Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos clubes de baloncesto y dos países fusionados en uno

El Cedevita Zagreb croata y el Olimpija Ljubjlana esloveno firman una unión inédita

Tedeschi (Cedevita), a la izquierda, y Berlocnik (Olimpija), en la firma de la fusión
Tedeschi (Cedevita), a la izquierda, y Berlocnik (Olimpija), en la firma de la fusión

Kresimir Cosic, leyenda del baloncesto balcánico (campeón olímpico, mundial y europeo con la mítica Yugoslavia de los años 70), comenzó su carrera de entrenador antes de retirarse de las pistas. Siendo jugador del Zadar croata inició su carrera en los banquillos al frente del Olimpija esloveno. Después de batir el récord de internacionalidades con la camiseta yugoslava (303 partidos) tuvo tiempo para descubrir talentos como el de Vlade Divac y para ejercer de mentor de Kukoc, Radja, Djordjevic y Paspalj en sus tiempos de seleccionador, antes de que la guerra desintegrara el país. Al espíritu universal de Cosic —que falleció con 47 años víctima de un linfoma cuando ejercía de diplomático de la embajada croata en Washington—, apelaron el martes en Eslovenia en la firma de un acuerdo sin precedentes.

“Por primera vez en la historia del deporte europeo, dos clubes profesionales de distintos países se fusionan en uno”. El KK Cedevita de Zagreb croata y el Petrol Olimpija de Ljubjlana esloveno oficializaron el martes su inédita unión bajo el nombre de Olimpija Cedevita, un nuevo equipo que competirá a partir de la próxima temporada en la Liga Adriática y la Eurocup. “Podemos decir que estamos construyendo sobre los fundamentos de Kresimir Cosic”, señaló el CEO de Cedevita, Emil Tedeschi.

“El deporte rompe los límites y elimina todas las fronteras”, proclamó Tomaz Berlocnik, presidente del Olimpija. “En la NBA es común que las franquicias cambien de sede. En Europa es un movimiento vanguardista y estamos emocionados. Pero entendemos que es un paso lógico para afrontar el futuro”, añadió Tedeschi. Los croatas aportan su solvente patrocinador de los últimos tres lustros; los eslovenos, la estructura del histórico Olimpija (fundado en 1911) y el vanguardista Stozice Arena como sede, con capacidad para 12.500 espectadores (sede del Eurobasket de 2013).

El Olimpija, campeón plenipotenciario de la Liga eslovena, perdió pujanza con su incorporación a la Liga Adriática. Se proclamó campeón en la edición inaugural (2001-2002) y después quedó relegado en el palmarés por los clubes serbios (Partizán, Estrella Roja e incluso Zeleznik). Su fama se quedó sin presente, entre un pasado glorioso y un futuro imposible de retener, como les sucedió con la estelar eclosión de Luka Doncic con apenas 11 años. Este curso terminó último en la tabla con solo seis triunfos.

Justo en 2002, cuando el Olimpija consiguió su primer y único título de la Liga Adriática, el KK Zagreb logró el ascenso a la Liga profesional. El club de barrio fundado en 1991 adquirió una nueva dimensión con la llegada de Cedevita como patrocinador y tocó la gloria con la conquista de tres Ligas croatas consecutivas (2014, 2015 y 2016). Sin embargo, nunca terminó de encontrar arraigo ni espacio en una ciudad copada por la mítica Cibona. La apuesta por el español Sito Alonso a principio de curso salió mal y el Estrella Roja les arrebató el alirón.

Con la fusión, el Olimpija Cedevita suma potencial con la aspiración de disputar a corto plazo la Euroliga y consolidarse por fin como un equipo de referencia en tiempos de competencia voraz y calendarios inabarcables. Competirán en Eslovenia pero mantendrán las estructuras de formación tanto en Ljubljana como en Zagreb, ciudades separadas por 138 kilómetros. Jurij Zdovc será el entrenador de un equipo multiplicado por dos. Un ambicioso experimento entre la defensa y el ataque.

Escudo del Olimpija Cedevita
Escudo del Olimpija Cedevita

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información