El Getafe deja hundido al Espanyol

Con goles de Mata y Wu Lei, el cuadro azulón y el conjunto blanquiazul empatan en Cornellà, el primer punto de los catalanes en su estadio

Campuzano controla el balón ante la presión de Maksimovic.
Campuzano controla el balón ante la presión de Maksimovic.Eric Alonso (Getty Images)

Al Getafe le funcionó su estrategia, al Espanyol también. El equipo de Bordalás se aferró a su estilo serio y combativo, ordenado en la zaga, veloz para atacar, siempre impulsado por sus delanteros, como este domingo Mata que, en el amanecer del duelo, silenció el estadio de Cornellà. El Espanyol, todavía en construcción, se despertó con su arma. La única que por ahora le funciona a Machín: el balón parado. Wu Lei empató un partido que deja tocado al cuadro blanquiazul, que todavía sigue sin cantar victoria en su casa. Ante el Getafe, al menos, sumó su primer punto en el RCDE Stadium.

Llegó con rabia Bordalás a Cornellà, después de su rifirrafe público con Arrasate, técnico de Osasuna, que había criticado el estilo del Getafe. También quería revancha Machín, necesitado que su Espanyol se rebele ante la adversidad. Sin embargo, ni la campaña de publicidad que diseñó el departamento de marketing del club para arropar al equipo despertó a los jugadores blanquiazules. De nuevo, de entrada, saltaron dormidos al campo. En tres minutos el Getafe mandó a la lona a lona al cuadro catalán. Diego López salvó el disparo de Cucurella, no pudo hacer nada ante el cabezazo de Molina que se anticipó con demasiada comodidad a Calero para firmar el 0-1.

El Getafe se revindicaba como su sello, el Espanyol continuaba extraviado en sus dudas, sin poder en ataque, con Calleri y Ferreyra lesionados, endeble en defensa. La solidez en la zaga del equipo de Madrid, liderado por Djené, contrastaba con la fragilidad del Espanyol, simbolizada en Calero. El central blanquiazul, que llegó este verano a Cornellà a cambio de ocho millones de euros, dinamita su autoestima en cada partido, incapaz de completar un encuentro sin un error que condena a Diego López.

El Getafe estaba cómodo con el marcador a su favor. Se refugió en su campo a la espera de una oportunidad para explotar la velocidad y poder goleador de Ángel y Mata. No fallan los atacantes azulones, entre Mata (cinco), Ángel (cinco) y Molina (dos), sumas 12 goles, el 63% de los tantos del equipo de Bordalás en LaLiga. Al Espanyol le pasa todo lo contrario, solo Ferreyra se había estrenado como artillero, una estadística desoladora, que al menos, se modificó ante el Getafe: Wu Lei marcó su primer gol en la temporada. El delantero responde a la confianza de Machín, que prefiere la capacidad de jugar al espacio del chino frente a la habilidad de Matías Vargas. El argentino, el fichaje más caro en la historia del Espanyol, arrancó, de nuevo, en el banquillo ante el Getafe. Y, cuando saltó al campo, Vargas duró cuatro minutos, lesionado en el tobillo derecho.

Con los canteranos, Pedrosa y Víctor Gómez, como estandartes, el Espanyol insistió con el ataque por las bandas y celebró el empate después de un centro del lateral de Víctor Sánchez, que peinó Bernardo en el primer poste y culminó el chino. El cuadro blanquiazul, sin embargo, no creció. Al contrario, fue el Getafe el que se adueñó del partido tras el paso por los vestuarios. No necesitó el balón el cuadro azulón para intimidar, presente en el área de Diego López (11 remates por los seis del Espanyol), sin fortuna en el disparo de Jorge Molina que se estrelló en el poste.

Ya no sorprende el Getafe de Bordalás, de nuevo en la zona alta de la tabla, mientras que Machín todavía no encuentra la fórmula para revitalizar al Espanyol, hundido en la zona de descenso.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS