Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Espanyol y la doble veta de Borja Iglesias

El club blanquiazul se cuelga de su gran goleador para volver a Europa sin inmutarse por su probable fichaje por el Betis

Borja Iglesias, el 25 de julio ante el Stjarnan.
Borja Iglesias, el 25 de julio ante el Stjarnan. getty

“¡Borja quédate!, ¡Borja quédate!”. La canción se repite en el Espanyol. Pasa cuando el equipo de David Gallego disputa la fase previa de la Europa League (hoy, la ida en Lucerna, 21.00, Movistar), también cuando entrena en la Ciudad Deportiva Dani Jarque. Borja Iglesias se baja de su coche, firma autógrafos al puñado de aficionados que lo esperan, sonríe pero no dice ni mu. No es ningún secreto de que el Betis persigue los goles del atacante gallego ni que el Espanyol no pondrá ninguna traba para que se sume al conjunto de Rubi. Sin embargo, desde el club blanquiazul entienden que la mejor receta es el silencio: ni exponer al delantero ni generar ninguna declaración que estropee el traspaso. Tienen que esperar, eso sí, a que el Betis sume los 28 millones de la cláusula.

El verano pasado, el Espanyol pagó lo nunca visto en Cornellà por Borja Iglesias: 10 millones. Un delantero de 25 años (hoy tiene 26) sin ninguna experiencia en Primera. “No se paraba de hablar de lo que había costado. Los primeros tres meses me lo recordaban siempre”, solía explicar Borja. Las dudas se disiparon a las primeras de cambio, en los primeros cuatro meses marcó cuatro goles y terminó la temporada con 17, séptimo máximo goleador de LaLiga, segundo si solo se tienen en cuenta a los españoles (Aspas firmó 20). Justificado el precio del traspaso, la cláusula quedó pequeña. “Ya teníamos todo arreglado con el jugador, pero fue muy dura la negociación por la cláusula. Al final, llegamos a un número intermedio: ni los 15 que querían ellos ni los 40 que pedíamos nosotros”, dicen desde el Espanyol.

Y Rubi, nada más aterrizar en Sevilla, recordó el monto de la cláusula de Borja. Ya había insistido por él cuando fichó por el Espanyol, ahora lo vuelve a hacer en el Betis. El problema para el equipo andaluz, según entienden en el club blanquiazul, es que necesitan dinero para pagar la cláusula. El Espanyol está dispuesto a negociar los plazos de pago, pero no la cantidad. Entonces, desde Barcelona, andan muy pendientes de la actividad del Betis en el mercado. Si fichan a Fekir, si traspasan a Junior al Barcelona o si el Tottenham pagará finalmente o no la cantidad que quiere el Betis por Lo Celso. El Espanyol ya traspasó a Mario Hermoso al Atlético por 25 millones y no anda necesitado de dinero, pero ven otro un buen negocio la operación de Borja. De hecho, el club no le ha ofrecido un nuevo contrato.

El club blanquiazul ya tiene a su nuevo Borja (la apuesta es Matías Vargas por el que pagaron 10,5 millones a Vélez) y se espera traspasar a Iglesias antes de hacer efectiva la llegada de Calero, defensa del Valladolid, también por una cifra similar a la que se abonó por el argentino. Mientras tanto, Borja espera con tranquilidad. “Estoy encantado en Barcelona y en el club”, dice el delantero.

“Borja está contento. Aquí hizo la mejor temporada de su carrera, seguramente no le molestaría quedarse, aunque es normal que acepte irse cuando le van a triplicar el salario como ya hicieron con Rubi”, justifican desde el vestuario blanquiazul.

Iglesias sigue a su aire. No parece marearse ni con la ilusión de jugar en Europa con el Espanyol ni con el proyecto del Betis. Es de esos futbolistas que se curtieron en las sombras antes de la pasarela de Primera. “Cuando un futbolista de 17 ó 18 años tiene una explosión muy repentina, pasa a ganar dinero y juega en un club con mucha repercusión mediática, puede ser lógico que se confunda. Yo, en cambio, he ido poco a poco y he pasado por diferentes situaciones en el fútbol, algunas muy duras. Me ha venido bien para darme cuenta de que soy un privilegiado”, concluye el delantero, entre la idolatría del Espanyol y la ambición del Betis.

“Un gran partido por Dani Jarque”

El Espanyol visita al Luzern de Suiza (21.00 horas) en el partido de ida de la tercera ronda previa de la Europa League. El duelo coincide con el décimo aniversario de la muerte del excapitán blanquiazul, Dani Jarque. “No hay que esperar a un aniversario para acordarse de Dani. Lo recordamos siempre. Es el eterno capitán. Esperamos hacer un gran partido para poder brindárselo”, aseguró David Gallego. “Hemos analizado al Lucerna y no sabemos qué rival nos vamos a encontrar, pero sí qué partido queremos jugar. Queremos ser protagonistas, jugar a nuestra idea e ir a ganar el partido”, subrayó el técnico del Espanyol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información