Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revulsivo Dembélé

El delantero, que ha perdido protagonismo en el once inicial, es el jugador que más puntos le ha dado al Barcelona en LaLiga: siete

Dembélé marca el empate del Barcelona en el Wanda. Ampliar foto
Dembélé marca el empate del Barcelona en el Wanda.

Más duda Ernesto Valverde, más goles decisivos marca Ousmane Dembélé. El técnico del Barcelona desconfía de la capacidad del delantero francés para adaptarse a una vida profesional y, sobre todo, para escuchar los consejos de la gente que busca su desarrollo. Sin embargo, el Txingurri nunca pone en tela de juicio el fútbol de Dembélé. Y repite: “Tiene mucho talento”. Después de que el extremo diera la nota una y otra vez -reiteradas llegadas tarde, viajes sin autorización del club y falta de concentración en partidos y entrenamientos-, Valverde decidió castigarlo públicamente: a la grada en la derrota del Barcelona frente al Betis (3-4). Lo indultó rápidamente. Tan rápido como Dembélé se reivindica en el campo, siempre más a fuerza de goles que de juego.

Si la temporada pasada la campaña de Dembélé estuvo marcada por el precio de su traspaso (105 millones de euros, más cuarenta en variables) y por sus lesiones (132 días de baja), en este curso el ruido se centró en su comportamiento. Parece que nadie está ajeno al caso del francés. Luis Suárez, Rakitic, Piqué, pasando por el excapitán Carles Puyol y, por supuesto, también Valverde le tiraron las orejas al francés. La diferencia entre un año y otro está, sin embargo, en el campo. Mientras el año pasado se pasó en silencio cuatro meses y medio en la enfermería, ahora habla en el campo. No hay ningún jugador azulgrana tan determinante como Dembélé. Sus goles le han dado al Barcelona siete puntos en LaLiga, los mismo que Stuani al Girona. El uruguayo necesitó de ocho tantos (761 minutos); el francés, cinco (650). Además, en su legajo figura el gol ante el Sevilla, que le dio al Barcelona la Supercopa de España.

Dembélé se ha convertido en la vitamina del Barcelona. Después de haber comenzado la temporada en el once, junto a Luis Suárez y Messi en el ataque, el vértigo del delantero perdió protagonismo ante la pausa de Arthur. Para contrarrestar la falta de control, Valverde apostó por el volante brasileño. Entonces, Coutinho pasó a jugar de extremo y Dembélé quedó relegado al banquillo.

Las fechorías del francés cargaron con la falta de equilibrio del Barcelona, que suma 19 goles encajados en 13 partidos (una media de 1,46 por encuentro). Ocurre, sin embargo, que Dembélé revitaliza al Barça cuando comparece sin que nadie lo espere. En el último clásico en el Camp Nou, cuando el partido rompió, apareció para liquidar el duelo. También clave este sábado frente al Atlético para sellar el empate en el Wanda.

En el momento en el que más se cuestiona su comportamiento, el delantero salva al equipo de Valverde. Inmune al ruido, Dembélé pasa de fichaje estrella a revulsivo en el Barcelona.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información