Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona - Madrid, el clásico más largo y vigilado

Los dos grandes se juegan el liderato en un partido aplazado desde el 26 de octubre y rodeado por 3.000 policías para garantizar su disputa y la seguridad en el Camp Nou

Messi y Sergio Ramos, la temporada pasada. En vídeo, declaraciones de Josep Vives, portavoz del FC Barcelona. AP | Vídeo: Atlas

El clásico más largo y vigilado, seguramente uno de los que causa más expectación mediática y despierta más interés deportivo y puede que también el que menos aficionados reúna, se anuncia para este miércoles en el Camp Nou. Aunque el juego no empezará hasta las 20.00 (Movistar LaLiga), el partido se iniciará desde la mañana y especialmente a partir del mediodía, cuando los dos equipos y los árbitros queden concentrados en el hotel Sofía, a unos 500 metros del estadio del Barça.

Unos 3.000 agentes cuidarán de la seguridad después de que Tsunami Democràtic haya convocado para la tarde un acto multitudinario para dar a conocer la situación de “excepcionalidad” que vive Cataluña. Aunque la plataforma independentista, que aspira a reunir a 25.000 seguidores, reitera que su intención no es “ni bloquear ni suspender” el clásico, se desconoce en qué consistirá su reivindicación más allá de hacer visible el lema Spain, sit and talk (España, siéntate y habla).

A la espera de saber también cómo incidirá la movilización en la afluencia de aficionados, los clubes se han plegado a la petición de la policía y sus equipos partirán del mismo punto dos horas antes del encuentro y llegarán al mismo tiempo en autocar al Camp Nou. Los entrenadores y futbolistas del Barça y del Madrid han medido mucho sus declaraciones y reiterado su concentración en un partido con una gran carga ambiental y emocional, aún más inflamado después de la suspensión del Rayo-Albacete.

A Zidane le interesa “jugar el partido” y, más que el resultado, le ocupa “cómo jugar”, después del empate del domingo en Mestalla. La explosión de júbilo que provocó el gol de Benzema en el minuto 95 expresa las ganas del Madrid por disputar una Liga que ha ganado el Barça en ocho de las últimas 11 ediciones, doble campeón con Valverde. Nadie valora más el título que Zidane.

Lesionados Marcelo y Hazard, el técnico recupera a Mendy, volverá a contar con Casemiro después de descansar en Valencia y la duda está en si alineará a un cuarto medio o a un tercer delantero, puesto al que opta el recuperado Bale. El Barça seguramente repetirá la formación de Anoeta. Las dolencias de Arthur en el pubis han fortalecido la titularidad de Rakitic en el centro del campo y el buen momento de Sergi Roberto le concede ventaja como lateral derecho ante Semedo.

El factor campo avala a los azulgranas, invictos desde la derrota en noviembre del año pasado contra el Betis de Setién. A veces con la presión alta y en ocasiones a partir del contraataque, el equipo de Valverde golea con facilidad en el Camp Nou. Messi, en cualquier caso, prevé un partido “trabado y complicado”, sobre todo porque el Madrid acostumbra a competir mejor en el estadio azulgrana que en el Bernabéu.

El capitán azulgrana, que ya lleva 41 clásicos disputados, suma los mismos goles que Benzema en Liga, 12, y el argentino totaliza 26 contra el Madrid en su carrera. “A pesar de que tienen bastantes variables, va a ser fundamental tener controlado a Benzema”, advirtió Valverde, consciente de la vulnerabilidad de su equipo, que carga con 20 tantos en 16 jornadas por 12 del Madrid. Al equipo de Zidane, en cambio, le ha faltado hasta ahora pegada en algunos partidos: ha marcado 33 tantos, 10 menos que el Barça. Ambos equipos, en cualquier caso, están igualados a 35 puntos en la cabeza de LaLiga. “Estamos muy igualados en todos los sentidos”, concretó Valverde.

Los detalles pueden resultar decisivos con el liderato en juego. Y, en tal sentido, el entrenador barcelonista no tuvo reparo alguno en afirmar que su equipo cuenta con “una pequeña ventaja” después de gozar de un día más de descanso respecto al Madrid.

El interés es tanto que la audiencia podría superar los 600 millones de espectadores mientras que el estadio difícilmente se llenará si se tiene en cuenta que las entradas liberadas por los socios son más numerosas que en partidos precedentes del Camp Nou. “Los que vengan estarán invitados a ver el partido”, asegura en su convocatoria la plataforma Tsunami Democràtic.

El clásico aplazado por la Federación el 26 de octubre por la situación de tensión que se vivía en Cataluña se jugará por fin este miércoles y se podrá actualizar la clasificación de LaLiga.

El equipo más goleador contra el segundo menos batido

Tanto en el Barça como en el Madrid hay figuras irremplazables, futbolistas que saben que saldrán en el once del clásico. En su mayoría serán jugadores de área (porteros, defensas o delanteros), donde ambos equipos imponen su ley, señalados sobre todo Messi y Benzema, que son los pichichis de LaLiga con 12 goles por barba.

Más dudas hay en la medular, ahora que el Barça no se esmera en tener la posesión sino en ganar partidos, al estilo del Madrid, con la contra preparada. Solo De Jong (segundo con 1.239 minutos) está entre los ocho jugadores que más tiempo disputado en el Barça; y solo Casemiro (líder con 1.830) y Kroos (1.523) figuran en la lista del Madrid.

Tampoco resulta extraño si se tiene en cuenta que ambos equipos gobiernan las áreas. El Madrid más en la propia (ha encajado 12 goles, solo por detrás de los 10 del Atlético, por los 20 del Barça) y los azulgrana en la contraria; suman 43 goles por los 33 del Madrid, segundo en la estadísitica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información