Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Copa del Rey Semifinal

FINALIZADO

Centenario contra anfitrión

El Valencia, que festeja su 100º cumpleaños, busca la final ante un Betis que la siente como suya porque se jugará en su estadio. El 2-2 de la ida deja todo abierto

valencia - betis Ampliar foto
Setién dirige a sus jugadores en la sesión del Villamarín. EFE

“Volem la Copa”.Así rezará un enorme mosaico en Mestalla, que se convertirá en una espectacular caldera para hacer bueno el 2-2 logrado por el Valencia en el duelo de ida de unas semifinales frente al Betis que han desatado la pasión en las capitales de Valencia y Andalucía (21.00, Gol y TVE-1). El equipo local, en el año de su centenario (cumple los 100 años el 18 de marzo), desea colarse en una final que ha ido cobrando importancia a medida que el equipo de Marcelino ha ido acumulando empates en LaLiga y alejándose de su objetivo de repetir en Champions.

El empate logrado en el Villamarín da cierta ventaja al Valencia, al que le valdría un empate a cero y a uno para plantarse en la final de Sevilla del 25 de mayo. Marcelino, no obstante, no se fía. “Estamos cerca de una final. Es fácil decirlo, pero muy complicado ejecutarlo”, indicó el técnico valencianista, deseoso de poder disputar su primera final como entrenador.

“Tenemos que jugar primero con la cabeza y luego con el corazón. Las emociones no nos pueden jugar una mala pasada”, aclaró Marcelino, quien dejó una frase aclaratoria en cuanto al posible desarrollo del choque: “Jugará la final el equipo que mejor defienda”. El Valencia solo tiene la baja del central Garay. En la portería se mantendrá Jaume y en el banquillo esperará Guedes, ya recuperado de su lesión. Con la dirección de Parejo y el remate de Rodrigo, el equipo de Marcelino busca una final y un título que se le resiste desde 2008.

Esa final del Valencia la ganó Joaquín, estandarte de un Betis que ha sentido el cariño de su gente en los dos entrenamientos previos a la semifinal. Más de 11.000 béticos se presentaron en la sesión a puerta abierta del equipo en el Villamarín. Muchos de ellos coparon los trenes con destino a Valencia y un reguero de camisetas verdiblancas se vieron en el transbordo de Atocha y en el aeropuerto de Sevilla. Incluso por carretera se desplazaron muchos aficionados, bastantes más de los 700 que estarán acotados en la zona para la afición visitante.

“Es el partido más importante desde que he llegado al Betis. Nunca he tenido la oportunidad de disputar una final como entrenador y el camino ha sido muy bonito. Hemos crecido mucho en año y medio”, proclamó Quique Setién, técnico de un Betis que desea meterse en una final de Copa 14 años después. El partido se juega en el Día de Andalucía y el club reivindicará su carácter andaluz con una camiseta para el calentamiento donde aparecerá el mapa regional.

“Chocan dos estilos muy distintos. Nosotros somos más atrevidos, pero a veces un gol en el último minuto puede ser suficiente”, advierte Setién, incapaz de controlar la ilusión que se ha desbordado en el beticismo por una Copa que siente como suya al jugarse la final en su templo. Setién contará con todo su arsenal salvo el lesionado Junior para lograr el pase a la esperada final, gran premio para un anfitrión ilusionado. Le espera un huésped centenario que desea festejar tan señalada fecha con una final. Valencia cita a dos grandes equipos en el ambiente de las grandes ocasiones.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información