RACISMO

El ‘caso Floyd’ hace que la FIFA vaya contra sus reglas

El máximo organismo apela al “sentido común” y pide no sancionar a los jugadores de la Bundesliga que protestaron por la muerte de George Floyd luciendo diversos mensajes

Sancho dedica un gol a George Lloyd el pasado domingo en el Paderborn-Dortmund.
Sancho dedica un gol a George Lloyd el pasado domingo en el Paderborn-Dortmund.LARS BARON / POOL / EFE

La multitud de reglas que rigen el comportamiento de los futbolistas se ha topado con un caso que ha puesto en jaque su conveniencia. Después de que la oleada de muestras de apoyo del mundo del deporte a George Floyd, fallecido a consecuencia de una brutal acción policial en Minneapolis, llegara el pasado fin de semana a los campos de fútbol de la Bundesliga, la FIFA se ha visto obligada a salir al paso y pedir a los organizadores de las ligas “utilizar el sentido común” para evitar las sanciones a los jugadores que muestren mensajes en contra del racismo y solidarizándose con Floyd.

El máximo organismo futbolístico manifestó que las federaciones tienen la potestad de evitar las sanciones a pesar de que sus propias reglas, elaboradas por la International Board, establecen que no se puede mostrar ningún mensaje o imagen política, religiosa, personal, o publicitaria durante el transcurso de los partidos. “La aplicación queda a cargo de los organizadores de las competiciones, que deben utilizar el sentido común y tener en cuenta el contexto que rodea a los eventos”, precisó ayer. Unas palabras que llegan después que Marcus Thuram, Achraf Hakimi, Weston McKennie y Jadon Sancho mostraran el pasado fin de semana, en Alemania, su condena por la muerte de George Floyd. Con sus gestos, los cuatro jóvenes futbolistas evidenciaron su repulsa y condena al racismo, haciendo suyo un movimiento de protesta que durante los últimos días se ha extendido por toda la geografía estadounidense.

Sancho fue el que salió peor parado. El extremo inglés del Borussia Dortmund se quitó la camiseta de juego para mostrar otra con el lema “justicia para George Floyd”, recibiendo la tarjeta amarilla. Rápidamente, la Federación Alemana de Fútbol (DFB) salió al paso precisando que el árbitro no amonestó a Sancho por mostrar un mensaje de apoyo a Floyd, como también hizo su compañero Achraf, sino porque se quitó la camiseta por completo.

“No debemos temer por hablar de lo que es correcto y lo que no, tenemos que unirnos y luchar por hacer justicia. Juntos somos más fuertes”, dijo Sancho tras el partido, en el que logró el primer hat-trick de su carrera, eclipsado por la situación que denunciaba. “Personalmente, la sensación es agridulce. Hay cosas más importantes que están sucediendo en el mundo y que debemos abordar para ayudar a lograr el cambio”, zanjó en Instagram.

El propio presidente de la DFB, Fritz Keller, aseguró estar orgulloso de que haya “jugadores tan maduros” ante una situación que “no puede dejar a nadie indiferente”. Ahora la FIFA se posiciona a su lado, manifestando su postura y pidiendo a las federaciones comprensión a la hora de ejecutar sus propias reglas aunque, eso sí, deja claro que se trata de un caso puntual, que nada tiene que ver en otras situaciones en la que se han mostrado mensajes políticos o de otra índole, como ocurrió con Frederic Kanouté en 2009.

El futbolista maliense, que militaba en las filas del Sevilla, mostró una camiseta con el lema 'Palestina’ tras marcar un gol en un partido de Copa ante el Deportivo, posicionándose en el conflicto israelí-palestino. Kanouté fue multado por el Comité de Competición con 3.000 euros. “Estoy tranquilo con mi conciencia. He hecho lo que creía que tenía que hacer”, dijo entonces el delantero, que no pudo librarse de la sanción a pesar del apoyo de compañeros como su compatriota Seydou Keita o el que era su técnico, Manolo Jiménez.

Posteriormente, futbolistas como Lionel Messi y David Villa, que mostraron mensajes con dedicatorias a su familia, o Diego Castro, que enseñó durante un partido con el Sporting una imagen para recordar a Manolo Preciado tras el fallecimiento del técnico, corrieron la misma suerte que Kanouté, y no pudieron evitar unas multas que rondaron entre los 2.000 y 3.000 euros.

Sí lo lograron, en cambio, otros como Iniesta, al que la FIFA no sancionó cuando homenajeó a su amigo Dani Jarque al anotar el gol de la final del Mundial, o Jonathan Mejía, delantero del Jaén que fue sancionado con 2.000 euros por el Comité de Competición al enseñar una camiseta con un mensaje de apoyo a los niños con cáncer, una multa que fue revocada por la Federación Española de Fútbol.

Más información

Lo más visto en...

Top 50