Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feliciano López, de invitado a campeón en Queen’s

El toledano, que solo había logrado tres victorias esta temporada y había salido del top-100 en abril, derrota al francés Simon en la final (6-2, 6-7 y 7-6, en 2h 49m) y logra su segundo trofeo en Londres

Feliciano besa el trofeo de Queen's, este domingo en Londres.
Feliciano besa el trofeo de Queen's, este domingo en Londres. GETTY

Mientras la mercadotecnia se esmera en producir nuevos reclamos y el aficionado reclama nuevos rostros, el presente del tenis sigue escribiéndose con arrugas. A las puertas de Wimbledon, en marcha a partir del próximo lunes, el fin de semana regaló un doble giro reivindicativo con el éxito de dos viejos rockeros. Rumbo a los 38 años, Roger Federer se afiló con su décimo trofeo en Halle y en paralelo, sobre el tapete de Queen’s, la jornada ofreció el triunfo de otro compañero de quinta que después de medio año más que complicado vuelve a reverdecer, pese a que últimamente haya tenido más protagonismo vestido de traje que con una raqueta en la mano.

Es el segundo laurel de Feliciano López en Queen’s, y desde luego no uno más. No uno cualquiera. En términos individuales, el más importante. Con 37 años, nueve meses y tres días, el toledano derrotó al galo Gilles Simon (6-2, 6-7 y 7-6, en 2h 49m) y reeditó el título de hace dos años, acompañado este último de un aderezo especial porque deportivamente el curso había sido duro hasta ahora, con tan solo tres victorias en la ficha y habiendo desaparecido del top-100 en abril por primera vez en 17 años; es decir, después de 877 semanas entre los 100 mejores del mundo, desde junio de 2002.

Llegó Feliciano a Queen’s malhumorado, saliendo al paso de unas informaciones que le vinculaban con la Operación Oikos —la trama de corrupción que envuelve a futbolistas y partidos de Primera División— y con una invitación del torneo bajo el brazo. Aún no había recibido la de Wimbledon, su debilidad, y el ranking lo situaba en el puesto 113. Sin embargo, un rocambolesco viraje lo transformó casi todo: López logró su segundo premio en Queen’s, podrá disfrutar de su 70º grande consecutivo, cifra récord, y el listado reflejará este lunes un salto hasta el peldaño 53. Y celebró, también, el dobles de la mano de Andy Murray,

Venía Feliciano prácticamente de la nada, en dirección al final de su carrera —este año ejerció por primera vez como director del Mutua Madrid Open— y habiendo disputado recientemente un challenger en Surbiton, así como habiendo tenido que jugar la fase previa de Stuttgart. Un presente, pues, con muchos nubarrones. Pero este domingo lucía el sol en Londres y el español, sobre su superficie predilecta, selló ante el francés Simon una semana que devuelve su nombre a la actualidad. Triunfó Feliciano en Queen’s viniendo desde abajo, como invitado, algo que no ocurría desde que lo lograse el estadounidense Pete Sampras en 1999, cuando derrotó al local Tim Henman después de haber recibido la wild card de la organización.

Aunque el cuadro ofreciera un trazado poco sinuoso —Tsitsipas, Del Potro, Anderson y Cilic eran los cabezas de serie con más cartel—, no es Queen’s un escenario cualquiera, sino un torneo de pedigrí en cuyo historial figuran nombres como los de Laver, Connors, McEnroe, Becker o Nadal. Suma ya López los mismos títulos que el balear sobre césped, puesto que cuatro de los siete individuales que ha obtenido fueron sobre el verde.

“Pensaba que mi mejor momento había sido cuando gané aquí en 2017”, apuntó Feliciano. “Pero no, el mejor momento de mi carrera es este”, continuó el toledano, que ahora participará en Eastbourne antes del aterrizaje en el All England Lawn Tennis & Croquet Club. “Quiero dar las gracias al director del torneo, porque si no fuera por él no estaría aquí, con el trofeo”, prosiguió, ya con la idea firme de seguir compitiendo la próxima temporada, pese a que barajase la retirada después de pasar por el altar este verano. “Cuando empezamos [en referencia a su novia, Sandra] no hacía más que perder, y ahora puedo demostrarle que soy un tenista decente...”, zanjó bromeando.

MÁS FESTEJOS: DE FEDERER A BARTY

Barty posa con el trofeo de Birmingham.
Barty posa con el trofeo de Birmingham. Reuters

Feliciano cumplirá 38 años el próximo 20 de septiembre, los mismos que Federer, este el 8 de agosto. El suizo se llevó otra buena alegría, después de vencer al belga David Goffin (7-6 y 6-1, en 1h 23m) y elevar su décimo trofeo en Halle. De esta forma, el torneo alemán se convierte en el territorio donde más veces ha triunfado, por delante de Basilea (9) y Wimbledon (8).

De paso, Federer dio un importante golpe estratégico, puesto que desplazará a Rafael Nadal como segundo cabeza de serie en el Grand Slam británico, ya que Wimbledon tienen en cuenta los resultados en hierba y el balear no ha participado en ningún evento este año. Por lo tanto, evitaría hacia una hipotética final al número uno y último campeón, Novak Djokovic.

También aconteció el relevo al mando del tenis femenino. La australiana Ashleigh Barty, reciente campeona de Roland Garros, superó en Birmingham a Julia Goerges (6-3 y 7-5) y adelantó en el listado a la japonesa Naomi Osaka, después de 21 semanas al frente. A sus 23 años, Barty se convierte en la segunda tenista de su nacionalidad que comanda el circuito tras Evonne Goolagong, que hizo cumbre en mayo de 1976.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información