Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exgerente de Osasuna reconoce que compraron partidos por 2,4 millones

Ángel Vizcay denuncia haberse reunido con Amaya y Figueras, entonces jugadores del Betis, y haberles ofrecido 250.000 euros por vencer al Valladolid

Acuña marca en el Espanyol-Osasuna del 11 de mayo de 2014. Ampliar foto
Acuña marca en el Espanyol-Osasuna del 11 de mayo de 2014. AS

Osasuna destinó unos 2,4 millones para amañar partidos en la pasada temporada, según denunció el exgerente del club Ángel Vizcay en la Liga de fútbol Profesional (LFP) y reconoció anoche en el programa El Larguero,de la Cadena SER. En una declaración grabada ante la Liga, Vizcay confesó haberse reunido en mayo pasado en un restaurante de Madrid con dos jugadores entonces en el Betis, los centrales Amaya y Figueras, a quienes prometió una prima de 250.000 por ganarle al Valladolid y otra prima por dejarse ganar en un encuentro posterior frente al Osasuna.

Así sucedió el 11 de mayo: el Betis se impuso al Valladolid 4-3. El cuadro navarro luchaba por salvar la categoría precisamente con el Betis y también el Valladolid, los tres que acabaron descendiendo. También se investiga ese encuentro por unas apuestas irregulares en las que estarían implicados algunos de los jugadores béticos. Ese mismo día, el 11 de mayo, se disputó otro partido bajo sospecha: el de Osasuna en Cornellà frente al Espanyol, con un empate (1-1) que aseguraba la salvación del conjunto perico y permitía respirar a los navarros. La Liga investiga otros dos duelos de Osasuna de ese final de curso.

Amaya: "Que averigüen"

“Tengo la conciencia muy tranquila. Estoy muy tranquilo porque no hemos amañado ningún partido. El equipo no se vendió, eso es mentira”, se defendió Antonio Amaya, central de 31 años, ante una llamada del programa El Larguero.

El central, de 31 años, viste ahora la camiseta del Rayo, pero los tres cursos anteriores lució la del Betis. “¿Amaños? Pues que averigüen”, instó el defensa; “yo ni siquiera jugué el partido contra Osasuna. Estaba lesionado, apartado del equipo y pensando ya en preparar la siguiente temporada”.

La SER no logró ponerse en contacto, sin embargo, con su excompañero Jordi Figueras, de 27 años y que aún milita en las filas del equipo verdiblanco. Ambos se reunieron, según la emisora, con los directivos de Osasuna en Madrid.

A finales de abril del año pasado, la Liga y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), en colaboración con la Policía, entraron en todos los vestuarios de Primera y Segunda para advertir de que el amaño y la corrupción deportiva en las apuestas estaba tipificado como un delito con penas de cárcel de seis meses a cuatro años, inhabilitación al jugador de uno a seis años y multa económica que sería del triple del beneficio obtenido y extensible a los clubes.

Desde entonces se ha destapado un posible amaño del Zaragoza-Levante de 2011 —por el que ya hay 42 imputados—.Y el martes el diario Marca desveló que la Fiscalía Anticorrupción investiga a Miguel Archanco, expresidente de Osasuna, por el supuesto intento de compra de partidos y porque gastó 2,7 millones sin poder aclarar en qué (de esta cantidad 1,5 fueron pagados en efectivo).

El Espanyol-Osasuna de la penúltima jornada está bajo los focos. “No nos consta nada ni nos están haciendo auditoría alguna”, afirman en el Espanyol. La UEFA también estaba al tanto de este presunto amaño. Si la denuncia sigue adelante, el Espanyol podría quedar excluido de las competiciones europeas si obtuviera la clasificación para alguna de ellas.

Luis Sabalza, presidente de Osasuna, durante su comparecencia ante los medios. ampliar foto
Luis Sabalza, presidente de Osasuna, durante su comparecencia ante los medios. EFE

El presidente de Osasuna, Luis Sabalza, dijo ayer: “Hay salidas de dinero raras, pero no se puede hablar de compra de partidos”. Además de Osasuna, en el epicentro de la sospecha está otra vez Javier Aguirre, entrenador del Zaragoza en 2011 (e imputado por el amaño del Levante-Zaragoza) y del Espanyol la temporada 2013-2014. “No sé nada ni quiero saber”, respondió el técnico cuando fue preguntado por EL PAÍS. Pero la Liga —que trabaja con casi todas las casas de apuestas para analizar las cuotas,— está convencida de que algo extraño pasó en ese duelo, porque se movieron 250.000 euros por cuentas en el extranjero que señalan a integrantes de los equipos.

El Espanyol-Osasuna terminó con dos disparos por conjunto; el empate mantenía a Osasuna con vida hasta la última jornada, en la que se enfrentaba al Betis, ya descendido. Ganó 2-1 Osasuna, pero bajaron los dos. Y, según Vizcay, en esa reunión con Amaya y Figueras, les había prometido otra prima por dejarse ganar en El Sadar. Osasuna acabó en Segunda y Vizcay asegura que recibió una llamada de Figueras pidiéndole cuentas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fe de errores

En una información anterior se había cifrado la cantidad destinada supuestamente por Osasuna a amaños en 2,7 millones de de euros.

Más información