Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pitino se topa con Heurtel y el Barça somete al Panathinaikos

El base azulgrana supera la réplica del equipo griego y su famoso técnico estadounidense

Kuric finta sobre Pappas. Ampliar foto
Kuric finta sobre Pappas. EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Thomas Heurtel le ganó la partida a Rick Pitino. La simplificación adquirió sentido por la manera en que el Barcelona superó al Panathinaikos. El recital ofensivo del base francés frustró las nuevas luces de neón del equipo griego, desde que destituyó a Xavi Pascual el 20 de diciembre, regido por Rick Pitino, uno de esos entrenadores que solo por su nombre parecen capaces de ganar partidos. No es así, por supuesto. Pitino edificó su prestigio en la Liga Universitaria, salpicado por una gran polémica a causa de una trama de fraude y corrupción en Louisville, y solo tuvo una buena temporada con los Knicks, de las seis que dirigió en la NBA, donde luego fue ejecutivo de los Celtics y responsable de la elección de Paul Pierce en el ‘draft’ de 1998.

BARCELONA 79; PANATHINAIKOS, 68

Barcelona Lassa: Heurtel (23), Pau Ribas (3), Claver (8), Singleton (3), Tomic (7) –equipo inicial-; Séraphin (14), Pangos (2), Hanga (7), Oriola (4) y Kuric (8).

Panathinaikos: Calathes (8), Pappas (5), Papapetrou (17), DeShaun Thomas (6), Gist (8) –equipo inicial-; Papagiannis (2), Lasme (4), Lekavicius (8), Lojeski (2) y Mitoglou (8).

Parciales: 17-13, 20-23, 19-16 y 23-16.

Árbitros: Radovic, Paternico y Mogulkoc.

Palau Blaugrana. 5.9334 espectadores. 18ª jornada de la Euroliga. El Barcelona es sexto con 11 triunfos y siete derrotas.

Este Pitino, ahora con 66 años, al que reclutó el Panathinaikos se topó en el Palau con un Heurtel en vena de aciertos. El base del Barcelona se aplicó en un interesante mano a mano con Nick Calathes. Los bases tuvieron que ojear sus libretos, corregir y afinar en un partido con defensas muy pegajosas y sin cuartel, ya intensas desde el inicio de posesión del rival. Heurtel tiró por la calle de en medio, encontró los resquicios en la defensa griega y dio rienda suelta al extraordinario acierto en el tiro que le acompaña en los últimos partidos.

Contra la agresividad defensiva del Panathinaikos, la agresividad ofensiva de Heurtel, que sumó 23 puntos. El Barcelona, con 10 de sus 12 primeros puntos firmados por el francés y una buena racha de Séraphin, llegó a dominar por nueve puntos (23-14). El Panathinaikos, a base de triples y rebote ofensivo, recortó la diferencia y remontó en el inicio del tercer cuarto (37-40), muy mal afrontado por el Barcelona, que tardó tres minutos y medio en anotar su primera canasta.

Se despertó a base de triples, tres consecutivos, de Pau Ribas, de Claver y de Singleton, además de un dos más uno de Séraphin. Abrió hueco de nuevo el Barcelona (53-42). Y volvió a recuperar el Panathinaikos, que empató, a 56, en el primer instante del último cuarto. Pero el Barcelona sacó rentabilidad de las evoluciones de Heurtel, un Séraphin que marcó terreno en la zona con 14 puntos y siete asistencias, ayudado por Tomic, con siete puntos y ocho rebotes, Claver, Kuric y Hanga.

Suficiente para ganar el partido, superar el basket-average de seis puntos con el que contaba el Panathinaikos y distanciarlo en la lucha por situarse entre los cuatro primeros de la tabla. Fue un paso importante para el Barcelona, que sigue sexto, pero ya con el Olympiacos y el Anadolu a tiro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información