Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rebelión contra la Superliga

Siete equipos españoles integrantes de la Asociación Europea de Clubes se enfrentan junto a la totalidad de la Premier al proyecto de Madrid y Barça de una Champions elitista

Liverpool y Tottenham, en la final de la Champions
Liverpool y Tottenham, en la final de la Champions

Los clubes de la Premier por unanimidad más siete de los nueve clubes españoles integrantes de la Asociación Europea de Clubes (ECA) se revolvieron este miércoles contra el proyecto de refundar la Champions para constituir una Superliga semicerrada a los más poderosos. El Atlético de Madrid, el Sevilla, el Valencia, el Athletic, la Real Sociedad, el Villarreal y el Málaga protestaron contra un plan que cada vez genera menos simpatías entre los dirigentes y los aficionados de Europa. Los clubes ingleses se manifestaron públicamente a través de los medios oficiales de la Premier. Los españoles lo hicieron mediante una carta revelada este miércoles por la agencia AP en víspera de la cumbre de emergencia que la ECA celebrará en Malta a partir de este jueves. Solo faltaron Real Madrid y Barcelona. Junto con la Juventus y en sintonía con Aleksander Ceferin, el presidente de la UEFA, los dos grandes clubes del fútbol español han liderado la presión por acometer una transformación drástica del paisaje del fútbol europeo a partir de 2024. A este paso no conseguirán nada.

“El nuevo modelo de competiciones europeas propuesto por la UEFA y el comité ejecutivo de la ECA”, reza la transcripción de la carta de los disidentes españoles, “representa, en potencia, una amenaza gravísima, no solo para las ligas nacionales y la gran mayoría de los clubes, sino para el conjunto del fútbol europeo. Es un ataque frontal al equilibrio competitivo y la estabilidad de las competiciones domésticas”.

Los detalles del proyecto presentado por la UEFA en comunión con Andrea Agnelli, presidente de la Juventus y de la ECA, no han sido publicados pero todas las fuentes apuntan a lo mismo. Además de introducir partidos en fines de semana, el plan pretende que 24 de los 32 equipos que participen cada temporada en la fase de grupos de la nueva Champions tengan un puesto fijo, con independencia de la posición en la que acaben sus ligas domésticas. La promoción y el descenso se completarán en el marco de las competiciones de la UEFA, a través de la Europa League, que a su vez también dispondrá de plazas aseguradas para los clubes más fuertes del segundo estrato. Completará el círculo una tercera competición que recogerá a los descendidos de la Europa League y a los clubes más modestos con aspiraciones de escalar.

La Premier, a través de su página web, no ofreció fisuras en una declaración oficial publicada este miércoles. Todos sus clubes se oponen al plan de reformas de la Champions impulsado por la UEFA en sintonía con el núcleo duro de la ECA, la Juve, el Barça y el Madrid. “Los clubes de la Premier por unanimidad”, señala el comunicado, “reafirmamos nuestra fuerte oposición a la propuesta de reforma de las competiciones de la UEFA a partir de 2024. Creemos que el plan —en particular el formato y el criterio de clasificación sugerido— será perjudicial para las ligas nacionales de todo el continente”.

Los 10 clubes ingleses de la ECA, Manchester United, Manchester City, Chelsea, Arsenal, Liverpool, Tottenham, Aston Villa, Everton, Newcastle y Leicester, se declararon contrarios al plan presentado por el presidente Andrea Agnelli. “Es crítico que la clasificación para las competiciones de la UEFA dependa de los resultados de las ligas domésticas”, concluye la patronal inglesa, la más rica del mundo del fútbol.

“Falta de transparencia”

“Afrontamos la amenaza más grande que se ha presentado contra el fútbol europeo en los últimos años”, prosigue la carta de los españoles, preocupados por preservar el poder de LaLiga para determinar los cuatro clasificados anuales de la Champions. “Creemos firmemente que las competiciones de la UEFA deben ser un premio a la excelencia en donde los mejores se clasifiquen para un torneo abierto a todos, basado en los principios del mérito deportivo, solidaridad, distribución equitativa, etc.”.

Los postulados de la rebelión en el seno de la ECA coinciden con los argumentos que ofrecieron las ligas agrupadas en la Asociación Europea de Ligas de Fútbol. Como señaló hace dos semanas Javier Tebas, el presidente de LaLiga, la industria del fútbol no está preparada para el cambio propuesto por la ECA debido a que el origen de los ingresos sigue siendo las competiciones locales. Según Tebas, 7.000 millones de euros provienen de las competiciones domésticas contra 2.000 de torneos de la UEFA.

Los siete rebeldes españoles amenazan con desvincularse de la ECA, organización que afilia a 220 clubes de 53 federaciones nacionales. “Estamos muy preocupados por el modo en que estos cambios tan drásticos han sido propuestos”, indicaron. “La falta de transparencia en las negociaciones dirigidas por unos pocos convertidos en representantes de todos los clubes de Europa incitan a que muchos ya no nos sintamos representados por este comité ejecutivo de la ECA. Prueba de ello es que nunca nos han informado del nuevo modelo”.

El pasado martes el presidente de Francia, Emmanuel Macon, respaldó públicamente a su federación de fútbol contra el cambio de formato de la Champions.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >