CORONAVIRUS

El Reino Unido permitirá un regreso limitado de los aficionados a los estadios deportivos

Se podrán congregar hasta un máximo de 4.000 espectadores en espacios abiertos

El Tottenham Hotspur Stadium, vacío antes de un partido de liga debido a la pandemia.
El Tottenham Hotspur Stadium, vacío antes de un partido de liga debido a la pandemia.NEIL HALL / Reuters

Los aficionados ingleses, resignados desde el pasado junio a una fría competición de liga con gradas vacías y partidos de puertas adentro, podrán volver a los estadios a partir del dos de diciembre, aunque con limitaciones estrictas. Boris Johnson ha anunciado este lunes el final del confinamiento nacional decretado el pasado cinco de noviembre, y la vuelta a la estrategia regional contra el coronavirus. El Gobierno británico determinará el próximo jueves qué zonas del país entran en cada uno de los tres niveles de restricciones previstos, dependiendo del índice de transmisión que tengan cada una de ellas. En los niveles 1 (medio) y 2 (alto), Johnson ha dado su visto bueno para la reapertura de gimnasios, la reanudación de los deportes de equipo y, sobre todo, la presencia de los aficionados en las competiciones deportivas a partir del 2 de diciembre.

En el nivel 1, se permitirá un aforo de hasta 4.000 espectadores, o de la mitad del estadio (dependiendo de cuál sea la cantidad menor), en espacios públicos abiertos. En el caso de recintos cerrados, el límite estará en 1.000 localidades. En el nivel 2, los límites serán de 2.000 en espacios abiertos y 1.000 en los cerrados. Las regiones que se mantengan en el nivel 3 (hoy sería el caso de Liverpool o de Manchester), seguirán teniendo prohibido el acceso de los aficionados.

“Tengo plena confianza en que las entidades deportivas adopten las medidas necesarias para la seguridad de los aficionados, y que los aficionados actuarán con responsabilidad para protegerse unos a otros hasta el momento en que todos podamos regresar a los estadios”, ha dicho el ministro de Deportes y Cultura británico, Oliver Dowden.

Desde el comienzo de la temporada, muchos empresarios y figuras deportivas relevantes habían hecho campaña para intentar insuflar vida a un sector cuya economía se había visto seriamente afectada con las restricciones. El Gobierno de Boris Johnson ha admitido finalmente la incongruencia que supuso, a tenor de las nuevas informaciones sobre el virus, que al final de la primera ola se permitiera el regreso a espacios cerrados como cines o teatros y se mantuviera vedado el acceso a recintos deportivos.

Después de que se frustrara la expectativa de un cierto regreso a la normalidad a partir del 3 de octubre, debido a la irrupción de la segunda ola del virus, fue un aficionado, Ashley Greenwoold, quien puso en marcha la campaña #LetFansIn (Permitid la entrada de los aficionados), que llegó a recoger más de 200.000 firmas e introdujo el debate en la Cámara de los Comunes. “El fútbol es una herramienta poderosa que conlleva un amplio número de beneficios como la creación de empleos y otros aspectos vitales importantes. Es un deporte asociado a la pasión, la emoción y la diversión, pero también a la dedicación a la comunidad”, decía el manifiesto.

La mayoría de clubes de fútbol han estado preparando durante todo este tiempo sus instalaciones para facilitar las reglas de distanciamiento social, y organizar entradas y salidas controladas de los aficionados. Sin embargo, ninguno se atrevía a aventurar este lunes quién sería el primero en dar el paso y abrir sus puertas. Para el 2 de diciembre, el evento más relevante será el encuentro de Champions que enfrentará al Manchester United contra el PSG en el estadio de Old Trafford.

Junto al regreso a las gradas en los espectáculos deportivos profesionales, el Ejecutivo británico permitirá la vuelta a los parques y clubes de los deportes de equipo de nivel aficionado, que tampoco podían realizar sus entrenamientos o competiciones habituales por causa de la “regla de seis”: En Inglaterra están prohibidas las reuniones de más de seis personas en interiores o exteriores, pero la norma se ve agravada porque tampoco pueden reunirse miembros de dos hogares diferentes, aunque no superen el límite de seis personas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50