El Barça abruma y desbanca al Olympiacos

El acierto de Singleton y Pangos y un primer cuarto explosivo asientan un triunfo que da la quinta plaza al equipo de Pesic

Pangos lanza por delante de Strelnieks.
Pangos lanza por delante de Strelnieks.Georgia Panagopoulou (EFE)

El Barcelona compareció como un ciclón en el temible pabellón de la Paz y la Amistad. No esperó, no contemporizó, jugó desde el primer minuto con la determinación que solo suelen exhibir los equipos en los últimos compases de los partidos. Su concentración y acierto defensivo sorprendió al Olympiacos, que se quedó en casi nada. Tres canastitas fue todo el botín del equipo griego, abrumado, estéril, con la lengua fuera. El Barcelona cerró el primer asalto con 21 puntos de ventaja (6-27), una distancia sideral.

OLYMPIACOS, 55; BARCELONA, 76

Olympiacos: Williams-Goss (9), Spanoulis (7), Timma (1), Printezis (6), Milutinov (13) –equipo inicial-; Toupane (4), Strelnieks (13), Vezenkov (0), Papanikolaou (0), Mantzaris (0), Bogris (2) y Leday (0).

Barcelona Lassa: Pangos (9), Blazic (8), Claver (3), Singleton (18), Tomic (10) -equipo inicial-; Séraphin (8), Hanga (11), Heurtel (7), Oriola (2) y Kuric (0).

Parciales: 6-27, 22-11, 15-17 y 12-21.

Árbitros: Ryzhyk, Jovcic y Hordov.

Pabellón de la Paz y la Amistad de El Pireo. 21ª jornada de la Euroliga. 9.000 espectadores.

David Blatt le dio todas las vueltas que pudo, cambió de bases, de aleros, de estilo, trató de jugar más por dentro, variar la estrategia de los triples. De todo hizo el entrenador israelí-estadounidense. Y por momentos se salió con la suya. El Barcelona se encasquilló en el segundo cuarto. Una vez que Svetislav Pesic sentó a Blazic, Spanoulis revivió. Y el tirado letón Janis Strelnieks empezó a anotar. Y el poderoso pívot serbio Nikola Milutinov continuó aportando, pocos puntos, pocos tiros, pero colosal en el rebote.

Más información
De Colo tumba al Barça
El Maccabi le da un repaso al Barça

El Barcelona se desplomó de repente. Tardó seis minutos y medio en anotar su primera canasta en el segundo cuarto, un triple de Blazic. El Olympiacos, aun sin grandes alardes y porcentajes, recortó la diferencia y llegó a a situarse a seis puntos (21-27). Se cernía sobre el Barcelona la amenaza de otros pasajes desoladores ya vistos esta temporada.

Pero Chris Singleton tomó la batuta y añadió tres triples a su extensa cuenta —acabó con un 5 de 8—, casi siempre asistido por un Kevin Pangos muy certero, protagonista de ocho asistencias. A partir de ahí, Hanga y Tomic subieron un punto más el ritmo ofensivo del Barcelona. Y el cuadro de Pesic volvió a despegar como un cohete, mejor en todas las facetas del juego, con nueve triples, por solo cuatro de su rival, con casi la mitad de pérdidas (12-7), con más rebotes (29-35), mejor en todo. Llegó a dominar por 23 puntos (49-72). Fue toda una demostración en El Pireo, donde desbancó al Olympiacos de la quinta plaza.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS