Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la B a la Libertadores

River y Boca jugaron hace un año un superclásico de memoria histórica provocado por la noticia de que los xeneizes habrían jugado también en la B

River - Boca
Aficionados de Boca, en la ida de la final de la Libertadores. REUTERS

Tano Pasman, aquel hincha de River que se hizo famoso cuando su equipo descendió a la segunda división argentina en 2011, va al cardiólogo cuando los Millonarios juegan un partido grande. Por ejemplo, cuando se jugó la ida de Libertadores pasó revisión como un jugador más, pero él, del corazón; se supone que el partido de vuelta en Madrid, Pasman ya lo verá directamente en Urgencias. La frase más exacta, concisa y viral sobre aquel partido fue: “Estamos en la B”, repetida incansablemente por Pasman cuando el descenso era un hecho. Porque River nunca había estado en la B, y el impacto de su descenso es el mismo que habría en España si bajase el Barcelona, el Athletic de Bilbao o el Real Madrid, clubes que no conocieron la B ni para fundarla. River bajó finalmente entre los estertores de sus aficionados y particularmente del Tano Pasman, grabada por su familia con una cámara oculta y exhibido en Internet.

Entonces, años después de que los hinchas de Boca Juniors restregasen a los del eterno rival el descenso que nunca vivieron y convertía a Boca, según ellos, en el gran club argentino de siempre, el periódico Clarín tiró una bomba: Boca también estuvo en la B. ¿Cómo podía un país —un país como Argentina— no haberse enterado de algo así? Pero es que eso no era todo: Boca jugó tres años en la B, y ascendió extradeportivamente… con ayuda de River. Esto se sabía en julio de 2017. A muchos hinchas de Boca podría aplicársele aquellos versos de Jaime Gil de Biedma: "Fue un verano feliz. / El último verano de nuestra juventud".

La información la publicó Abel Escudero Zadrayec, y en ella se defendía que, tras avatares burocráticos y demás circunstancias derivadas del surgimiento del fútbol como deporte federado, Boca Juniors jugó en la B. Lo hizo en 1912, quedó tercero en la clasificación y, sin embargo, gracias a una maniobra en los despachos apoyada por unanimidad, también por River Plate, habría subido a la A.

La noticia, apoyada por documentos, llegó a todos los rincones, también a España. No lo hizo sin embargo la maravillosa y contundente respuesta de un potentísimo personaje argentino: Juan Farenga Jr, hijo de uno de los fundadores de Boca Juniors e historiador de club. Marina Zucchi lo entrevistó en Clarín: “Boca juega en Primera sin haber sufrido jamás un descenso. Mi interpretación es que está mal usada la palabra 'ascenso'. Yo usaría 'proceso'. Se empezó jugando en el puerto, después en una liga, después en Primera. El proceso normal de aquel fútbol amateur era ir pasando de un lugar a otro. No hubo un partido que hiciera ascender a Boca”. “Es una utopía de un señor que está sufriendo porque River se fue a la B”, dijo a Infobae. También se activó la Subcomisión de Historia de Boca Juniors, encargada de velar por el pasado de Boca: su versión era acorde con la de Farenga. No hubo ascenso donde no hubo descenso, simplemente se amplió la Primera y entraron más clubes.

Que el partido que se va a ver el domingo en Madrid lo sobrepasa todo lo demuestra (además de que se celebre en Madrid) la pugna histórica de ambos clubes por ser los más grandes de su país. Siguen jugando partidos en el pasado. En el informe de la Subcomisión de Boca, de hecho, se aprovecha la defensa xeneize para atacar a River: si Boca jugó en la B, los Millonarios lo hicieron en la C. Y ascendió a la B en los despachos. También sacaron artillería documental. Disputas que a ojos del desapasionado de ambos clubes le suenan a infantiles, fueron motivo de sofoco y de innumerables polémicas… hace un año.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información