Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laprovittola: “Mi carrera fue un viaje loco. Tuve miedo de perderme”

El base argentino del Joventut, MVP Movistar de la Liga, repasa su periplo errante que desembocó en 2018 en Badalona antes de comenzar el 'playoff' de cuartos ante el Barcelona

Laprovittola, en la Gran Vía de Madrid con su trofeo de MVP
Laprovittola, en la Gran Vía de Madrid con su trofeo de MVP acb photo

Partió de Argentina en 2013, con 23 años y el cartel de promesa emergente. Pasó por Río de Janeiro, Vilna, Madrid, San Antonio, Vitoria y San Petesburgo; vistió seis camisetas distintas en cuatro temporadas y, por fin, encontró su lugar en el mundo: Badalona. El base del Joventut Nicolás Laprovittola ha sido el máximo anotador de la temporada regular (17,2 puntos por partido) en la Liga más anotadora en 23 años (50.164 puntos anotados, a una media de 163,9 por encuentro y 81,97 por equipo) y su pujanza ha sido premiada con el galardón de MVP Movistar de la competición tras ocho meses fulgurantes. Pero su ambición no acaba aquí. “Podemos ganar, ¿por qué no?”, sentencia al analizar la eliminatoria de cuartos de final entre la Penya y el Barcelona que comienza este viernes, probablemente el duelo estrella de unos playoffs que se completan con los emparejamientos Real Madrid-Manresa; Baskonia-Zaragoza y Valencia-Unicaja. Una carrera con los siete equipos que han ganado el título alguna vez.

MÁS INFORMACIÓN

“Ahora estoy fresco y feliz. Fortalece mucho que crean en ti”, confiesa Laprovittola antes de repasar un periplo que desembocó en enero de 2018 en Badalona. “Mi carrera fue un viaje loco, con experiencias de todo tipo. He pasado mucho frío y momentos malos, pero hoy, por suerte, tengo la playa cerca de casa”, cuenta el segundo mejor asistente (6,38) de la Liga Endesa. Relegado al ostracismo en el Zenit de San Petesburgo, la Penya se fijó en él para escapar de la peor crisis de su historia. En pleno agujero financiero, mientras sorteaba la disolución por falta de liquidez y penúltimo en la tabla, el club verdinegro encomendó al base argentino la misión de liderar el milagro. Lo logró y esta temporada, la primera que completa de principio a fin con un mismo equipo desde que llegó a Europa, ha impactado con su juego. “Estábamos mal, pero dicen que menos por menos es más”, bromea. “Fue una suerte encontrarnos. Tanto el club como yo teníamos mucho por hacer y demostrar”.

Laprovittola ha disputado las 34 jornadas ligueras a una media de 31 minutos en pista, en 12 partidos anotó 20 o más puntos, en 10 repartió al menos nueve asistencias y, además, se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la Copa. Su trance en cuartos ante el Baskonia le abrió un hueco en la historia del torneo: 36 puntos, 7 asistencias, 9 faltas recibidas y 50 créditos de valoración. Unos números que fulminaron la plusmarca que estableció Tanoka Beard como jugador del Pamesa Valencia en un partido de cuartos de la Copa de 2000 ante el Unicaja, con 24 puntos, 20 rebotes y 47 de valoración. “Disfruto de cómo estoy jugando y compitiendo”, proclama el base argentino de la Penya. “Pero siempre quiero pensar que lo mejor está por venir. La ambición es que el siguiente partido sea el mejor de la temporada o de mi carrera”, refrenda el MVP, que se ha colocado por méritos propios en el escaparate de fichajes de este verano. “Es lindo que equipos como el Madrid se interesen en mí. Son rumores. Habrá que esperar”, despeja.

En verano de 2016, tras un paso fugaz por Estudiantes, Laprovittola realizó la pretemporada con los San Antonio Spurs, donde estaban sus compatriotas Ginóbili y Garino y en octubre Popovich le reclutó definitivamente para empezar el curso, aunque la apuesta languideció rápido. Disputó 18 partidos (3,3 puntos, 1,6 asistencias y 9,7 minutos de media) en la meca estadounidense antes de hacer las maletas de vuelta a España, ahora al Baskonia, donde jugó entre enero y junio de 2017. Tampoco cuajó la apuesta y se marchó lejos a rumiar la decepción, a San Petesburgo. De allí lo rescató el Joventut. “Hubo momentos de ¿qué hago yo aquí?, sobre todo en Rusia. Allí me planteé para qué servía todo esto. Estaba demasiado lejos. Tuve miedo a perderme en ese viaje, pero por suerte tuve a mi familia para aconsejarme. Ese apoyo me hizo seguir”, apunta el base, que debutó con la absoluta de su país en los Juegos de 2012. “Vamos a por todas”, cierra Laprovittola ante el reto de China.

Laprovittola: “Mi carrera fue un viaje loco. Tuve miedo de perderme”

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información