Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bayern de Múnich, un trasatlántico contra la corriente

Con la plantilla más veterana de la Bundesliga y la media de edad más alta del club en los últimos tres campeonatos, el equipo de Kovac muestra síntomas de cansancio y Hoeness adelanta una revolución

Neuer y Boateng lamentan un gol del Werder Bremen.
Neuer y Boateng lamentan un gol del Werder Bremen. AP

Cuando Niko Kovac (Berlín, 47 años) aceptó sustituir a Jupp Heynckes en el banquillo del Bayern de Múnich se convirtió en el tercer exjugador en dirigir al club más laureado de Alemania tras Jurgen Klinsmann y Franz Beckenbauer. Desde los más altos estamentos del club consideraban a Kovac uno de los suyos ("Conoce muy bien a las personas, las estructuras y el ADN del club", aseguró en su presentación el director deportivo Hasan Salihamidžić), tanto por su pasado como jugador (34 partidos y tres goles entre 2001 y 2003), sino también por su formación deportiva y su buen trabajo al frente del Eintracht de Frankfurt. Sin embargo, su estancia en Múnich ha estado a punto de limitarse a unos escuetos cinco meses, después de atravesar una de las crisis deportivas más inesperadas que haya sacudido en las últimas temporadas al 28 veces campeón de la Bundesliga, ganador de las seis últimas ediciones.

Las victorias ante el Benfica en Liga de Campeones (5-1) y el Werder Bremen en liga (1-2) han calmado las aguas alrededor de Kovac, que hasta la semana pasada sumaba cuatro partidos sin ganar (tres de liga y uno en Europa), y al que ya se le buscaba sustituto tras advertir un distanciamiento notable con gran parte de la plantilla a la que dirige. El momento más tenso entre el técnico germano-croata y sus jugadores se produjo tras la abultada derrota ante el Borussia Mönchengladbach en el Allianz Arena a mediados de octubre (0-3), la primera como local desde 2015 en la que no lograron marcar, por la desgastada imagen que transmitió el equipo.

Dos aspectos concretos justifican esta aparente ruptura sentimental entre técnicos y jugadores. Junto a la llegada de Niko al Bayern también se produjo la de su hermano Robert, con el que se comunica en croata, algo que no satisface a algunos miembros de la plantilla, que entienden que debería hacerlo en alemán. Sin embargo, el epicentro de las molestias de varios jugadores con Kovac tiene que ver con sus variaciones en los ejercicios físicos antes y después de los partidos, y más concretamente con la bicicleta. Kovac ha introducido ejercicios sobre ruedas que deben realizar continuamente durante 20 minutos, y que no han agradado al grueso de la plantilla, llevando a muchos de ellos a realizar entrenamientos específicos por su cuenta.

Niko Kovac, durante el partido entre el Bayern de Múnich y el Werder Bremen.
Niko Kovac, durante el partido entre el Bayern de Múnich y el Werder Bremen. AFP

Más allá de la mano de Kovac, el Bayern registra la plantilla más veterana de todo el campeonato con una media de 27,4 años (la más alta de las últimas tres temporadas: 24,9 en la 2015-2016, 25,09 en la 2016-2017 y 27,03 en la 2017-2018); y que desgranada por demarcaciones presenta a una portería de 31 años, una defensa de más de 27 años y una delantera que llega hasta los 29. Entre sus filas, además, habitan dos de los seis futbolistas más longevos de la categoría, como Robben (34) y Ribéry (35), ambos descartados por la secretaría técnica para continuar en el equipo la próxima temporada. Entre los dos han jugado más de 700 partidos, en los que han marcado 261 goles.

"Es mi último año con el Bayern", declaró el holandés el pasado domingo; "creo que es lo correcto y está bien anunciarlo ahora", señaló el jugador, al que se refirió recientemente Uli Hoeness, presidente del club, en un encuentro con peñistas del Bayern adelantando las intenciones del club de no prorrogar su contrato. Aunque Ribéry no se ha manifestado formalmente al respecto, Hoeness precisó que las intenciones del Bayern para el próximo curso pasan por una revolución en el vestuario. "La plantilla será modificada. Vamos a llevar a cabo una política de fichajes muy ofensiva, las arcas están muy llenas", dijo. Solo dos jugadores se unieron a la disciplina del Bayern el pasado verano, Leon Goretzka (23 años, libre) y Alphonso Davies (18 años, 10 millones de euros).

Por el momento los únicos cambios que se avecinan en el Bayern de Múnich tienen que ver con la continuidad de Karl-Heinz Rummenigge, que termina contrato al frente de la junta directiva del club bávaro en 2019. "Tengo en cuenta el deseo del consejo de administración de prolongar mi contrato otros dos años, pero antes debo hablar con mi esposa. Yo le había prometido tener en algún momento tiempo para la familia. Tengo cinco hijos y tres nietos", declaró el mandatario, que se refirió a las especulaciones recientes que sitúan a Oliver Kahn como su sustituto en el cargo. "Oliver me parece una persona muy interesante. Tiene lo que nosotros queremos: fue un gran jugador y también ha estudiado Economía. Pero primero tiene que pronunciarse él", declaró.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >