LALIGA

El arbitraje español sostiene que con el VAR acierta en el “98% de los penaltis”

Velasco Carballo, presidente de los colegiados, afirma que los jueces han mejorado a la hora de señalar penas máximas por manos y contactos livianos, aunque el porcentaje es igual al de la pasada campaña

El árbitro Medié Jiménez expulsa el pasado sábado al jugador del Getafe Chema Rodríguez durante el partido ante el Levante en el Ciutat de Valencia.
El árbitro Medié Jiménez expulsa el pasado sábado al jugador del Getafe Chema Rodríguez durante el partido ante el Levante en el Ciutat de Valencia.MANUEL BRUQUE / EFE

Transcurrido casi un tercio de la temporada, el jefe de los árbitros, Carlos Velasco Carballo, ha comparecido este jueves en una rueda de prensa para evaluar el papel de los colegiados en lo que va de curso. En el año III del VAR en España, el presidente del Comité Técnico de Árbitros ha hecho un balance positivo del sistema de videoarbitraje. Según sus datos, esta herramienta se ha utilizado en 52 ocasiones y solo se ha equivocado en cinco en los 113 enfrentamientos disputados hasta la jornada 12, con un uso erróneo —no quiso desvelar en qué jugada— y cuatro ocasiones en las que el VAR debería haber intervenido, al tratarse de acciones acciones “claras y manifiestas”, y no lo hizo. “Somos transparentes en los errores, pero pedimos que se dé también notoriedad a los aciertos porque después del VAR el porcentaje de acierto [en los penaltis] es del 98%”, argumentó Velasco Carballo.

Más información

El jefe de los árbitros empezó la comparecencia por uno de los puntos que más polémica generó la temporada pasada, que se convirtió en el curso de la historia con más penaltis señalados —149, 3,92 por jornada—. Entonces, los colegiados castigaron muchísimo los contactos livianos y las manos dentro del área bajo la premisa de que ocupaban un lugar antinatural. Esta campaña los datos son similares: en los 113 enfrentamientos disputados se han señalizado 48 penas máximas, lo que equivale a cuatro por jornada, aunque la media podría descender un poco al haber aún siete encuentros aplazados.

A pesar de la similitud de las cifras, Velasco Carballo se ha congratulado por la mejora de los colegiados en este aspecto: “Los árbitros sancionan menos penaltis por contactos ligeros. Las acciones que son merecedoras de penalti, evidentemente tienen que ser sancionadas. No se trata de que los árbitros pitemos menos penaltis, sino que pitemos los que realmente sean. En el fútbol mundial existe una tendencia desde la introducción del VAR a que el número de penaltis sancionados vaya en aumento, como es lógico porque el VAR detecta más, pero también una tendencia a usar contactos ligeros para provocar caídas exageradas a sabiendas de que el VAR lo revisa todo”.

Acompañado por Carlos Clos Gómez, directo del proyecto VAR, Velasco Carballo también afirmó ver una mejora en la señalización de las manos, un tema espinoso incluso para la FIFA y la UEFA, que el pasado octubre vivieron un rifirrafe por este tema. El líder del organismo europeo, Aleksander Ceferin, envió entonces una carta a su homólogo en la FIFA, Gianni Infantino, en la que lamentó que casi toda mano dentro del área fuese castigada como pena máxima —al entender que muchas veces se trataba de acciones involuntarias por el braceo natural de los jugadores— y pidió una revisión de la norma. “La regla otorga al árbitro la capacidad de interpretar cuando la mano está en una posición antinatural, cuando ocupa un mayor espacio, cuando existe una acción deliberada... Dentro de esa gran interpretación, pensamos que está siendo una temporada con una gran consistencia”, evaluó Velasco Carballo.

Toda la intervención del presidente del Comité Técnico de Árbitros fue una defensa del VAR apoyada en datos. “El reglamento se base en que solo se intervenga en errores claros y manifiestos, jamás en jugadas grises. En caso de duda sobre si intervenir o no, nuestra consigna es no intervenir aunque haya algún error que quede sin subsanar”, defendió. Según los datos de su organismo, los colegiados tuvieron que lidiar con 263 incidentes en el área, en los que en primera instancia acertaron en 240 ocasiones y fallaron en 23. Con el videoartbitraje, los errores se redujeron a cuatro y las decisiones correctas ascendieron a 259, un 98,48%.

Clos Gómez puso más ejemplos, como el de las tarjetas por protestar: en la última temporada sin VAR, la 2017/2018, los árbitros enseñaron 76 cartulinas por este motivo hasta la jornada 12, mientras que en este curso se han mostrado 45. O las diez expulsiones por roja directa, en las que el VAR fue determinante en seis.

Los colegiados españoles usan el videoarbitraje una vez cada 2,17 partidos, lo que supone un incremento con respecto a la temporada pasada, cuando se utilizó cada 2,5 encuentros. El promedio de tiempo es de 94 segundos por intervención si el juez no necesita ir a la pantalla —casi igual que el año anterior (93)— y de 136 si tiene que visualizar la jugada en la banda —ligeramente superior a los 128 segundos de la 2019/2020—. “No estamos contentos con el tiempo de intervención del VAR, con el tiempo añadido en algunos partidos, que consideramos insuficiente, o con el control del comportamiento de los jugadores en la grada”, dijo Velasco Carballo.

Clos Gómez destacó la incidencia del VAR a la hora de que los equipos anoten más goles. Según los datos del Comité Técnico de Árbitros, de los 268 tantos marcados en las 12 primeras jornadas, 32 se deben a la intervención del videoarbitraje, lo que equivale a un 12% del total. También quiso resaltar una mejora que permite el sistema y que cuando él arbitraba no era posible: ningún gol en fuera de juego, incluso cuando se trataba de un meñique, ha subido al marcador.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50