Diego, Che y Sócrates, rueguen por nosotros

Incluso para la más incrédula de las criaturas, hay que tener fe en las cosas del más allá e imaginar una pared inmediata entre el brasileño Sócrates y el argentino

Uno de los altares dedicados a Maradona en el centro de Nápoles.
Uno de los altares dedicados a Maradona en el centro de Nápoles.Paolo Manzo

Hoy, por lo menos hoy, incluso para la más incrédula de las criaturas, hay que tener fe en las cosas del más allá e imaginar una pared inmediata entre Sócrates y Maradona. Podría ser en el infierno o en el paraíso, pero no en el purgatorio – ambos son genios y no admitirían esa dantesca indefinición política e... ideológica....

Más información

Lo más visto en...

Top 50