Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arda Turan, sancionado con 16 partidos por empujar a un linier

El exjugador de Atlético y Barcelona, actualmente en el Istambul BB, se encaró con el auxiliar tras recibir una falta en el minuto 95. Su club recurrirá

Arda Turan se encara con el árbitro.
Arda Turan se encara con el árbitro. Arif Hudaverdi Yaman

Arda Turan ha sido sancionado con 16 partidos después de increpar y empujar a un juez línea en el descuento del encuentro disputado el pasado viernes 4 de mayo entre su actual equipo, el Basaksehir de Estambul, y el Sivasspor. Señalaba el marcador el minuto 95 y el exjugador de Atlético de Madrid y Barcelona buscaba iniciar la jugada de un gol salvador que deshiciese el empate y mantuviese a su club en la pelea por el título de liga cuando fue derribado sobre la línea de banda. El linier no señaló falta y la decisión crispó al volante, que, tras levantarse y consumido por la rabia cercó al colegiado y le gritó en la cara para terminar propinándole un leve empujón. 

La comisión de disciplina de la liga de fútbol turca (PFDK) no tuvo compasión y decidió este jueves suspender al jugador con 16 partidos: 10 por el empujón, tres por insultarle y otros tres por amenazas. Además, fue multado también con 39.000 libras turcas (9.200 dólares). El Basaksehir, club en el que se encuentra cedido por el Barcelona desde el mes de enero, recurrirá para tratar de reducir la sanción, aunque con ninguna esperanza de contar con uno de sus jugadores franquicia para las dos últimas semanas del campeonato. Después del empate ante el Sivasspor, el equipo dirigido por Abdullah Avci, dispuesto a discutir la hegemonía local de los tres gigantes, el Galatasaray, el Beskitas y el Fenerbahçe se encuentra a tres puntos del actual líder, el Galatasaray. 

El del pasado viernes no es el primer arrebato de Arda Turan contra un árbitro. Cuando todavía era jugador del Atlético de Madrid, en un partido de Copa en 2015 entre el equipo rojiblanco y el Barcelona, el volante lanzó una bota a un linier después de que el colegiado no señalase una falta cometida contra él. El zapato no alcanzó al auxiliar y Arda tan solo vio la cartulina amarilla por "lanzar su bota fuera del terreno de juego en señal de disconformidad", señaló el acta. Entonces, el juez único de Competición de la Federación Española de Fútbol optó por no actual de oficio, y Arda se libró de ser sancionado.