JUEGOS OLÍMPICOS DE TOKIO

La ciclista que quiere ir a Tokio pero renuncia a una beca olímpica: “Otros lo necesitan más”

La riojana Sheyla Gutiérrez rechaza una ayuda pública con la que preparar los Juegos, uno de sus objetivos para el año que viene, por las consecuencias sociales y económicas de la pandemia

Sheyla Gutiérrez celebra su triunfo en La Périgord Ladies (Francia) el pasado agosto.
Sheyla Gutiérrez celebra su triunfo en La Périgord Ladies (Francia) el pasado agosto.Sean Robinson / Movistar

Sheyla Gutiérrez (Logroño, 26 años) es una de las ciclistas más destacadas de España y aspira desde hace tiempo a convertirse en una de las mejores del mundo. En 2015, con solo 21 años, ganó su primera carrera UCI internacional de un día, el Grand Prix de Plumelec-Morbihan Dames. Dos años más tarde se coronó como campeona de España en Ruta y se llevó su primera etapa en el Giro de Italia, la gran prueba del calendario femenino. Tras fichar por el Movistar, el mejor equipo español, en otoño de 2018, se alzó el año pasado con el Campeonato de España Contrarreloj. Gran rodadora y ciclista todoterreno —buena en las cronos, vigorosa en el sprint y notable en la media montaña—, quiere estar en los Juegos de Tokio del próximo verano, aunque la semana pasada decidió motu proprio que su camino hacia Japón sea frugal: Gutiérrez rechazó una beca de 4.090 euros que le había concedido una empresa pública del Ayuntamiento de Logroño para ayudarla en su preparación. “Con la crisis sanitaria, ahora mismo hay otras prioridades y personas que lo necesitan más”, explica.

Durante la primera ola de la pandemia, el mundo del ciclismo, como el resto de deportes, quedó en stand by. No se disputó la temporada de primavera, en la que Sheyla Gutiérrez suele ir a prepararse a Tenerife a rodar cerca del Teide para mejorar sus problemas de asma, los mismos que en 2014 arruinaron su debut en el Mundial en ruta. Entonces tenía solo 20 años y las dificultades respiratorias la obligaron a abandonar tras dar una única vuelta al circuito. “Ir a la isla es bastante caro y la beca [también la recibió en 2019] me lo permite. Estoy muy agradecida porque es algo que marca la diferencia, pero mi equipo ha estado pagándome el sueldo durante este tiempo y no me siento cómoda recibiendo una ayuda pública en esta situación”, relata la ciclista riojana.

Como muchas de las mujeres que practican un deporte dominado durante décadas por los hombres, Gutiérrez tiene estudios superiores. Es graduada en Educación Infantil y también cursa Psicología en la Universidad Isabel I de Castilla, un centro privado especializado en educación a distancia. Es su vía de escape. Ya está en cuarto y solo le quedan unas optativas, el trabajo de fin de grado y las prácticas. “Sé que la beca no es mucho dinero y no va a salvar la economía de La Rioja, pero hay familias y negocios que ahora mismo lo están pasando mal. A cualquier persona que esté en esta situación, el dinero le va a venir mejor que a mí”, dice.

Tras devolver la ayuda, la escuela de educación infantil de Varea (Logroño), en la que ella misma estudió, le agradeció en su cuenta de Twitter el gesto: “Estamos orgullosos de ti. En muchas clases del cole se ha hablado de esta buena noticia en la que nuestra exalumna sirve de ejemplo para nuestros niños/as”. El concejal de Deportes de Logroño, Rubén Antoñanzas, cuenta que desde el Ayuntamiento también reconocen su buena voluntad: “Es un gran gesto renunciar a una ayuda a la que tenía todo el derecho”.

Las opciones de Sheyla Gutiérrez para ir a los Juegos son claras. España tendrá a dos mujeres ciclistas en Tokio, y la seleccionadora, Gema Pascual, elegirá entre Mavi García —la que mejor año ha hecho y mejor clasificación tiene ahora mismo en el ranking de la Unión Ciclista Internacional—, Ane Santesteban y la riojana. Pascual, que ha incluido a las tres en la preselección, tiene aún más de medio año de margen para decidir quiénes representarán al país en Japón. “Sheyla empezó muy fuerte 2020 [ganó La Périgord Ladies, una carrera francesa de un día de 100 kilómetros de recorrido], como hacía tiempo que no la veíamos. En la última parte de la temporada tuvo un bajón, pero está trabajando en algunos aspectos en los que su cuerpo fallaba. No hay ningún problema y seguimos en contacto con ella, sé que está tranquila y está claro que tiene opciones de ir”, detalla la seleccionadora. Con el curso que viene aún por empezar, Gutiérrez todavía no ha decidido en qué pruebas correrá para lograr una plaza en Tokio: “Tengo en la cabeza estar en los Juegos Olímpicos, hacer una buena preparación y ganarme el puesto, pero ahora mismo creo que hay cosas más importantes que esto”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50