Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal, para lo que haga falta

Al igual que hiciera en la Copa Davis, el número uno se postula en la ATP Cup para competir tanto en individuales como en dobles. Australia y Canadá sonrojan a Alemania y Grecia en la jornada inaugural

ATP Cup 2020
Nadal y Roig, durante un entrenamiento en Perth. Getty

Con un impacto muy menor, o desde luego muy inferior al que tuvo hace un par de meses el lanzamiento de la renovada Copa Davis, la ATP Cup echó a andar este viernes con una primera jornada en la que las lágrimas del australiano Nick Kyrgios, el chico malo del circuito, fueron la foto del día. El joven, de 24 años, abandonó durante unos instantes la pose de aquel al que no le importa un pimiento lo que ocurra a su alrededor e hizo un guiño a su país, que atraviesa por momentos muy difíciles debido a los devastadores incendios forestales que castigan sobre todo la zona sureste.

“Canberra es mi casa y ahora mismo tenemos el aire más tóxico del mundo. Es muy triste, muy duro… Lo siento”, expresó con la voz entrecortada el 30 del mundo, encontrando su discurso la continuidad solidaria del resto de los tenistas que estos días compiten en el torneo. “Es muy triste saber que muchas personas y animales perdieron su casa en los incendios. Mis pensamientos y mi apoyo hacia todas las víctimas”, lamentó el serbio Novak Djokovic.

Con el afán de aportar su granito de arena, Kyrgios, el jugador más polémico de los últimos tiempos, anunció que donaría 200 dólares australianos (unos 125 euros) por cada ace que logre tanto en la cita actual como en el Open de Australia, que arranca el 20 de enero en Melbourne; a la iniciativa se sumó su compañero Alex de Miñaur y también la secundó la propia organización, que premiará cada saque directo con una ayuda de 100 dólares, estimando una bolsa final de unos 150.000 dólares (unos 93.000 euros).

En lo estrictamente deportivo, la jornada deparó las contundentes victorias de Australia frente a Alemania (3-0), de Canadá contra Grecia (3-0) y de Rusia ante Italia (3-0), así como el resbalón de Estados Unidos frente a Noruega (1-2). Además, Bulgaria derrotó a Gran Bretaña (2-1) y Bélgica no encontró rival (3-0) en Moldavia. Mientras, este sábado (10.30, Tdp) pondrá el pie en la competición España, capitaneada por Francis Roig.

El técnico, uno de los técnicos de Rafael Nadal, cuenta con la voluntad del número uno para competir tanto en los individuales como en el dobles del estreno contra Georgia. A priori, Roberto Bautista abrirá el cruce de la fase de grupos ante Aleksandre Metreveli (679 del mundo) y el balear abordará a Nikiloz Basilashvili (26) en el otro individual, postulándose luego para formar junto a Pablo Carreño. La duplicidad no es nueva, puesto que en el triunfo de hace dos meses Nadal ya se multiplicó para firmar ocho de los 11 puntos finales.

Este sábado también intervendrán por primera vez las otras dos rivales de España en el Grupo B, Japón y Uruguay. Pese al azote de los incendios en Australia, el evento está transcurriendo con normalidad, aunque al igual que ocurriera en las sesiones de la Copa Davis en la Caja Mágica, en noviembre, algunas series están terminando superada la medianoche.

LA FEDERACIÓN CRITICA LA “DIVISIÓN”

El presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET), Miguel Díaz Román, transmitió ayer su descontento por la existencia de dos torneos muy similares en una franja muy estrecha de tiempo.

“La ATP Cup seguro que supondrá una promoción de nuestro deporte, pero no se entiende que sólo un mes después de las Davis Cup Finals se celebre una nueva competición con el mismo formato y los mismos jugadores. Desde mi llegada a la presidencia de la RFET, en verano de 2016, he buscado la unión y la concordia de todos los estamentos que forman el Tenis, eso también es una parte del éxito en una gestión”, transmite el mandatario en una misiva enviada a los medios.

“Considero que la celebración de la ATP Cup es algo que ahonda en una división que no nos debemos permitir. Los valores que transmite nuestro deporte y las Instituciones que lo representan deberían estar por encima de todo. Los jugadores, con un calendario ya muy cargado, se ven “obligados” a atender dos citas muy similares en poco tiempo. ¿A quién beneficia eso? Yo creo que a nadie y en cierto modo desprestigia algo ambas competiciones”, continúa en el escrito.

Y Díaz Román zanja: “La falta de entendimiento podría poner en peligro el desarrollo de los jóvenes talentos amparados por la ayudas de las federaciones. ITF y ATP deben unirse ya; hablar y unificar para engrandecer. Y todos saldremos ganando. Es mi opinión y creo la del 90% de la Familia del Tenis Mundial”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información