Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Warriors se entregan al revival de Andrew Bogut tras la baja de DeMarcus Cousins

Kerr da la titularidad al pívot australiano que en marzo regresó al equipo que abandonó en 2016 para hacer posible el fichaje de Kevin Durant | Milwaukee, Houston y Boston ponen el 2-0 ante Detroit, Utah e Indiana

Bogut intenta ponerle un tapón a Harrel en el Warriors-Clippers. Ampliar foto
Bogut intenta ponerle un tapón a Harrel en el Warriors-Clippers. EFE

La carrera de Andrew Bogut ha sido un vía crucis, pero las circunstancias que tantas veces le perjudicaron, se alían ahora en su favor. Steve Kerr, el entrenador de Golden State, ha renovado su confianza en el pívot australiano y le promoverá al puesto de titular. La causa es la lesión que ha puesto punto final a la temporada de DeMarcus Cousins. El pívot sufrió un desgarro en el cuádriceps de la pierna izquierda en el segundo partido que perdieron los Warriors ante los Clippers (131-135). Cousins está de pega. Fue contratado por los Warriors cuando convalecía de una lesión que sufrió en enero de 2018 cuando pertenecía a Nueva Orleans y no pudo debutar con el equipo de la Bahía hasta enero de 2019.

Primera ronda de los ‘playoffs’

Conferencia Este

Milwaukee, 120; Detroit, 99 (2-0)

Boston, 99; Indiana, 91 (2-0)

Philadelphia, 145; Brooklyn, 123 (1-1)

Toronto, 111; Orlando, 82 (1-1)

Conferencia Oeste

Golden State, 131; Clippers, 135 (1-1)

Houston, 118; Utah, 98 (2-0)

Portland, 114; Oklahoma, 94 (2-0)

Denver, 114; San Antonio, 105 (1-1)

A todo esto, los Warriors decidieron contratar de nuevo a Bogut el pasado mes de marzo. El pívot australiano, de 34 años, desarrollaba un papel secundario. Acumula 13 partidos con unos promedios de solo 12 minutos, 3,5 puntos y cinco rebotes. Pero, tras la lesión de Cousins, el entrenador Steve Kerr lo ha dejado muy claro: “Desde que ha regresado a la NBA, Bogut ha estado fantástico, y por eso lo contratamos, porque la posición de pívot era en la que nuestro equipo era más vulnerable”. Kerr justifica su decisión de promocionar a la titularidad a Bogut, por delante del primer reserva de Cousins, Kevon Looney. “Tenemos la suerte de tener a Andrew. Kevon está realizando una buena temporada y vamos a seguir utilizándolo, pero Andrew tiene más experiencia”. Bogut regresó a la NBA en marzo después de competir en la Liga australiana durante casi un año con los Sidney Kings.

Con la vuelta a los Warriors, Bogut completa un ciclo. Las lesiones han machado su corpachón de 2,13 metros y 117 kilos. Y las circunstancias le fueron también adversas debido a algunas decisiones en los despachos. Tras siete temporadas en Milwaukee Bucks, llegó a los Warriors en la temporada 2012-2013 y fue campeón con ellos en 2015. Un año después, los Warriors le traspasaron a Dallas para dejar libre el espacio salarial que les permitió incorporar a Kevin Durant. En marzo de 2017 firmó por Cleveland. Su paso por el equipo de LeBron James no pudo ser más desafortunado y fugaz. Cuando solo habían transcurrido 58 segundos del partido de su estreno con los Cavaliers, ante Miami, se rompió la tibia. Aquello fue en marzo. Los Cavaliers le rescindieron el contrato. En septiembre firmó por los Lakers, pero apenas jugó. Por eso decidió regresar a su país hasta que regresó y fue contratado de nuevo por los Warriors, donde ahora, puede reverdecer laureles si las lesiones le respetan y consigue responder a la confianza de Steve Kerr.

Los Warriors, campeones en tres de las últimas cuatro temporadas, son los favoritos para revalidar el título. Pero en la primera ronda están teniendo más problemas de los previstos después de que los Clippers protagonizaran una remontada de 31 puntos, la mayor en la historia de los ‘playoffs’ y les ganaran a domicilio en el segundo partido y pusieran la serie en empate a uno. El tercer partido se jugará en Los Ángeles, en la madrugada del jueves al viernes.

Milwaukee, Houston y Boston pusieron el 2-0 en sus eliminatorias ante Detroit, Utah e Indiana. La victoria de los Bucks volvió a ser concluyente (120-99) ante unos Pistons que notan la ausencia de Blake Griffin, lesionado. Giannis Antetokounmpo fue el más destacado con 26 puntos y 12 rebotes, junto a Bledsoe, con 27 puntos y seis asistencias, y Middleton, con 24 puntos y ocho asistencias. Mirotic jugó 12 minutos en los que sumó dos puntos y tres rebotes. Pau Gasol continúa convaleciente de la lesión en un tobillo y no juega desde el 10 de marzo.

Houston superó con autoridad a Utah (118-98). James Harden se lució con un triple doble: 32 puntos, 13 rebotes y 10 asistencias. Le escoltaron Chris Paul, con 17 puntos, y Tucker y Gordon, con 16 cada uno. Los Jazz fallaron 30 triples de los 38 que lanzaron (21%). Fue un lastre para un equipo que sigue sin encontrar el antídoto a Harden y en el que su estrella, Donovan Mitchell, con 11 puntos, quedó muy lejos de sus prestaciones habituales. Ricky Rubio sumó 17 puntos, cuatro rebotes, nueve asistencias y cuatro robos de balón. Favors añadió 14 puntos y 12 rebotes y Rudy Gobert, 11 puntos y 12 rebotes, pero nada de ello sirvió para que los Jazz plantaran cara siquiera a los Rockets, muy superiores.

El segundo triunfo de los Celtics (99-91) fue mucho más ajustado y se fundamentó en el extraordinario rendimiento de Kyrie Irving, con 37 puntos y siete asistencias, y Jayson Tatum, con 26 puntos. Los Pacers dominaron en el tercer cuarto pero pasaron por un bache fatídico en el que los Celtics volvieron a situarse por delante con un parcial de 14-0: 86-82. Faltaban cuatro minutos y medio. Bojan Bogdanovic se multiplicó con 23 puntos, seis rebotes y ocho asistencias. En los compases finales, los Celtics fueron mucho más certeros y cerraron el último cuarto con un concluyente 32-12.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >