Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Petición de cárcel para Slaughter por el caso de los pasaportes falsos

Si la sentencia fuera incriminatoria contra el exmadridista, podría derivar en sanciones deportivas de carácter retroactivo, como la retirada de títulos

Slaughter, en la temporada 2014-2015
Slaughter, en la temporada 2014-2015 cordon

Durante la temporada baloncestística 2014-2015, el estadounidense Marcus Slaughter, entonces ala-pívot del Real Madrid, compitió como jugador comunitario gracias a un pasaporte falso de nacionalidad ecuatoguineana. El recurso de apelación de Slaughter fue desestimado a finales de enero por el Jugado de Instrucción 27 de Madrid y, según informó La Vanguardia, el proceso llegará a juicio en los próximos meses. La fiscalía le pide una pena de dos años y seis meses de prisión para el jugador por los delitos de falsedad en documento oficial y corrupción en los negocios. Y, si la sentencia fuera incriminatoria contra Slaughter, podría derivar en sanciones deportivas de carácter retroactivo aún por determinar, como la retirada de títulos. A partir del 19 de febrero de 2015, fecha en la que obtuvo el pasaporte falso, Slaughter disputó como comunitario la Copa y 15 encuentros de la Liga ACB. Ambos títulos los ganó el Madrid ante el Barça.

La normativa vigente en la ACB obliga a los clubes a tener un mínimo de cuatro jugadores formados en España, un máximo de dos extracomunitarios y el resto para jugadores con pasaporte europeo o de países adscritos al acuerdo de Cotonou (convenio firmado en 2000 entre la Unión Europea y 78 estados de África, del Caribe y del Pacífico). En esa temporada 2014-2015 hasta 14 estadounidenses lograron la condición de comunitarios, 10 de ellos con países Cotonou (cuatro con Guinea-Bissau, Slaughter entre ellos). Todos los pasaportes y sus respectivos certificados entraron en la Liga ACB que activó el protocolo habitual de los documentos rumbo a la Federación Española, encargada de otorgar la licencia; y al Consejo Superior de Deportes (CSD), que emite el visado de trabajo.

En una de esas gestiones fue la Federación la que denunció, en mayo de 2015, que los pasaportes guineanos de Andy Panko y Marcus Slaughter, expedidos en Las Palmas, tenían el mismo número (AA001696). El jugador del Madrid y el del Fuenlabrada, que solicitó el documento con el mismo fin pero no llegó a ser inscrito como comunitario, compartían representante, Julián Aranda, y agencia, Beobasket, dirigida por Misko Raznatovic. Slaughter, que esta temporada está jugando en las filas del Bahçesehir Koleji turco, irá ahora a juicio, con la Asociación de Clubs de Baloncesto (ACB), la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) y el Barcelona personados como acusación. El Madrid no está en el proceso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información