Muere diego armando maradona

Pelé despide a Maradona: “Espero que juguemos juntos en el cielo”

El brasileño, Messi, Cristiano, Casillas, Nadal... el mundo del deporte expresa su dolo por la muerte del crack argentino a los 60 años

Maradona y Pelé abrazados en 2016.
Maradona y Pelé abrazados en 2016.PATRICK KOVARIK / EL PAÍS

La muerte del futbolista más fascinante de la historia fue un acontecimiento casi predecible tras varias décadas de autodestrucción. Tan predecible como la ola de reaciones en el mundo del deporte, rendido a la evidencia de una pérdida colosal.

Leo Messi, su sucesor en el escalafón de los mejores jugadores argentinos, también manifestó su pena. Lo hizo vía Instagram: “Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol. Nos deja pero no se va, porque el Diego es eterno”.

Boca Juniors, el club donde se consagró como un ídolo nacional de Argentina antes de fichar por el Barça en 1982, lo recordó con dos frases: “Eternas gracias. Eterno Diego”. En la Bombonera metió 70 goles en sus tres etapas allí.

“Hoy me despido de un amigo y el mundo se despide de un genio eterno, un mago sin igual”, escribió Cristiano Ronaldo en las redes sociales. El delantero de la Juve siempre gozó del respaldo de Maradona en las elecciones del Balón de Oro, incluso en detrimento de Messi.

Pelé, con quien entabló interminables disputas dialécticas sobre cuál era el mejor de los dos, se rindió a la melancolía. “Perdí a un gran amigo”, rezó la cuenta del brasileño en Twitter; “y el mundo perdió una leyenda. Un día espero que podamos jugar juntos a la pelota en el cielo”.



Su primera experiencia en el extranjero fue el Camp Nou (1982-84), donde solo pudo levantar una Copa y una Copa de la Liga antes de marcharse a Italia. El club azulgrana se despidió de él presentándole en una foto uniformado de blaugrana con una leyenda: “Gracias por todo, Diego”.

Tras su paso por el Barcelona aterrizó en Nápoles, donde permaneció siete temporadas antes de revelarse como figura trascendental. La historia del deporte no registra nada parecido. En las barriadas del golfo napolitano su figura adquirió un relieve más religioso, o incluso político, que deportivo. Tanto que, durante el Mundial de Italia 90, una parte de los napolitanos apoyaron a Argentina frente a Italia. “Para siempre, adiós Diego”, le despidió en Twitter la cuenta oficial del Nápoles.

Si su gesta en el Nápoles le equiparó a San Genaro, su aventura con la selección argentina le elevó a la condición de divinidad. Con el equipo nacional ganó el Mundial de México 86 en una demostración sin igual. También le llevó a la final en Italia 90, aunque en esa ocasión cayó contra Alemania. “Serás eterno en cada corazón del planeta fútbol”, señaló la cuenta oficial del equipo nacional de Argentina en Twitter.

Tras la salida de Nápoles, su destino fue Sevilla en la campaña 1992-93. En Nervión, se apuntó cinco dianas y nueve asistencias en los 26 encuentros que disputó. El club andaluz lo recordó este miércoles con la canción que le dedicaban los hinchas: ”Maradó, Maradó, nació la mano de Dios; llenó de gloria este suelo; Maradó, Maradó...”.

Romario, con quien se cruzó en una célebre Copa América, le evocó emocionado: “Su paso por el mundo trajo mucha felicidad a su país y nos sedujo a todos. Nunca olvidaré las carcajadas entre nosotros. Nunca fue un adversario. Me llamaba Chapulín y me trataba como un hermano. Él ha sido el mejor jugador que yo vi en un campo”.

”Genio de este deporte”, lo calificó el capitán de la España campeona del mundo, Iker Casillas, con el que coincidió en muchas ocasiones. “Hoy el mundo del deporte tiene un vacío”, escribió Rafa Nadal. “Se nos fue Maradona, uno de los deportistas más grandes de la historia. Mi mas sincero y sentido pésame a su familia, al mundo del fútbol y a toda la Argentina”.

César Luis Menotti, exentrenador de la selección argentina que dirigió a Maradona en el Barcelona en la temporada 1983-84, reconoció que estaba “destruido” por la muerte. “No lo puedo creer. Es terrible”, expresó El Flaco. El Real Madrid, por su parte, además de expresar sus condolencias, señaló en un comunicado que El Pelusa “deja un legado inmenso, convertido en mito para millones de aficionados en todo el mundo”.

Andrea Pirlo, uno de los mejores jugadores italianos de la historia, profesional gracias al embrujo que sintió de niño cuando vio al argentino, le despidió con el laconismo de los norteños: ”Se va el dios del fútbol”.


Más información

Lo más visto en...

Top 50