Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hinchada del Atlético pita a Simeone por sustituir a João Félix

La afición recrimina al entrenador el recurrente cambio del portugués, pasado el minuto 70, para dar entrada a Llorente. El jugador pareció sobrepasado por la dimensión del derbi

Joao Felix durante el derbi. En vídeo, declaraciones de Simeone tras el partido.

El primer derbi de João Félix fue discreto. Pareció superarle la importancia de la cita cuando entre las virtudes que se aprecian se encuentra la de ser inmune a la responsabilidad. Apenas tuvo incidencia en el juego ofensivo del equipo y no dejó grandes detalles. Tenía mucho foco en su estreno en una cita de esta altura, pero no cumplió con las expectativas. Simeone decidió cambiarle en el minuto 70, en lo que se ha convertido ya en una rutina. En seis de los siete partidos de Liga ha enfilado el banquillo antes de la conclusión. Al parecer, que casi siempre sea uno de los elegidos para ser reemplazado no lo digieren bien en el Metropolitano. La hinchada colchonera se rebeló contra la sustitución. Sorprendió el fuerte abucheo por inusual.

El cambio y la reacción de la parroquia rojiblanca destaparon que el discurso de la exigencia hacia una versión más ofensiva y menos aburrida ha calado. Fue una reprimenda inesperada, porque el partido de la emergente estrella portuguesa estuvo por debajo de lo esperado. Jugó centrado al lado de Diego Costa, pero tuvo poca trascendencia. João Félix abandonó el campo al trote mientras Simeone aguantó estoicamente la pitada.

La primera acción de João Félix fue un control orientado para clavar a Sergio Ramos a la carrera. La secuencia retrotrajo a ese dicho tan añejo. Pasó la pelota, pero el siete rojiblanco se estampó contra el fornido pectoral del central madridista, que no vio la amarilla porque el colegiado González González no quiso abrir la veda con apenas cinco minutos jugados. Su siguiente acción fue una carrera a la contra, lanzado por Diego Costa tras un robo de Trippier. El portugués emprendió una de esas carreras que entusiasman a la hinchada. Ramos, Varane y Nacho no pudieron darle caza y pisó el área escorado. El derechazo cruzado se le fue. La acción denotó una falta de precisión final que le acompañó durante casi todo el primer tiempo. Otro disparo desde la media luna donde le faltó tacto comenzó a destapar que el duelo le podía sobrepasar.

Una cadena de imprecisiones en los controles y en los pases le integró en la tónica general del partido. João Félix se vulgarizó en la maraña táctica y en la infinidad de balones perdidos en la que derivó el encuentro. Una conducción para enseñar el uno contra uno frente a Nacho volvió a desinflar la expectación que levanta en la grada cada vez que recibe la pelota. Cada jugada que ejecutó fue un pinchazo en el estado anímico de la afición rojiblanca. Metido en esa dinámica fallona, se dedicó ya más a trabajar la presión que a jugar. Pareció alucinar con la batalla que Simeone emprendió con el cuarto árbitro. El entrenador le gritaba al juez de línea: "¡Ramos te ha dicho 'la puta que te parió'! ¡Y no haces nada!". Luego iba al cuarto árbitro y reproducía las presuntas palabras de Ramos. Y luego al árbitro, delatando la permisividad jurídica en un carrusel frenético.

João Félix miraba como un marciano los aspavientos de su entrenador. Entretenido por el show del Cholo, se fue al descanso cabizbajo y emergió del túnel de vestuarios meditabundo. Se plantó en el centro de campo y deambuló observando sus botas blancas, como buscando una solución a su retahíla de errores que le había acompañado durante los primeros 45 minutos. Un dribbling a la carrera a Varane fue su penúltima acción reseñable. La última, antes de abandonar el terreno de juego, fue sacarle una amarilla al francés, que le arrolló por detrás. Y ahí se desató esa inhabitual protesta contra Simeone. De alguna manera, la hinchada empieza a reclamar más ambición al entrenador, y puso la figura de João Félix en medio de un debate que apunta a alargarse.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información