Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Levante sufre con nueve para clasificarse en los penalties

El Sevilla resuelve con solvencia en Escobedo, De Tomás se estrena con gol para el Espanyol y el Depor cae por penaltis ante Unionistas

Teto trata de despejar la pelota ante Orellana.
Teto trata de despejar la pelota ante Orellana. EFE

El Cacereño-Eibar acabó entre lágrimas, con un gol que nadie celebró, y el capitán del equipo extremeño desolado. Alberto Delgado tuvo la oportunidad, en el minuto 92, de completar la sorpresa frente a un Primera División. Le hubiera supuesto el premio gordo de jugar frente a un equipo de Champions en la siguiente ronda. Lanzó una falta al borde del área en la última ocasión de su equipo. El disparo se estrelló en la barrera. Bajó rápido a defender el contragolpe armero que condujo Orellana, que centró desde la izquierda. Entonces, Delgado, en su intento de despeje, coló el balón por la escuadra de su portería y le dio el triunfo al Eibar. Ni siquiera se sacó de centro. Los jugadores eibarreses no se abrazaron; trataron de consolar al rival, que había hecho méritos y se adelantó con un remate de Marcos Tores en el minuto 64. Mendilibar reaccionó poniendo en el campo a Pedro León y a Sergi Enrich. El primero arregló el problema mayor con un zapatazo desde fuera del área, inalcanzable para Bernabé; el segundo pudo resolver en una contra, pero cuando se marchaba solo, fue agarrado por Carlos Daniel, que solo vio la tarjeta amarilla. Y en el descuento llegaron las lágrimas por un destino cruel. El Eibar pasa, pero con el susto en el cuerpo.

ESCOBEDO, 0 - SEVILLA, 5

Que el autobús del Sevilla asomara por encima de la valla del Eusebio Arce de Escobedo, no era una premonición sino una anécdota. Es complicado estacionar en las cercanías del campo de la pedanía de la localidad cántabra de Camargo, y al vehículo sevillista le dieron un espacio preferente, nada más, porque los sevillistas, que en la primera parte encontraron un filón por su banda derecha –algo habitual cuando Jesús Navas circula por allí–, se tomaron el partido muy en serio y trataron de acorralar al Escobedo, bien clasificado en su grupo, pero un equipo de Tercera al fin y al cabo. Por la banda de Navas y Ocampos se generaron los dos primeros goles. De Jong abrió el marcador y después fue Nolito el que acertó con la portería después de que el guardameta Pedrera no pudiera sujetar un centro de Navas. En la segunda parte, Ocampos remató de cabeza para poner el tercero, el Mudo Vázquez hizo el cuarto al empujar una pelota suelta tras un lanzamiento de falta, y el quinto llegó por otra acción del hiperactivo Navas, que encontró una autopista por la banda, y que le dejó la pelota a Oliver Torres para redondear un marcador que atestigua la seriedad con la que se tomó el partido el Sevilla.

SAN SEBASTIÁN, 0 - ESPANYOL, 2

Llegó y marcó. No muy lejos de su antigua casa, en San Sebastián de los Reyes, Raúl de Tomás le empezó a coger el tono a su nuevo equipo y empezó a demostrar que los goles se pueden marcar con cualquier camiseta. Con la del Benfica solo hizo uno, frente al Zenit en la Europa League, pero en su regreso a LaLiga, ya golea con el Espanyol aunque sea en la Copa. Apareció en el campo en el minuto 61 y marcó en el 85. Era el 0-2, después de que en el descuento de la primera mitad, Jonathan Calleri adelantara a su equipo después de hacerle un sombrero a Xabi Irureta, el portero del Sanse, que jugó hace unos años en Primera División con el Eibar. El Espanyol se encontró a un rival incómodo, y con un equipo con pocos titulares, supo imponer su oficio sobre el terreno de hierba artificial de la localidad madrileña.

UNIONISTAS, 1 - DEPORTIVO, 1 (8-7)

El equipo salmantino fundado en 2013 por socios de la desaparecida Unión Deportiva Salamanca se llevó la eliminatoria frente al Depor a penaltis. José Ángel marcó el noveno lanzamiento de su equipo después de que fallara Lambropulos el suyo, y clasificó al conjunto charro, que se había adelantado en el marcador en el minuto 63 con un gol de Andrés López. Borja Valle, en el 82, empató para los coruñeses, que jugaron siempre a remolque. Aunque el objetivo de Fernando Vázquez es salvar la categoría, la derrota en el campo anexo al vetusto estadio del Helmántico, es un varapalo moral.

JAEN, 1- LEVANTE, 1 (4-5)

El Jaén, que en la anterior eliminatoria apeó a Alavés, estuvo a un paso de repetir la hazaña frente a otro Primera, el Levante. A pesar de el equipo valenciano se adelantó en el marcador con un gol de Sergio León en la primera parte, el equipo local, sobre un terreno de juego infame, aguantó bien al rival más poderoso y tuvo sus opciones, entre otras cosas porque el Levante se quedó con diez jugadores tras la expulsión de Vuckcevic en el minuto 44. Apretó el Jaén en la segunda parte y tuvo premio con el gol de Miguel Martín en el minuto 82. En la prórroga, las cosas se pusieron peor aún para el equipo de Primera. Cabaco vio la segunda tarjeta amarilla y también fue expulsado. El levante jugó los últimos diez minutos con nueve hombres, pero aguantó hasta el final. Los penaltis le dieron el pase. Aitor Fernández detuvo el último del Jaén, que lanzó Juan Carlos González, y Coke Andújar marcó el decisivo.

CEUTA, 0- REAL SOCIEDAD, 4

El Ceuta tenía un fortín en el histórico Alfonso Murube, pero la Real Sociedad lo tomó al asalto en la segunda parte. En apenas dos minutos, cuando los ceutís seguían protestando una acción en el área donostiarra. Sangalli abrió el marcador en el minuto 56, y uno más tarde, Januzaj, que había sido el futbolista más activo de la primera mitad, puso ya unas cifras inasumibles en el marcador para un equipo de Tercera División. En diez minutos de vendaval donostiarra, Sangalli otra vez, y Barrenetxea, pusieron el tanteador definitivo. Con eficacia profesional, y un cuarto de hora de inspiración, el equipo donostiarra evitó fantasmas y avanzó en la Copa.

MÉRIDA, 1- CELTA, 4

Para el Celta solo fue un trámite. El equipo vigués prefirió no correr riesgos y salió a por el partido desde el inicio. Santi Mina finalizó una acción por la izquierda para abrir el marcador y después Pione Sisto sorprendió a la concurrencia con un disparo desde 40 metros que se coloró en la portería emeritense. El equipo local renació después de una mano en el área, que el árbitro interpretó como penalti. Lo lanzó Gonzalo Poley para reducir diferencias, pero nada más comenzar la segunda mitad, otra pena máxima, esta vez favorable al Celta, lo transformó Brais Méndez. Santi Mina, en el minuto 59, hizo su doblete para certificar la presencia del equipo gallego en la siguiente ronda.

BARAKALDO, 0- RAYO VALLECANO, 2

Los goles de Pozo y Piovaccari le dieron el triunfo al Rayo en Lasesarre. El equipo de Paco Jémez, que vio el partido desde la grada, disfrutó del juego de su equipo. Al Barakaldo no le quedó ni siquiera el consuelo de recibir a un equipo de Primera División, para tratar de reducir parte de la deuda de un millón de euros con la Seguridad Social que amenaza su continuidad.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >