amaños en el fútbol español

Histórica condena en España al amaño de partidos

El ‘caso Osasuna’ supone la primera sentencia que castiga la manipulación de resultados. Dos jugadores son inhabilitados y el juez pena las primas por ganar

El exgerente de Osasuna Ángel Vizcay, entrando en la Audiencia Provincial de Navarra el pasado enero.
El exgerente de Osasuna Ángel Vizcay, entrando en la Audiencia Provincial de Navarra el pasado enero.EL PAÍS

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Navarra dictó este viernes una sentencia histórica en el llamado caso Osasuna. Por primera vez en España, un tribunal emitió una condena por corrupción deportiva, en este caso a nueve de los 11 acusados que se sentaron en el banquillo por amaño de partidos, entre ellos los futbolistas Antonio Amaya y Xavi Torres, que jugaban en el Betis cuando se produjeron los hechos.

El caso Osasuna se destapó cuando la Liga de Fútbol Profesional consiguió que Ángel Vizcay, exgerente del club navarro, reconociera que la entidad rojilla había pagado diversas cantidades a futbolistas para poder arreglar resultados y evitar el descenso a Segunda División del equipo en la temporada 2013-2014. Aunque los pagos se realizaron, el descenso se consumó tras la última jornada a pesar de la victoria de Osasuna ante el Betis (2-1). La sentencia considera probado que el club navarro también primó a los jugadores condenados por ganar al Valladolid (4-3) en la 37ª jornada, es decir, una prima a terceros. Osasuna, Valladolid y Betis descendieron a Segunda División.

“Las pruebas practicadas en el acto de juicio permiten concluir que los directivos del Club Atlético Osasuna Sres. Archanco, Pascual y Peralta junto con el gerente del Club Sr. Vizcay pactaron con los jugadores del Real Betis Balompié Sres. Amaya y Torres el pago de una cantidad global de 650.000 euros por influir en los resultados de la competición, de modo que recibirían una cantidad inicial de 400.000 euros si ganaban al Real Valladolid en la jornada 37 de Liga (club que se encontraba en descenso, igual que el Club Atlético Osasuna) y 250.000 euros por dejarse perder en la jornada 38 en Pamplona contra Osasuna”, dice la sentencia.

Ni Antonio Amaya ni Xavi Torres jugaron ninguno de los dos partidos en los que se cometieron los amaños, al estar de baja por lesión. Amaya aseguró durante el juicio que Vizcay le había prometido 250.000 euros por ganar al Valladolid, pero que nunca llegó a pagarlos. En definitiva, reconoció uno de los delitos, en forma de primas a terceros, por los que se le ha condenado.

Ocho años para el exgerente ‘rojillo’

Son un total de 38 años y seis meses de cárcel los que impone la sentencia a los nueve procesados, y que podrá ser recurrida ante el Tribunal Supremo. Entre los condenados se encuentran los citados Amaya y Torres, que han recibido una pena de un año y otros dos de inhabilitación, no sólo por dejarse ganar (con el Betis ante Osasuna), sino también por recibir primas a terceros (por ganar al Valladolid). Además, tendrán que pagar una multa de 900.000 euros. Amaya perteneció a la plantilla del UCAM Murcia en la temporada 2018-19, antes de retirarse por una lesión de tobillo, mientras que Torres juega actualmente en el Al Arabi, en Kuwait.

Vizcay, que fue quien destapó el caso al confesar el delito ante la LFP, es quien tendrá que cumplir una pena más alta, un total de ocho años y ocho meses, por tres delitos diferentes: apropiación indebida, falsedad documental y corrupción deportiva. En este último apartado se le aplica el atenuante de confesión.

El juicio se celebró hace dos meses y la sentencia ha sido rápida. De los 11 acusados, sólo dos han sido absueltos: el futbolista Jordi Figueras (entonces también en el Betis y ahora en el Racing), porque no hay pruebas que lo relacionan con el delito de corrupción, y el expresidente de la Fundación Osasuna Diego Maquirriain, al que se absuelve del delito de apropiación indebida.

Las penas más duras, además de Vizcay, recaen sobre el expresidente Miguel Archanco y el exdirectivo Jesús Peralta, que han sido condenados a siete años y cinco meses de prisión por apropiación indebida, falsedad documental y corrupción deportiva. El vicepresidente Juan Antonio Pascual ha sido condenado a seis años de cárcel por los mismos delitos.

