Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peligro de corrupción en el fútbol juvenil y femenino

Francesco Baranca, director de Federbet, alerta de la falta de controles en el mercado asiático y de lo fácil que es manipular resultados en otras categorías

Francesco Baranca.
Francesco Baranca.

“Es como intentar vaciar el mar con una cuchara”. El italiano Francesco Baranca, de 43 años, resume así la dificultad de su trabajo como director de Federbet, una asociación sin ánimo de lucro, nacida en 2011 y con sede en Bruselas, que trata de “proteger a ligas, equipos y federaciones contra el amaño de partidos en todo el deporte en Europa”. Un himalaya. Las enormes cantidades de dinero que se mueven hoy en las apuestas, sobre todo en Asia, componen un negocio casi imposible de controlar.

Federbet monitoriza el mercado y avisa a las casas de apuestas, los equipos y la policía cuando detecta un movimiento extraño. Como en el Huesca-Nàstic (0-1) de Segunda la pasada temporada. “Había apuestas muy raras en Ucrania, Rusia y el mercado asiático”, explica Baranca. También, a un nivel menor, en el Betis-Huesca (2-1), Huesca-Valencia (2-6) y Valladolid-Valencia (0-2) de este curso en Primera.

El foco apunta a Asia. “Porque allí el mercado no tiene límite”, argumenta Baranca. “Si tú en España quieres apostar 10.000 euros al resultado de un partido, va a saltar una alerta. Apostar 10.000, 50.000, 100.000, 500.000 euros en Asia por un encuentro de la Liga española… eso no es nada. Nada. En Asia se apuesta muchísimo dinero. Y sin barreras. Cuando se detectaron movimientos sospechosos en el Huesca-Nàstic, muchas casas de apuestas suspendieron la posibilidad de apostar. En Asia no, ahí puedes apostar hasta el infinito. Nunca van a quitar el partido”, afirma. Y avisa del siguiente paso en este negocio de dimensiones gigantescas: “El enorme problema que viene ahora es que se van a amañar con mucha facilidad competiciones de fútbol juvenil y femenino. El precio de la corrupción es muy bajo en estas categorías. Para amañar un partido sub-19 o sub-21, ¿cuánto tienes que invertir? Casi nada. Y puedes hacer mucho, mucho dinero. Además, no tiene controles. La UEFA vigila solo Primera y Segunda División. Un partido juvenil o femenino nunca hará saltar una alerta por mucho dinero que se haya apostado. Por ejemplo, desde este año en Asia se puede apostar en la División de Honor juvenil española. Es muy, muy fácil amañar un partido de estos, y se puede apostar un millón de euros en un encuentro de niños. Todos los choques de la competición juvenil española se ofrecen ya en Asia sin control ni límite. Hasta he visto un partido de waterpolo sub-14 en España para apostar en el mercado asiático. Si ya cuesta controlar un partido de Primera en España, imagine cuántos amaños puede haber en todo el mundo en encuentros de niños o de mujeres”.

Baranca detalla el procedimiento más común para amañar un partido: dos o tres jugadores comprados por equipo, entre ellos el portero y un central. “A veces también el árbitro, pero cuando la cuota se modifica mucho significa que los futbolistas están metidos porque entonces es más fácil amañar el encuentro y que el acuerdo se cumpla. Para modificar la cuota en un partido de Segunda en Azerbaiyán, digamos, hacen falta 1.000 euros. Para modificar la cuota en Primera en España, un millón. Por eso se mueve tanto dinero, porque hay que aportar mucho para cambiar la cuota, lo que se paga al apostante. Así salta también la alarma, como en el Huesca-Nàstic”.

El dinero viaja de una manera incontrolable. Baranca calcula que el mercado de apuestas mueve cada fin de semana entre 80.000 y 100.000 millones de euros. La Premier, la Liga española y la italiana, por este orden, concentran las inversiones. “En este mismo momento en el que hablamos, se está amañando algo”, dice Baranca, “en el tenis, el fútbol, el voleibol o el bádminton. Lo que más dinero mueve es el fútbol, mucho más que otros deportes, sin comparación. Es el tenis es fácil amañar porque solo necesitas a una persona, y pronto veremos cómo se va a manipular cualquier cosa, hasta una doble falta en el tercer juego del segundo set. Pero la ganancia no es la misma que en un partido de fútbol en Inglaterra o España”.

Federbet tenía un acuerdo con LaLiga que se acabó cuando la patronal española creó su departamento de Integridad y Seguridad. Hoy, la organización de control de apuestas lucha por sobrevivir en un entorno hostil. Baranca habla de amenazas recibidas en varios países. De Barcelona, donde tenía una sede, se ha mudado a Kiev, donde es presidente del Comité Ético de la federación ucrania de fútbol. Ahí también lucha contra los amaños, una lacra que no para de crecer.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >