Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sol, las flores y Simeone

El Atlético se mide al Villarreal exigido por el sexto puesto en la tabla y la crisis del gol

Simeone durante un entrenamiento del Atlético de Madrid en el Cerro del Espino de Majadahonda.
Simeone durante un entrenamiento del Atlético de Madrid en el Cerro del Espino de Majadahonda. EFE

Con el equipo sexto en la tabla y acuciado por una crisis galopante ante el gol, Diego Pablo Simeone atraviesa por una de esas fases de entrenador sin resultados en las que hasta los mensajes se cuestionan de arriba abajo y de dentro hacia afuera. “El año de transición” pronunciado al término de la derrota con el Barcelona, se ha dilatado hasta la previa del partido de este viernes en Villarreal (21.00. Movistar LaLiga).

La citada transición, junto al “me preocupa más el Sevilla que el Barcelona” fueron interpretados como a una rebaja de las aspiraciones de un club que ha invertido 253 millones de euros en fichajes. La inmediata réplica del consejero delegado Clemente Villaverde —“la transición nuestra es estar peleando arriba por todo”—, generó discordancia con el mensaje de Simeone. Este jueves, el preparador argentino se puso bucólico para matizar lo que según él quiso decir al emplear la palabra transición.

“El que considera que la palabra transición conlleva tomar sol y esperar todo el año que las flores salgan solas, es que no me conoce. Cuando hablo de transición, hablo de chicos como Lodi que tiene 21 años que está llegando por un chico como Filipe Luis que tenía 34 años, hablo de João Félix que tiene 20 cuando Griezmann tenía 27. Cuando hablo de transición hablo de que nos tenemos que renovar como hicimos todos los años, para competir en cada partido y dar lo mejor”. Sobre lo de preocuparse más por el Sevilla que por el Barcelona y el Real Madrid explicó: “Miramos al que tenemos más cerca. Es una cuestión de vida. Es la única manera de acercarse a los que están más lejos. Es una cosa lógica”.

La crisis mide la capacidad de Simeone para levantar al equipo. Otras temporadas, en pasajes similares de malos resultados, la tendencia fue la de aferrarse en la parte del libreto del entrenador que dice que hay que crecer y fortalecerse desde atrás. La cuestión es si con la sequía goleadora que padece el equipo y la marcha de los pretorianos que mejor interpretaban este tipo de situaciones lo conveniente es refugiarse más de la cuenta en campo propio y esperar el fallo del rival. “Siempre creo lo que busco en los equipos, con fortaleza como bloque tienes más opciones. No considero que desde lo defensivo, poner diez defensores te hace no encajar, ni que vayas a ganar con diez delanteros te hace ganar. Considero que el equilibro es lo que buscamos, mejorar lo que se hizo bien, y a partir de ahí, crecer”, argumenta Simeone. Las pruebas realizadas durante la semana por el técnico fijan el regreso de Lodi al lateral izquierdo, de Arias al derecho y de Saúl al centro del campo para configurar el cuatrivote junto a Thomas, Koke y Herrera. Morata y João Félix volverán formar la pareja de ataque de un equipo que ha convencido a su entrenador en términos de juego, pero no de resultados. “Hay que asumir la responsabilidad para que vuelva la naturalidad que es ganar, cuando ganas todo se ve mejor”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información