Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético se encoge y empata con apuros con el Villarreal

El equipo de Calleja mereció más ante los de Simeone, que se encomendaron a Oblak para salvar un punto

Oblak evita el gol de Bacca en un mano a mano con empate a uno en el marcador / En vídeo, declaraciones de Simeone (ATLAS)

Apoyado en un superlativo Oblak, el Atlético salió vivo de Vila-Real. Rascó un punto, pero el equipo de Simeone perdió una oportunidad de dar un golpe en la mesa ante lo sucedido en el Bernabéu. Si contra el Betis firmó un partido de campeón, contra el Villarreal fue un equipo menor, roto y poco equilibrado, pese a que esa fue la primera y gran intención de su entrenador.

En el estadio de La Cerámica, Simeone metió hormigón. Mucho, quizá demasiado por lo que se vio en el primer tiempo. Nueve jornadas ha tardado en darle paso al cuatrivote de inicio: Saúl, Thomas, Rodrigo y Koke. Una composición que para un entrenador de su estirpe es una tentación irrenunciable en pos de conformar un equipo pétreo. Su yo entrenador le demanda esas decisiones como a un fumador la nicotina. Y se lo demandará en más ocasiones a lo largo de la temporada. Siempre que Simeone atisbe un punto de riesgo, el Atlético será una máquina cementera apoyada en sus cuatro mediocentros. Villarreal siempre ha sido una plaza incómoda en la era Simeone. Y el técnico rojiblanco también teme como a un nublado el regreso tras los compromisos internacionales. Así que optó por ese equipo formado para el combate de trincheras en el medio del campo. Más diseñado para ganar por derribo, por una segunda pelota rebañada o una peinada y un pase rápido filtrado, que por finura. Así le quiso hacer pupa al Villarreal y le hizo poca o nada. Al Villarreal le bastó con estrecharse para ahogar a Griezmann y a Koke, y con ello cortocircuitar cualquier conexión limpia con Kalinic.

Villarreal, 1 - Atlético de Madrid, 1

Villarreal: Asenjo; Mario Gaspar, Álvaro, Funes Mori, Jaume Costa; Trigueros, Iturra (Bacca, min. 64 (Ekambi, min. 76)); Pedraza (Cáseres, min. 73), Cazorla, Fornals; y Gerard Moreno.

Atlético: Oblak; Juanfran, Giménez, Lucas Hernández, Filipe Luis (Godín, min. 77); Thomas, Rodri Hernández (Lemar, min. 46), Saúl, Koke; Griezmann y Kalinic (Correa, min. 46).

Goles: 0-1, min. 51: Filipe Luis. 1-1, min. 65: Mario Gaspar.

Árbitro: Estrada Fernández. Amonestó a Iturra (min. 31), Álvaro (min. 44) y Pedraza (min. 68) por parte del Villarreal; y a Juanfran (min. 28) en el Atlético de Madrid.

Estadio: Estadio de la Cerámica, 17.518 espectadores.

Dio el la sensación el Villarreal de sentirse más cómodo durante varios pasajes del primer acto en los que buscó ganar la espalda de Rodrigo, Thomas, Filipe y Juanfran, bien con Fornals, o bien con Pedraza y Gerard Moreno. Siempre con Cazorla y Trigueros para juguetear en las triangulaciones antes de acelerar. El primero dio un clínic de jugar bien desde la sabiduría del juego del veterano resabiado. Pocos toques y rápidos, pero siempre en el espacio justo. El segundo, cada vez que se mide al Atlético, saca esa versión que le sitúa entre los mejores mediocentros del campeonato, aunque se le reconozca poco.

Logró en varias ocasiones el Villarreal saltarse el dique de los cuatro mediocentros, a veces con demasiada facilidad, y apuró a Oblak. A un centro atrás de Jaume Costa, muy pillo para desmarcarse tras un rechazo en un córner, no llegó Gerard Moreno por un dedo y Funes Mori reventó su remate contra Rodrigo. Al poco, un simple balón largo de Asenjo corrido por Pedraza a la espalda de Juanfran y bien tocado por el volante amarillo no acabó en gol porque Fornals no ajustó bien el giro de tobillo desde la frontal de área. Replicó el Atlético con una incursión por la izquierda que Koke remató en el aire y la pelota se estrelló contra la despegada mano de Álvaro. Ni Estrada Fernández, ni Hernández Hernández con el visionado del VAR, decretaron penalti. La decisión contraindica lo indicado por Pierluigi Collina, director de arbitraje de FIFA, durante el Mundial: cualquier contacto del balón cuando un jugador tiene sus extremidades superiores colocadas de manera antinatural es penalti. Por ello, se señaló como tal una jugada similar en la final de Moscú entre Francia y Croacia. Si algo se reclama para el VAR es una mayor unificación en los criterios. Una buena maniobra de Kalinic, tras una peinada de Saúl, fue la última señal ofensiva del Atlético en el primer tiempo.

El jugador del partido

Simeone entendió que el equipo necesitaba más juego en tres cuartos y metió a Lemar y a Correa por Kalinic y Rodrigo. Al francés le situó por detrás de Griezmann y a Thomas en el pivote junto a Saúl. No deja de ser curioso que Simeone prescindiera otra vez de Rodrigo, el jugador más posicional que tiene para jugar en el medio. También el que más cree en el control de los partidos a través de la pelota. Ahora mismo, Koke y Saúl, por jerarquía, son intocables. El cambio en el medio, sí o sí, o es Rodrigo o es Thomas. Pese a adelantarse en el marcador, con la carambola de cabeza ganada por Filipe Luis, tras paradón de Asenjo a un desvío envenenado de su compañero Funes Mori, el Atlético fue un equipo partido y deshilachado. Entregado y vulnerable a la velocidad de Fornals y de Bacca cuando este entró.

Arrinconó con osadía el equipo de Calleja al de Simeone hasta convertir a Oblak en el jugador del partido. Nada pudo hacer el esloveno cuando Mario Gaspar empujó el balón desde la frontal del área pequeña para empatar, tras una jugada defendida con mucha tibieza por la defensa atlética. Entusiasmado y decidido el Villarreal, llegó la hora de Oblak. Primero para sacarle un mano a mano a Gerard Moreno, propiciado por una mala entrega de Thomas en el inicio del juego. Un error muy común en el ghanés, que es mejor jugador cuanto más lejos de su área juega. Después, Oblak aguantó a Bacca, apurando hasta meter la yema de los dedos para sacarle el balón.

En ese entusiasmo, volcado en buscar la victoria, el Villarreal pudo caer si Lemar hubiera direccionado bien un frentazo con Asenjo vendido. Hubiera sido muy injusto. Si un equipo mereció ganar ese fue el Villarreal. Sin tanto cemento de inicio y con más fútbol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información