Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deriva de Arda Turan: le rompe la nariz a un cantante y luego le saca una pistola

La Fiscalía de Estambul abre una investigación para aclarar los hechos ocurridos en un pub en los que también está involucrada la mujer del artista

Arda Turan amenaza a un árbitro en un partido contra el Demir Grup Sivasspor
Arda Turan amenaza a un árbitro en un partido contra el Demir Grup Sivasspor Getty

La Fiscalía de Estambul ha abierto una investigación por la pelea del futbolista Arda Turan con el cantante Berkay, al que rompió la nariz de un cabezazo en un bar. El proceso judicial ha sido iniciado a instancias de la mujer del artista, Özlem Sahin, que alega que la disputa comenzó cuando el excentrocampista del Barcelona y el Atlético de Madrid intentó ligar con ella.

Los hechos ocurrieron la noche del martes en un exclusivo club del barrio de Emirgan, a orillas del estrecho del Bósforo, que, para más inri, se llama Gizli Kalsin. Es decir, “Que quede en secreto”. Turan, de 31 años, que aún tiene media docena de partidos de suspensión por cumplir de los 16 que le impusieron por agredir a un árbitro al final de la pasada Liga, acudió allí con su pareja, Aslihan Dogan Turan, embarazada de ocho meses. Poco sospechaba que su velada distaría mucho de quedar en secreto y, por el contrario, se convertiría en la comidilla de todos los programas del corazón de la televisión turca.

Los hechos difieren según la versión de quien los cuente. Según Özlem Sahin, el futbolista se dirigió a ella y le espetó: “Eres una mujer muy guapa. Si no estuvieses casada no te dejaría escapar”. “Mi marido fue testigo de ello y entonces comenzó la discusión. Esa persona le propinó un cabezazo a mi esposo y comenzó a sangrar por la nariz, así que nos fuimos directamente al hospital”, relató la exmodelo y esposa del cantante Berkay en un comunicado.

Arda Turan, cedido por el Barça al Estambul Başakşehir FK a principios de 2018, niega que ocurriese nada parecido. “Esa señorita (Özlem Sahin) y sus amigos se estaban divirtiendo en la mesa de al lado. Una hora después llegó Berkay. Vino hacia mí y me dijo: 'Capitán, ¿nos vemos mañana?'. Le respondí que vale. Al principio pensé que bromeaba, pero luego me agarró del cuello y eso me enfureció. Le dije: '¡Pero qué te pasa!' y le di un cabezazo. No tenía ni idea de por qué estábamos discutiendo”, aseguró el futbolista a la cadena turca Teve2: “Aslihan telefoneó a Özlem y me quedé de piedra cuando me contaron su versión. Yo jamás hablé con la mujer de Berkay”.

Así que Turan decidió irse al hospital donde estaba ingresado Berkay para solucionar la disputa. Como prueba de su inocencia, le extendió su pistola: “Yo jamás miraría a la mujer o a la hija de otro. Si crees que ha pasado eso que dicen aprieta el gatillo y dispárame”. De acuerdo con el relato del futbolista, después de eso, ambas parejas se despidieron acordando que había sido un malentendido.

La esposa de Arda sale en su defensa

Sin embargo, la cosa no quedó ahí. Ayer miércoles, tanto Berkay como su esposa anunciaron que utilizarían “todos los cauces legales” para perseguir a Turan. “Ahora mismo estoy en mi casa, han venido los médicos a hacerme una revisión. No están seguros sobre si tendré que pasar por el quirófano o no”, explicó el cantante. La Fiscalía, de hecho, ha anunciado que podría llamar a Turan a declarar durante el proceso de instrucción.

La esposa de Arda ha salido en defensa del jugador y ha acusado a quienes critican a la pareja en las redes sociales de “tratar de hacer daño” a su familia en un momento en que están a punto de ser padres de su primer hijo. Ambos contrajeron matrimonio el pasado marzo y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ejerció de testigo del enlace (el futbolista, entonces aún en el Barcelona, hizo campaña por el político islamista en 2017).

No es la primera vez que Arda Turan se ve inmerso en una bronca. Especialmente dentro del campo, la dificultad para controlar sus exabruptos le ha llevado a pelearse con adversarios, árbitros y jueces de línea.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >