Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solari: “Ramos se ha destapado como nueve”

El técnico elogia la contundencia en el área rival del capitán, que ya lleva 13 goles este curso entre el Madrid y la Roja

Sergio Ramos celebra uno de sus goles.
Sergio Ramos celebra uno de sus goles. GTRES

Sergio Ramos ejerció de martillo ante el Girona. Se agrandó en el minuto 41 desde el punto del penalti presidiendo una liturgia que por un instante le convierte en el sumo sacerdote del Bernabéu. Lo hizo a lo Panenka añadiendo un giro de dificultad. Metió el empeine exterior de su pie derecho. Tocó la pelota con tres dedos para dirigirla hacia la derecha mientras él giraba la pierna y el torso hacia la izquierda engañando a Iraizoz. El meta se venció hacia un lado y el balón pasó por el otro. El ejecutor lo celebró reivindicándose con gestos ante la tribuna. Como si le asechasen fuerzas invisibles que conjura con rabia y una gota de arte. Como si el gol hubiese sido mucho más que un gol al Girona en una noche que apenas congregó a 51.000 personas en el estadio, y eso que había peñistas que aseguraban que les habían regalado la entrada.

“Es un momento personal muy bueno y es una manera de expresar mi forma de ser y de sentir”, dijo Ramos, sobre un lanzamiento arriesgado que no falla desde 2012 y que cada vez se le complica más porque los guardametas lo ven venir. “No hay que acostumbrarse porque los porteros se centran mucho más y hay que estar atentos. Habrá que tirarlos a un lado”.

Ramos tuvo más trabajo en el área visitante que en la propia, en donde Seydou Doumbia le importunó menos que una sombra. El DNI del marfileño informa que tiene 31 años pero sus movimientos chirriantes anuncian intervenciones propias de cuarentón. El mínimo nivel del nueve fue un reflejo de la propuesta del Girona, que se presentó en el Bernabéu ahorrando avíos. Con seis suplentes respecto al último encuentro de Liga y cuatro puntos más cerca del descenso que antes de afrontar los octavos de la Copa.

Así lo reconoció Eusebio Sacristán, el entrenador del Girona, preocupado por evitar el desgaste de su plantilla en una competición que puede desviarle de la meta: “Priorizo el partido del Barça [el próximo domingo en Liga]. Priorizo la Liga. Miramos la Copa para que todos puedan participar y la energía del grupo sea la más positiva. Pero el objetivo principal del club es jugar en Primera la temporada que viene y nuestros recursos de cara al partido de Liga tienen que ser los mejores y para ello debemos gestionarlos para llegar con las mejores condiciones al fin de semana”.

Ramos celebró la victoria en una noche marcada por los pertinaces pitos de la hinchada madridista a los árbitros, especialmente a los árbitros encargados del VAR, muy señalados por los medios de comunicación desde que no indicaron penalti de Rulli a Vinicius. “La eliminatoria está más que abierta”, dijo el capitán. “Nos habría gustado mantener la portería a cero. Pero ya vimos que este Girona le metió tres goles al Atleti en el Wanda. Además, defienden bien. Pero es cierto que nosotros hicimos hincapié en la presión alta y a veces esto te juega malas pasadas porque ellos tienen dos delanteros de mucha velocidad y en la primera parte nos han hecho daño [en el 0-1]. Luego en la segunda parte hemos controlado mejor ese tema. Ahora tenemos que hacer gol en Girona”.Santiago Solari, exaltó a Ramos, que ya lleva 13 goles este curso entre su club y la selección: “Es un especialista del penalti a lo panenka. Lo ha perfeccionado con los años. Es perfecto. Lo que vale es el gol. Además, hoy se ha destapado como nueve con un gran gol de cabeza”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información