Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Villarreal conquista Rusia con estilo

El conjunto castellonense muestra su esencia y mejor cara aturdiendo a un Zenit sin respuesta

Iborra celebra uno de los goles ante el Zenit.
Iborra celebra uno de los goles ante el Zenit.

Al igual que a los niños a los que les abruma y tensa los quehaceres diarios y cuando salen de excursión se evaden y disfrutan, el Villarreal, con oficio, esencia y dulzura, venció, convenció y se divirtió en la bella San Petersburgo frente un Zenit que no tuvo respuesta ante el baño de fútbol y de realidad al que fue sometido por el conjunto de Calleja, liberado una vez más en Europa. El autoritario líder de la Premier rusa, fue un rival menor frente el antepenúltimo clasificado de LaLiga, una situación inverosímil viendo lo acontecido en San Petersburgo. El buen trabajo realizado por el club de Roig en la cantera quedó ejemplificado en Morlanes, autor del 1-3 final, director de orquesta del juego amarillo y que representa el estilo de siempre del Villarreal que con la contundente victoria ante el Zenit se acerca a los cuartos.

En la ciudad de los zares, el Villarreal se encontró con un clima inhóspito con temperaturas bajo cero a la intemperie. Dentro del estadio, cerrado para evitar la extrema climatología, un ambiente agradable y un terreno de juego en un estado aceptable. El equipo de Calleja solo tenía que preocuparse del potencial del Zenit, que no es poco.

A pesar de sus penurias en LaLiga, tampoco resultaría un rival sencillo para los rusos el conjunto castellonense retocado en el once, en todo caso con jugadores de buen cartel que incomprensiblemente no acaban de encontrarse en esta extraña temporada, como Fornals, Gerard Moreno, no así Chukwueze que se reivindica partido a partido. Nada más iniciarse el choque, el nigeriano comprobó que los arbitrajes uefa son generalmente complacientes con los equipos locales. Chukwueze fue volteado con una patada violenta de Rakitsky cuando se dirigía hacia el área de Lunev. Rocchi, el experimentado colegiado italiano, se hizo el sueco.

Al abrigo de su apasionada hinchada, el Zenit no resultó tan fiero como aparentaba. No pasaba apuros el Villarreal en defensa y se asomaba selectivamente en ataque. Una nueva aparición de Chukwueze, ante el que los defensores rusos sufrieron un calvario durante todo el encuentro, fue concluida con un potente disparo desde la frontal del área de Morlanes. Dos futbolistas nacidos en 1999 avisando a los rusos. En una acción calcada, Chukwueze atrayendo a zagueros a su alrededor, abrió el pase para la aparición desde la segunda línea de Fornals cuyo derechazo obligó a intervenir a Lunev. Dominaba el Villarreal y el Zenit a punto estuvo de adelantarse con un contragolpe que el iraní Azmoun definió mal ante Andrés Fernández que le cerró todos los espacios.

Inesperadamente, el Zenit fue dando pasos atrás ante el avance amarillo. Y, a la salida de un córner, el Villarreal se adelantó en el marcador. El centro combado de Chukwueze fue a la cabeza de Funes Mori que asistió a Iborra para que marcara también de cabeza. La alegría amarilla duró poco. Dos minutos después empataba Azmoun. Los jugadores del Villarreal reclamaban fuera de juego del delantero iraní que se encontraba solo ante Andrés Fernández que previamente realizó una extraordinaria intervención. Álvaro, fuera de la línea de fondo, validaba la acción.

Ni la igualada ni el descanso enfrió al Villarreal que siguió desarrollando la idea y el plan, con el imberbe Morlanes organizando con criterio y soltura el juego. Al Zenit, muy básico, solo le quedaba el pelotazo al gigante Dzyuba o a la carrera de Azmoun. Y el conjunto de Calleja, a través del esférico, seguía acumulando pases y dominio que adormilaba a los rusos. Hasta que un dulce centro de Fornals, fue rematado de cabeza a gol por Gerard Moreno. Una jugada reivindicativa del centrocampista castellonense, un gol largamente esperado del delantero catalán. El protagonismo posterior fue para Manu Morlanes, autor del tercer tanto tras un disparo desde la frontal del área. El gol del jugador que define a la esencia del Villarreal que, mientras sufre en LaLiga, se acerca a los cuartos en Europa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información