El Espanyol empata ante el Ferencvaros y pasa como primero

En el descuento, Darder firma el 2-2 después de un buen partido del conjunto blanquiazul, que cuidó a sus mejores futbolistas en Hungría

Melendo marca el primer gol del Espanyol en Bulgaria.
Melendo marca el primer gol del Espanyol en Bulgaria. Laszlo Szirtesi (Getty Images)

El Espanyol vive en los contrastes. Todo lo que le sale mal en LaLiga, le sale bien en Europa. Mientras en España anda hundido en el fondo de la tabla, en la Liga Europase clasificó como primero de grupo tras empatar ante el Ferencvaros en Hungría. El conjunto de Pablo Machín se repuso por duplicado en Budapest. Primero al gol inicial del Ferencvaros y después para firmar el empate en el descuento y estirar su marca continental: ya suma 26 partidos sin perder en Europa. Melendo volvió a marcar en la Liga Europa y en el minuto 96 Darder cantó el 2-2. Un final de eléctrico que tuvo como protagonista a Diego López. El portero protegió el empate frente al penalti de Isael, en cambio no pudo con la pena máxima de Skvarka.

La secretaria técnica del Espanyol no fichó a Pablo Machín para que firme una revolución en Europa sino para que lo rescate en LaLiga. Entonces, con España como prioridad, el técnico blanquiazul cuidó a sus mejores futbolistas ante el Ferencvaros en Bulgaria. Solo Diego López, Calero y Campuzano repitieron en el once del cuadro catalán respecto del equipo que saltó al campo ante el Getafe el pasado domingo en Cornellà. Y fue la primera vez, desde que Machín reemplazó a Gallego, que Bernardo, un viejo conocido del técnico del entrenador de su paso por el Girona, no apareció desde el inicio. No arriesgó demasiado el técnico en Europa, ya tenía la clasificación en el bolsillo mientras en LaLiga está anteúltimo a cinco puntos del Mallorca que marca la línea de la salvación.

Los titulares sufren en LaLiga, los suplentes disfrutan en Europa. No arrancó bien, en cualquier caso, el Espanyol en Budapest. El Ferencvaros, dispuesto a no despedirse de la Liga Europa, buscó atorar al conjunto blanquiazul. El Espanyol tenía la pelota, los húngaros el control del partido y de las ocasiones. Diego López se lució ante un buen remate de Varga. El palo ayudó al portero tras la falta directa de Isael, pero el portero no pudo hacer nada con el disparo de Siger, que estuvo más atento que nadie para pescar el rebote.

Reaccionó el Espanyol. A partir del atrevimiento de Pipa y del oportunismo de Melendo, el conjunto blanquiazul se aferró a su racha en Europa. El lateral, en posición de extremo, le tiró un caño a Lovrencsics, dejó en el camino a Blazic con una bicicleta y le entregó el balón a Melendo para que después de una carambola marcara el empate del Espanyol.

No se achicaron los blanquiazules. Impulsados por sus canteranos (terminó el duelo con cinco jugadores formados en el fútbol base) aguantó las embestidas del Ferencvaros y hasta pusieron en jaque al meta Dibusz, que respondió ante Campuzano y Pol Lozano. En la otra área contestó Diego López. Lo que no sabían fulminar los delanteros, lo protegía el portero. Diego López se lució para rechazar el penalti de Isael. No pudo, sin embargo, con una nueva pena máxima. Esta vez, ejecutada por Skvarka. En el tiempo de descuento y cuando el Ferencvaros jugaba con un futbolista menos por la expulsión de Civic, apareció Darder para gritar el 2-2 y dejar al Espanyol en lo más alto del grupo H. Ya nadie le podrá birlar la primera posición.

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS