Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso, undécimo a 15 minutos en su estreno en el Dakar: “He ido muy cómodo”

Toby Price marca terreno y se adjudica la primera etapa en motos; Carlos Sainz acaba tercero en coches

fernando alonso dakar Ampliar foto
Fernando Alonso a bordo de su Toyota en la primera etapa del Dakar. EFE

El dos veces campeón del Dakar en motos, Toby Price, ha aprovechado su posición de salida, privilegiada, para imponerse en la primera etapa de este Dakar celebrado por primera vez en Arabia Saudí. El piloto de KTM, que partía 23º gracias a la decisión de los organizadores de disponer una salida invertida con los 25 primeros dorsales, ha hecho el mejor tiempo de Yedda a Al Wajh: 3h19m33s para completar una especial de 319 km junto al Mar Rojo.

El australiano se adjudicó el triunfo pese a contar con la dificultad de rodar prácticamente a ciegas, sin libro de ruta (se rompió una pieza que le impedía avanzar en el recorrido desde el kilómetro 15) y con la guía, eso sí, de los rivales que le precedían en la salida. A Price le siguen de momento en la general Ricky Babrec (Honda, a apenas 5s) y Matthias Walkner (KTM, a 40s). Joan Barreda (Honda, a 5m 51s) terminó la etapa con el séptimo mejor tiempo.

La distancia que había sacado a sus rivales era mayor, pero Price fue sancionado por exceso de velocidad después del contratiempo que tuvo con su libro de ruta. “He tenido algo de suerte, porque he podido salir airoso pegándome a la rueda de otros corredores y comiendo mucho polvo. Sobre el papel todo parece ir bien, pero es posible que me caiga una penalización”, advertía a su llegada al final de la especial, consciente de los errores cometidos. Pues se enganchó a la rueda de su compañero Walkner y efectivamente fue sancionado.

“No es la mejor forma de empezar, pero queda mucho camino por delante. En cualquier caso, me he sentido bien en la moto, he llegado a meta sin ningún problema y tengo motivos para estar contento”, aseguraba. Fueron 319 kilómetros de pistas muy pedregosas, peligrosas y con mucho polvo. Con una primera parte muy técnica, otra bastante rápida, y un río. “Costaba muchísimo adelantar”, certificaba Barreda.

Nunca fue fácil empezar el Rally marcando el camino al resto, especialmente en jornadas en que la navegación se impone. Y este curso ya han avisado los organizadores de que no solo será difícil orientarse en el desierto, también elegir bien el rumbo correcto, pues hay muchas pistas paralelas que pueden generar dudas. Bien lo sabe Joan Pedrero, que tuvo el dudoso honor de abrir pista y acabó cediendo 25 minutos para hacer el 25º mejor tiempo. “Mucho mejor incluso de lo que me esperaba”, confesaba el catalán, que advirtió haber disfrutado de una etapa muy bella que ha discurrido “entre cañones”.

Sorpresa en coches

Un auténtico desconocido en el Dakar, el lituano de 32 años Zala Vaidotas (Mini, Agrorodeo), 12º clasificado en la edición de 2019, ganó la primera etapa en su quinta participación en el Rally. El piloto, que completó la especial en 3h 19m 4s, sorprendió a todos con su velocidad y aguó la fiesta a Stéphane Peterhansel, que finalmente quedó segundo , a 2m 14s. En tercer lugar, Carlos Sainz (a 2m 50s) y en cuarto Nasser Al Attiyah (5m 33s), el primer coche en tomar la salida, el primero de los favoritos en sortear un mal día: acumuló hasta tres pinchazos en el último tramo del recorrido. No fue el único. También Sainz pinchó (como los otros Toyota), curiosamente en la zona de arena. "La etapa fue bien, pero podría haber ido mejor. Además de pinchar, no entiendo muy bien por qué, perdimos bastante tiempo en un punto de paso. Al final apreté muchísimo para paliar un poco los daños", explicó.

Fernando Alonso, uno de los grandes atractivos de esta edición, terminó en undécimo lugar su primera etapa dakariana tras ceder 15m 27s respecto al líder. Un buen tiempo para una pareja inédita, la que forma con Marc Coma, que quiere tomarse las cosas con calma. “La primer etapa siempre tiene un poco de tensión extra. Ha sido una etapa, no sin complicaciones, porque las va a haber en todas las etapas, pero la hemos sacado adelante. Sentía bien el coche, he ido muy cómodo con él, no hemos tenido ningún sobresalto, ni ningún susto. Eso es lo que queríamos”, declaraba Alonso. Su Toyota pinchó dos veces y se perdió en otras dos ocasiones. “Y cuando te pierdes y de repente encentras el camino, sale un cuarto coche y haces 10 km en segunda, detrás de otros tres coches y a 50 km/h porque no puedes ver bien. Pero le pasa a todo el mundo”, se consolaba.

Por otro lado, Giniel de Villiers y Nani Roma, dos de los aspirantes al triunfo final, empezaron este Dakar con mal pie y, tras otros tantos pinchazos, dejan dejan escapar 23 y 28 minutos respectivamente frente al líder de la jornada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información