Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un caramelo para España

El equipo encara los cuartos, frente a la asequible Bélgica, habiéndose adjudicado un 90% de los sets y un 65,8 de los juegos. “A partir de ahora, un mal partido te manda para casa”, advierte el capitán Roig

ATP Cup 2020
Bautista, durante el partido contra Soeda en Perth. EFE

A golpe de pleno, España irrumpió en los cuartos de la ATP Cup a todo trapo, inmaculada y sin contratiempo alguno para abordar a Bélgica. Selló la fase inicial del torneo con tres victorias, las tres por 3-0, y llega con una estupenda dinámica al choque del viernes (7.30, Teledeporte) frente a una rival justa de argumentario; si bien es cierto, el historial refleja en los últimos tiempos dos finales belgas de la Copa Davis, en 2015 y 2017. “Podemos decir que somos favoritos, porque sería absurdo no admitirlo, pero debemos seguir siendo humildes”, concedía el capitán Francis Roig después de finiquitar el cruce contra Japón.

Satisfecho, el preparador observa con satisfacción el rendimiento de su equipo en el primer tramo, en el que sus cuatro activos –Albert Ramos completa el plantel como quinta pieza, en caso de urgencia– han ofrecido un buen rendimiento. En el global, un 90% de sets y un 65,8 de los juegos ganados. Rafael Nadal y Roberto Bautista resolvieron todos los individuales, y el número uno también ensayó en la última jornada en el dobles, donde Feliciano López y Pablo Carreño mezclan correctamente. No obstante, “a partir de ahora un mal partido te manda para casa”, advierte Roig, que alude también al hecho de que deberán disputar tres choques en solo tres días para ganar.

“Y ahí entran en juego muchas situaciones: los tipos de partido, la capacidad para recuperarse físicamente y muchos otros factores”, indicaba el técnico a los micrófonos de Eurosport, después de que Nadal (33 años) recibiera por tercera vez en su carrera el premio (Stefan Edberg Award) a la deportividad, galardón que ya obtuvo en 2010 y 2017. “Quién sabe, igual juego hasta los 50…”, bromeó cuando la entrevistadora le deslizó si aspiraba también a igualar en este apartado con Roger Federer, al que se lo han concedido en diez ocasiones.

En ese instante, España esperaba todavía a conocer su rival en los cuartos, que finalmente es Bélgica. Cuenta esta como primer espada con David Goffin, undécimo en el ranking, acompañado de un escudero de 35 años, Steve Darcis, y una pareja que a priori no debería suponer un problema, Joran Vliegen y Sander Gillé. Instalada en Sídney desde el principio, pese a haberse filtrado entre las ocho mejores del torneo no parece mayor amenaza, teniendo en cuenta el resto de equipos que lograron el pase. Se batirán esta madrugada Gran Bretaña y Australia, y el jueves por la mañana (a partir de las 7.30) lo harán Argentina y Rusia. A una de estas les corresponderá bailar con la Serbia de Novak Djokovic o la emergente Canadá.

Mientras tanto, se quedaron por el camino históricas como Estados Unidos o Francia, y aspirantes como Croacia o Austria, con Sudáfrica y Alemania también en el combo de las eliminadas.

“Tiene mucha energía y está igual que la temporada pasada. Quizás no ha descansado mucho, pero a este nivel no puedes hacer pretemporada”, exponía Roig respecto a Nadal, al que tutela durante el año junto a Carlos Moyà y que ante Yoshihito Nishioka tuvo que sacar adelante un pulso muy peliagudo. “Necesita tiempo, pero si él está contento y jugando un tenis tan espectacular será complicado que las cosas no salgan bien”, cerraba el capitán, observando con fundado optimismo lo que asoma por delante.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información