Consideración de delito

El aspecto más interesante de la sentencia se refiere a las primas a terceros, penadas por el tribunal provincial navarro, que argumenta: “El ofrecimiento de cantidades o beneficios a un club por ganar un encuentro busca una ventaja propia, pero además produce una serie de efectos concatenados como son, entre otros, el perjuicio de otros equipos que dependen de esos resultados de terceros y los perjuicios económicos derivados de las apuestas o quinielas”. Según la sentencia, “los incentivos económicos por parte de un tercer club a otro para fomentar un resultado positivo influyen en la competición”.

Los magistrados consideran además que los argumentos que se han dado para considerar no punibles penalmente las primas a terceros “parten de una permisividad social hacia las mismas que es independiente de que estén previstas como delito”. Según los jueces, “la obligación del deportista no se refiere simplemente a salir a ganar sino a asegurar que el resultado se produzca conforme a las normas previas mutuamente conocidas y aceptadas, sin condicionantes externos no incluidos en las reglas que rigen la correspondiente disciplina deportiva”.

Tras conocer la condena, el presidente actual de Osasuna, Luis Sabalza, aseguró que sin la denuncia del club nunca se hubiera llevado adelante el proceso. “Estamos satisfechos. Osasuna fue quién llevó este tema a los tribunales cuando nosotros llegamos al club y vimos cosas que no nos gustaron, y en ese sentido creo que se han confirmado las sospechas que teníamos y los tribunales han hecho su trabajo. Creo que es bueno que la gente conozca que Osasuna era parte acusadora en este proceso y que el club deberá ser indemnizado”, expresó.

El Betis, “ajeno a los hechos”

El Betis, mientras, se declaró ajeno a los hechos y expresó que en 2015 quiso personarse como acusación particular en el proceso, solicitud que no fue aceptada, según informa Rafael Pineda desde Sevilla. La temporada 2013-2014 ha quedado grabada de doble manera en la historia reciente del club andaluz. En primer lugar, por el descenso a Segunda División como colista con solo 25 puntos. En segundo, por la constatación de que Amaya y Torres amañaron los partidos. La sentencia ha sentado muy mal en la afición y el propio club bético, que deslizó un comunicado con su postura oficial.

“El Real Betis Balompié quiere manifestar su máxima repulsa por los hechos que recoge la resolución y por la actuación de estos dos jugadores, que dañan inmerecidamente al conjunto de nuestra institución”, se afirma en el escrito.

“Como ha quedado acreditado, el Real Betis es totalmente ajeno a estos lamentables hechos. En el año 2015, nuestra entidad quiso personarse como acusación particular en el proceso, una solicitud que no fue aceptada por el Juzgado de instrucción número 2 de Pamplona”, se añade en el comunicado. En la parte final de la temporada 2013-14, el Betis, administrado judicialmente todavía después de que le fueran embargadas las acciones a Manuel Ruiz de Lopera en 2010, cambió de presidente y tuvo hasta tres entrenadores en un ejercicio absolutamente caótico.

NUEVE CONDENADOS Y DOS ABSUELTOS:

- Ángel Vizcay (exgerente): 8 años y 8 meses, y 11 meses de inhabilitación especial por un delito continuado de apropiación indebida, dos delitos de falsedad en documento mercantil y un delito de corrupción deportiva.

- Miguel Archanco (expresidente): 7 años y 5 meses y 2 años de inhabilitación por apropiación indebida, dos delitos de falsedad en documento mercantil y un delito de corrupción deportiva.

- Jesús Peralta (exdirectivo): 7 años y 5 meses y 2 años de inhabilitación por apropiación indebida, dos delitos de falsedad en documento mercantil y un delito de corrupción deportiva.

- Sancho Bandrés (tesorero): 5 años y 6 meses por un delito de apropiación indebida y otro de corrupción

- Juan Antonio Pascual (exvicepresidente): 6 años y 6 meses y 2 años de inhabilitación por apropiación indebida, dos delitos de falsedad en documento mercantil y un delito de corrupción deportiva.

- Antonio Amaya (futbolista): 1 año de prisión y 2 de inhabilitación por un delito de corrupción deportiva.

- Xavi Torres (futbolista): 1 año de prisión y 2 de inhabilitación por un delito de corrupción deportiva.

- Cristina Valencia (agente inmobiliaria): 9 meses de prisión por un delito de falsedad en documento mercantil.

- Albert Nolla (agente inmobiliario): 9 meses de prisión por un delito de falsedad en documento mercantil.

- Antonio Maquirriain (expresidente de la Fundación Osasuna): absuelto.

- Jordi Figueras (futbolista): absuelto.


Lo más visto en...

Top 50