Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça tritura al Gran Canaria a base de triples

Singleton y Pangos lideran el triunfo que afianza a los azulgrana en la quinta plaza de la Euroliga y aún les permite aspirar a la cuarta

Pau Ribas, entre Radicevic y Paulí. Ampliar foto
Pau Ribas, entre Radicevic y Paulí. EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

El Barcelona fundió al Gran Canaria a base de una inusitada eficacia en los triples y en la defensa. Los porcentajes del cuadro azulgrana apabullaron a su rival: 19 dianas en 28 lanzamientos y un 68% de acierto desde la máxima distancia. Un nivel de precisión pocas veces visto.

BARCELONA, 93; GRAN CANARIA, 64

Barcelona Lassa: Pangos (19), Pau Ribas (12), Claver (2), Singleton (16), Tomic (2) –equipo inicial-; Blazic (6), Smits (10), Heurtel (6), Oriola (6) y Kuric (14).

Herbalife Gran Canaria: Radicevic (4), Paulí (13), Strawberry (15), Balcerowski (3), Balvin (2) –equipo inicial-; Wiley (11), Hannah (0), Eriksson (7), Vene (4), Rabaseda (5), Jefferson (0) Y Tillie (0).

Parciales: 22-19, 16-16, 25-11 y 30-18.

Árbitros: Christodoulou, Pastusiak y Radojkovic.

Palau Blaugrana. 5.312 espectadores. 27ª jornada de la Euroliga. El Barcelona es quinto, con 16 victorias. El Gran Canaria es 14º, con siete triunfos.

Chris Singleton se animó más de lo que suele y destapó la caja de los truenos, con cuatro triples y 16 puntos. Pangos, con cinco triples, y Kuric y Pau Ribas, con cuatro más cada uno, encadenaron tal cantidad de aciertos desde la máxima distancia que el equipo canario quedó fuera de foco desde el inicio del último cuarto (67-46). La brecha, hacia el final, se elevó por encima de los 30 puntos (93-61).

La derrota del Anadolu Efes de Estambul ante el CSKA (78-80) añadió un nuevo aliciente al Barcelona, obligado a defender su quinta plaza y de paso a exprimir sus últimas opciones a concluir cuarto en una fase regular a la que le quedan tres jornadas, una plaza que da ventaja de cancha en las eliminatorias de cuartos de final.

El Gran Canaria, en cuyo banquillo acaba de aterrizar Pedro Martínez, no tiene ya nada que hacer en la competición europea, pero sin presión y con el ánimo de mantener sus buenas sensaciones en los dos partidos que llevaba disputados con su nuevo técnico al frente, cuajó una primera parte muy aceptable (38-35). La defensa canaria, con Wiley y Strawberry percutiendo en ataque, puso en aprietos al Barcelona.

El cuadro de Pesic, sin embargo, fue una apisonadora en la segunda parte, con 19 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias de Pangos; con 16 puntos de Singleton, que solventado el asunto, se quedó en el banquillo en el último cuarto; con 14 puntos de Kuric y 12 de Pau Ribas, implacables desde el exterior. El Barcelona acabó jugando a placer ante un Gran Canaria desfondado en el que apenas se dejó ver Paulí.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >