Sudáfrica gana el partido por la igualdad

La selección africana, que este sábado se enfrenta a España, ha logrado que su federación pague a las mujeres las mismas primas que a los hombres

Las jugadoras de Sudáfrica, antes de un amistoso ante EE UU.
Las jugadoras de Sudáfrica, antes de un amistoso ante EE UU.GETTY IMAGES

En el Mundial de la reivindicación, Sudáfrica ha tomado la delantera. Días antes de debutar en la cita francesa ante España (18.00; GOL), la Asociación de Fútbol de Sudáfrica (SAFA) dio a conocer la decisión de equiparar las primas de las selecciones masculina y femenina de fútbol para sus próximos torneos internacionales: el Mundial Femenino de Francia y la Copa de África.

Más información
El gran reto de España
La selección, a 24 horas del debut: “No partimos con ninguna ventaja”

“Esto es un paso hacia el cierre de la brecha salarial entre los hombres y las mujeres futbolistas en nuestro país. Es un día feliz para el fútbol sudafricano”, señaló Danny Jordaan, presidente de la SAFA, en un periódico local. “Es un éxito increíble. Hemos luchado mucho tiempo por conseguir la igualdad en el deporte”, añadió la capitana de la selección, la defensora central Janine Van Wyk. Cada jugadora cobrará cerca de 19.000 euros si Sudáfrica supera la primera fase, 40.000 si acceden a las semifinales y 56.000 si se alzan con la Copa del Mundo, los mismos premios que recibirán los hombres en la Copa de África por los mismos objetivos.

La decisión vuelve a poner de manifiesto un problema que no termina de solucionarse. Sin ir más lejos, el pasado 8 de marzo, Día de la Mujer, la selección de EE UU presentó una denuncia contra su federación por discriminación salarial, alegando que se les paga menos que a los jugadores del equipo masculino y se les da peores condiciones para jugar, entrenar y viajar.

Sudáfrica sigue la estela de selecciones como Dinamarca o Noruega, las primeras que igualaron los sueldos entre hombres y mujeres. Una medida que, sin embargo, no fue suficiente para evitar que la gran estrella noruega, la balón de oro Ada Hegerberg, renunciara a jugar el Mundial al seguir considerando que “las chicas no tienen las mismas oportunidades que los chicos”.

En el plano deportivo, Las Banyama Banyama dependerán, en gran medida, de la velocidad de sus delanteras para hacer daño a España. “Nos enfrentamos a un gran equipo, una selección africana que está muy bien trabajada. Las hemos analizado y las conocemos mucho. Tienen muchas fortalezas y jugadoras muy rápidas.Thembi Kgatlana puede ser la jugadora más rápida del torneo”, analizó el seleccionador español, Jorge Vilda, en la rueda de prensa previa al encuentro.

Sudáfrica, entrenada por la exjugadora Desiree Ellis, tiene un elenco de jugadoras con mentalidad ofensiva y con la experiencia adquirida jugando al fútbol fuera de su país. Uno de los principales puntos fuertes de Ellis desde que llegó al banquillo para sustituir a la entrenadora holandesa Vera Pauw es la adaptabilidad de sus sistema, gracias a la versatilidad que le otorgan sus extremas. Durante el tiempo que lleva en el cargo ha alternado hasta cinco sistemas diferentes en función del trascurso del juego.

Sin embargo, existe cierto temor en las filas sudafricanas antes de afrontar su partido inaugural contra España. Las Banyama Banyama no han sido capaces de ganar en lo que va de año. Desde que cayeron derrotadas en la final de la Copa de Naciones Africana Femenina, en diciembre de 2018, han sumado un pobre bagaje de seis derrotas y tres empates en nueve partidos. Y su última victoria ante un combinado no africano data de hace más de un año. Una dinámica que esperan cambiar en este Mundial.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS