El Atlètic Barceloneta sube su apuesta europea espoleado por sus éxitos

El equipo catalán fue tercero en la pasada edición de la Champions y aportó nueve jugadores a la selección que logró la plata en Barcelona

Munárriz, Lorrio, Fernández, De Toro y Bustos, en julio, con la selección.
Munárriz, Lorrio, Fernández, De Toro y Bustos, en julio, con la selección.EL PAÍS

Se gusta el Atlètic Barceloneta cuando se mira de puertas adentro. Tanto, que pretende asaltar la Champions League que empieza este miércoles contra el ZF Eger de Hungría (19.00 horas) en casa y con el mismo bloque del año pasado. “Mantener el equipo es nuestro mejor fichaje”, ilustra el presidente Julián García. El tercer puesto en la última Champions, y el pasado doblete Liga-Copa avalan la decisión del club; pero fue el protagonismo de nueve jugadores del equipo en la selección española que consiguió la plata en los pasados Europeos de Barcelona lo que acabó de convencer a la dirección deportiva de tocar cuanto menos posible. Las únicas modificaciones se realizaron en aquellos contratos que acababan y en lo que necesitaban una actualización para hacer olvidar las ofertas de los grandes equipos de Europa. “Hemos aumentado el presupuesto de 600.000 euros a unos 700.000 euros para ello”, explica el presidente.

Más información
Barcelona, la ciudad del agua
Festival del Atlétic-Barceloneta en la Sant Jordi

“Lo hablábamos con Felipe [Perrone], y es verdad que empezar sin fichajes no nos había pasado nunca”, acepta el portero López Pinedo. Pero el brasileño le ve la parte positiva: “Existe el riesgo de no tener nuevas aportaciones al juego; aunque con la proyección del bloque con los jóvenes, la lectura es positiva”. La proyección la aportan, por ejemplo, los cinco de los siete menores de 25 años del equipo que compitieron en el Europeo y que ya aguantan la mirada a algunos de les mejores rivales del mundo. “A veces te encontrabas con un campeón olímpico en la piscina, y sin querer te podías echar atrás”, reconoce Roger Tahull, boya de 21 años, “pero tras el Europeo ya considero que puedo sacar expulsiones a cualquiera y marcar a quien sea”.

Pocos olvidan las emociones vividas en las piscinas Picornell durante el pasado campeonato europeo. Y tras la efervescencia, a veces cuesta volver a arrancar. “Hay que cambiar el chip”, alerta Fernández, uno de los veteranos. “A veces hay bajones tras los ciclos olímpicos o en situaciones como las de este Europeo. Es un tema delicado, pero te aseguro que todos pretendemos seguir ganando”. Y para que el éxito sea completo, debe ser continuado, pero tras un gran año, el Atlètic Barceloneta no llega con discreción a ninguna competición: “El deporte de alto nivel es exigente a diario. El primer salto es el más fácil; mantenerte es más difícil. Todos nos esperan”, reflexiona Perrone. Superarse significaría llegar, como mínimo, a la final de la Champions. “Tenemos muy claro que no somos de los cuatro mejores equipos de Europa”, admite López Pinedo, “pero el objetivo es llegar a la final a ocho, y una vez allí, todo el mundo puede ganar. Ya nos pasó en 2014”.

La incertidumbre en Europa contrasta con el monopolio en España. El Atlètic Barceloneta suma 12 ligas y seis Copas consecutivas, y su dominio reabre el debate sobre si es preferible una liga competitiva para mantener siempre la exigencia o si es favorable poder rotar el grupo durante el curso. “Es la eterna pregunta”, asume López Pinedo. “para el waterpolo sería beneficioso igualar la competición”, añade. “Pero en Hungría, donde la liga es muy potente, los equipos a veces llegan justos a final de curso en la Champions”. Y hasta el final también pretende llegar el Barceloneta en Europa. Sin fichajes, pero con un equipo que no para de crecer.

Sobre la firma

Bernat Coll

Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS