo rendimiento de João Félix?, le preguntaron. “Toda. Como la de cualquier futbolista del Atlético de Madrid, nosotros somos los que nos tenemos que ocupar para encontrar su mejor versión y su mejor lugar para que pueda explotar sus características”, contestó Simeone, que prosiguió: “No me manejo de una manera diferente con João que con Lodi, con Herrera, con Koke, con Saúl... Buscamos siempre ocuparnos y preocuparnos para que jugadores que tienen características y potencialidad les sirvan al club y al equipo. Estamos en camino con él, como con Lodi, que son más jóvenes, para que crezcan”.

Simeone parece observar todos los obstáculos que se está encontrando João Félix para terminar de explotar en el Atlético como un aprendizaje intrínseco a todo futbolista de élite. “La Supercopa ha sido un paso más de experiencia para un chico que tiene un talento enorme y unas condiciones fantásticas”, aseveró el técnico. “Todo el camino que comienza a hacer seguramente le servirá para el futuro. Creemos absolutamente en él, tiene un juego que necesitamos, tiene gol y esperemos que todas estas experiencias que va viviendo en esta nueva etapa en un club y un equipo nuevo le sirvan para fortalecerse y crecer día a día”. Simeone sabe que el chico anda enrarecido, bloqueado por las presiones externas e internas, incluidas las suyas, que padece. “João tiene 20 años. Tiene que estar fuerte, contento, alegre, entusiasmado, juega en el Atlético de Madrid, tiene un futuro enorme y lo estamos esperando para que nos dé una mano importante en la segunda vuelta”, fue el mensaje y el consejo de Simeone antes de la visita al Eibar (21.00, Movistar La Liga).

La espera es tensa. En medio de un cisma cuya mejor solución es que el chico rompa una sequía goleadora que se prolonga desde que decidió lanzar un penalti contra el Lokomotiv de Moscú saltándose la lista de lanzadores elaborada por Germán Burgos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información