la crisis del coronavirus

‘Checo’ Pérez, primer piloto de Fórmula 1 en dar positivo por coronavirus

Racing Point, que afirma que el mexicano “se encuentra bien”, tantea a Nico Hulkenberg como sustituto para las dos siguientes carreras

Sergio Perez, hace un año en el circuito de Spielberg (Austria).

Las malas noticias se le acumulan a Sergio Checo Pérez, que este jueves se convirtió en el primer componente de la parrilla del Mundial de Fórmula 1 que da positivo por coronavirus. El piloto, que este jueves por la tarde debía presentarse en la rueda de prensa previa al arranque del Gran Premio de Gran Bretaña, no compareció al encontrarse en aislamiento después de que el último test que se le hizo dio resultado “no concluyente”, según declaró un portavoz de Racing Point, su escudería. Esa misma fuente explicó que Pérez “se encuentra físicamente bien y animado”. El mexicano, de 30 años, se sometió a un segundo examen que confirmó el contagio, circunstancia que le invalida automáticamente para participar en esta carrera y en la siguiente, programada para el fin de semana que viene en el mismo circuito de Silverstone. Como consecuencia del positivo, otros miembros del equipo también se encuentran en aislamiento.

Racing Point todavía no ha comunicado quién será el sustituto del corredor de Guadalajara las pruebas en las que este deba ausentarse, aunque todo parece alineado para que sea Nico Hulkenberg quien se suba en su monoplaza. El alemán, que este 2020 se quedó sin volante en Renault después de que la escudería del rombo anunciara la contratación de Esteban Ocon, ya formó parte de la estructura británica entre 2014 y 2016, cuando competía bajo el nombre de Force India. Hulkenberg, de 32 años, será sometido a un test para ratificar que efectivamente está en condiciones de correr.

Este es el segundo revés importante que Pérez se lleva en pocas semanas. El primero se desencadenó a raíz de la contratación de Carlos Sainz por Ferrari con vistas a la temporada que viene en sustitución de Sebastian Vettel. La salida del tetracampeón de la Scuderia le devolvió a un mercado que a estas alturas apenas tiene vacantes. En esa tesitura, el asiento que el centroamericano tenía prácticamente asegurado a tenor de la aportación económica que hacen sus patrocinadores, corre grave peligro. Sobre todo si atendemos a que el propietario del equipo desde el año pasado es Lawrence Stroll, padre de Lance, vecino de taller de Checo.

Más información

Lo más visto en...

Top 50