Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los entrenadores de baloncesto crean un sindicato para dignificar su profesión

Los técnicos propugnan que se reconozca como profesionales a los ayudantes de la ACB, a la Liga femenina y a la Liga LEB

Los entrenadores de baloncesto, durante la presentación de su sindicato. Ampliar foto
Los entrenadores de baloncesto, durante la presentación de su sindicato.

Más de 190 entrenadores han impulsado la creación de un sindicato para defender sus derechos laborales y propugnar el reconocimiento como profesionales de los técnicos ayudantes de la ACB, los de la Liga femenina y los de la LEB. También pretenden ayudar a los entrenadores españoles que, cada vez en mayor número, dirigen equipos en otros países.

Ibon Fernández es el secretario general del Sindicato de Entrenadores de Baloncesto (SINEB) y cuenta con un comité ejecutivo formado por Salva Maldonado, Lluís Riera, Carles Marco y Miguel Ángel Ortega. Al acto de presentación también asistieron Luis Casimiro, Joan Plaza, Jaume Ponsarnau y Joan Peñarroya. 11 de los 18 técnicos de la ACB están afiliados al sindicato.

Los entrenadores entienden que se debe dignificar su profesión y que los ayudantes en los equipos de la ACB —ahora cada equipo suele contar con dos o tres— deben ser reconocidos como profesionales. Una consideración que pretende extender a otras Ligas, como la femenina. “No es lógico que no se reconozca como profesional y se trate como amateur una Liga en la que todas tienen contratos de trabajo y seguridad social, con americanas que cobran más de 50.000 euros, y con partidos de competición europea”, defiende Maldonado.

La lucha contra la precariedad en una profesión que exige dedicación plena, a los entrenadores de la ACB y a sus ayudantes e igualmente a los que dirigen equipos en la Liga Femenina y en la LEB —“hasta ahora invisibles”—, marca las líneas de actuación del sindicato, reconocido como interlocutor por la ACB.

Conflicto de intereses

El convenio vigente concluye en 2020 y fue firmado en representación de los entrenadores por Joan Maria Gavaldá. El nuevo sindicato considera que Gavaldá rubricó el acuerdo hace tres años a espaldas de los entrenadores y también que incurre en un conflicto de intereses porque preside tanto el Comité Profesional como el de la Asociación Española de Entrenadores (AEEB), “que no es un sindicato”, subrayan. “En todo caso no queremos que las asociaciones nos vean como un enemigo; todo lo contrario”, puntualiza Ibon Navarro.

Sobre la precariedad en la Liga ACB, los entrenadores explicaron: “A menudo imperan las trampas y la picaresca”. Es habitual que a muchos entrenadores y jugadores se les adeuden tres o cuatro meses de salario. Varios clubes, a partir de febrero, suelen remitirles al fondo de garantías salariales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información