Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gigantes despiertan en la Champions femenina

Los clubes con secciones masculinas fuertes apuestan por las chicas y dejan sin Liga de Campeones a los históricos favoritos

Martens domina el balón en un duelo de la pasada Champions. Ampliar foto
Martens domina el balón en un duelo de la pasada Champions. EFE

Cuando el sorteo de la Champions femenina emparejó al Barça con el BIIK-Kazygurt en los dieciseisavos de final, a las jugadoras azulgranas se les quedó la cara de piedra. No por el pedigrí del rival, sino por el viaje a Kazajstán. En la Liga de Campeones 2015-2016, el Barça que entonces dirigía Xavi Llorens se enfrentó al cuadro kazako. “Estuvimos un día para llegar. Dos escalas, un avión pequeño que se movía mucho y en el que hacía bastante frío. Para llegar al estadio tuvimos que pasar por un mercado. Y por la calle solo entraba el autocar; si venía un coche de frente nos teníamos que parar. El campo era un patatal y los vestuarios muy malos”, recuerdan desde el club azulgrana. Difícil desplazamiento, difícil partido para el FC Barcelona.

“Hay que respetar al rival, la última vez que fuimos solo se pudo sacar un empate. Máxima prudencia”, advierte Fran Sánchez, el técnico azulgrana. “No hay que poner excusas, hay que intentar conseguir la victoria”, añade Patri Guijarro. Hoy, tres temporadas después, la Champions vuelve a amanecer en Kazajstán para el Barça (13.00). “El viaje fue muy cómodo, con una sola escala y por suerte el estadio es otro (jugarán en Namyz Stadium con capacidad para 20.000 espectadores). Lo bueno es que los hoteles siempre son espectaculares”, explican desde el Barça.

Ocurrió, en cualquier caso, que no era un problema del glamour de la ciudad. En 2012-2013, en la primera experiencia en Europa de las futbolistas azulgranas, les tocó el Arsenal. Entonces las arcas andaban medio vacías. “Por ahorrar dinero, tuvimos que cambiar de hotel en medio del desplazamiento”, recuerdan. El resultado, otro baño de realidad: 0-7 en el global. Desde entonces, el Barcelona ha comenzado a apostar año a año por el fútbol femenino. El presupuesto pasó a ser de 500.000 euros por temporada a 3,5 millones.

Los presupuestos

No está solo el Barça en esta cruzada, hace tiempo que los franceses invierten en el fútbol femenino. El Olympique de Lyon, tricampeón de la Champions, apuesta con cerca de ocho millones de euros, por los siete del PSG. Los clubes ingleses como el Manchester City, el Chelsea y el Arsenal tienen presupuestos similares al del Barcelona. Y ahora clubes italianos, cono la Juve o la Fiorentina, también miran a las chicas. Mientras se mantienen con firmeza los alemanes como el Wolfsburgo y el Bayern con cinco millones de presupuesto.

“Hay equipos que están muy por delante, aún no podemos discutir su nivel ”, entiende Fran Sánchez. “Estamos trabajando para llegar cada vez más lejos, pero sabemos que es muy difícil”, se suma Bárbara Latorre. Y remata Sandra Paños: “Vamos adquiriendo más experiencia”. El Barcelona cayó en cuartos ante el Lyon el curso pasado, después de haber tocado las semifinales en 2017.

Sin embargo, mientras el Barça y las entidades con secciones masculinas fuertes apuestan por las mujeres, los históricos animadores de la Champions femenina se quedan sin fuerza económica. El primer campeón, el F.F.C. Frankfurt (solo con sección de mujeres) no se clasificó, tampoco están el Umea (campeón en 2003 y 2004), ni el histórico Tyresö, equipo por el que pasaron Vero Boquete y la brasileña Marta, cinco veces Balón de Oro.

Los nuevos animadores del fútbol femenino dejan sin escaparate a los pioneros.

Más información