NBA

Disney, un búnker para la NBA

La Liga trabaja en la idea de concentrar hasta tres meses a los equipos en el complejo deportivo de Orlando y realizar unos 15.000 test para reanudar la competición

Vista general de las instalaciones de Disney World en Orlando (EE UU).
Vista general de las instalaciones de Disney World en Orlando (EE UU).Alex Menendez / EL PAÍS

La NBA ha clavado una mirada de esperanza en Disney World. Toma cuerpo la idea de que allí, en Orlando, Florida (EE UU), a la sombra de las grandes orejas de Mickey Mouse, resucite a finales de julio la temporada más incierta de la competición nacida en 1946. A pesar de haber vivido cuatro cierres patronales, en 1995, 1996, 1998 y 2011 —solo los dos últimos conllevaron el recorte de 32 y 16 jornadas de la fase regular—, la NBA nunca ha sufrido una crisis como la actual.

Este lunes se cumplieron 75 días del dramático y precipitado apagón de la liga de baloncesto más poderosa y global. El positivo por coronavirus de Rudy Gobert, el 11 de marzo, se conoció cuando los jugadores de Utah y Oklahoma se aprestaban para el salto inicial del partido. Las posibles pérdidas de más de 1.000 millones de dólares zarandean una organización que ya empezó de muy mala manera la pretemporada cuando, en octubre, un tuit del director general de los Houston Rockets relacionado con las protestas políticas en Hong Kong provocó la represalia de China. Aquello supuso un enorme daño para la economía y la reputación de la Liga. El quebradero de cabeza para el comisionado Adam Silver fue mayúsculo, pero la sacudida fue insignificante comparada con la parálisis de los últimos meses.

Los motivos por los que ahora se contempla Disney World como la tabla de salvación es que allí existe un complejo deportivo que reúne los requisitos ideales para fabricar la burbuja apropiada que permita esquivar la pandemia y reanudar la Liga. La seguridad sanitaria es la premisa. Los asesores de la NBA consideran que serán necesarias unas 15.000 pruebas del coronavirus rápidas, simples y fiables. Por el momento, la NBA ha aconsejado no efectuar pruebas a los jugadores y al personal si no tienen síntomas de la enfermedad para evitar así una reacción adversa de la población estadounidense que pueda considerarlo un agravio comparativo.

El complejo ESPN Wide World of Sports de Disney World cuenta con tres pabellones deportivos y una amplia oferta hotelera en un espacio de 89 hectáreas. Los pabellones son el HP Field House, con 6.500 metros cuadrados, un gimnasio adyacente y una capacidad para 5.000 asientos, un dato solo ilustrativo porque todos los partidos serán a puerta cerrada. La experiencia avala una instalación donde se han disputado encuentros de la WNBA, la Liga universitaria y uno de los eventos mimados por la NBA, la fase final del torneo de formación JR NBA Global, que reúne una selección de los mejores jugadores del mundo de entre 13 y 14 años.

En 2008 se inauguró allí un segundo pabellón, el Visa Center, similar al HP, en el que se pueden instalar hasta seis canchas de baloncesto y 1.200 asientos. Y en 2018 se estrenó The Arena, un recinto que a menudo se utiliza para competiciones de gimnasia, pero adaptable para el baloncesto, con la posibilidad de acoger seis canchas y un aforo de 8.000 espectadores.

Disney World cuenta con un complejo de hoteles que incluye dos muy cercanos al Wide World of Sports. La relación entre Disney World y la NBA es muy estrecha. El propietario actual de ESPN es la cadena de televisión abierta estadounidense ABC, a su vez controlada por The Walt Disney Company. Desde agosto de 2019 funciona en Disney Springs, centro comercial del complejo, el NBA Experience, un espacio interactivo y con tecnología de punta, con 13 diferentes actividades de baloncesto.

La idea de la burbuja, de aislar a los jugadores y mantenerlos en concentración durante las semanas necesarias para concluir la competición, no es del agrado del sindicato. “¿Van a rodear el hotel de tipos armados? A mí me suena a un encarcelamiento más que a otra cosa”, dijo Michele Roberts, directora ejecutiva del sindicato. Tampoco los entrenadores, muy sensibilizados después de que Patrick Ewing, de 57 años, fuera hospitalizado la semana pasada y de que dos de ellos se encuentren por edad en el grupo de riesgo, Gregg Popovich, de 71 años, y Mike D’Antoni, de 68. “Parece que, desde un punto de vista logístico, sea lo menos incómodo, concentrar a todo el mundo en un mismo sitio, porque se eliminan los viajes. Puede que no sea tan sencillo después de haber tenido a un grupo de personas prácticamente encerradas en sus casas durante tres meses, volver a encerrarlas, durante otros dos o tres meses. Puede llegar a ser mentalmente muy, muy pesado”, declaró Sergio Scariolo, técnico ayudante de los Raptors.

Personas “esenciales”

Sin embargo, durante los últimos días varias estrellas de la NBA han mantenido conversaciones con Adam Silver y, si las condiciones sanitarias son adecuadas, se han mostrado dispuestos a que se reanude la competición. La NBA, para evitar al máximo los riesgos sanitarios, reducirá el número de personas necesarias para disputar los partidos. Se calcula que serían consideradas “esenciales” unas 1.500 personas. Los equipos se reducirían a 28 componentes, cuando normalmente son 45 como mínimo. A ello hay que añadir unos 36 árbitros, además de comisarios de pista, estadísticos, personal de mantenimiento de las pistas y el equipo técnico para hacer posible las retransmisiones por televisión.

Se desconoce aún si el plan de la NBA es que se disputen los 259 partidos que faltan para finalizar la fase regular. Podría optar por recortar esa fase o incluso disputar directamente los playoffs con los 16 mejores. En el caso de que se complete el calendario se calcula que se necesitarían algo más de tres meses. Serían necesarios 33 días jugando dos partidos en dos pabellones para acabar la liga regular y 55 días más para los playoffs, con un mínimo de fechas libres que permitan un descanso.

La NBA considera imprescindible que todos los equipos puedan estar dos semanas en cuarentena en sus ciudades, previo al trabajo individual de los jugadores en sus pabellones y otras dos o tres semanas de entrenamiento ya en grupo. En función de las autoridades sanitarias de cada estado, los equipos han podido abrir sus instalaciones, pero por ejemplo los Knicks y los Nets no tenían permiso hasta este domingo pasado.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50